Relato: Consulta con el médico





Relato: Consulta con el médico

-¿Cómo está usted?, Pase por favor.


-¿Qué tal, doctor?


-Muy bien. Hace tiempo que no lo veía por acá.


-Así es, pero ya ve, uno siempre vuelve en el momento menos
pensado.


Después de un par de años, el doctor Altman estaba igual que
siempre. Casi de mi misma edad, calculé que tendría unos 40. Pero su vigorosa
imagen de metro ochenta y una figura admirable, todo esto unido a una piel
fresca y de tenue bronceado, hacía que lo encontrara más joven aún. Su pelo
castaño claro, cortado prolijamente, una barbita en forma de candado de
pulcrísima apariencia, sus lentes dorados y finos eran enmarcados por su
delantal impecable sobre camisa y corbata de exquisito gusto. Sus ojos seguían
mi mirada detrás de sus gafas y su charla era amena y nunca excedía el tono
tranquilo y suave.


Después de las preguntas de cortesía habituales me invitó a
sentarme frente a su escritorio para preguntarme la causa de mi visita. Le
expliqué que había decidido hacer un poco de ejercicios, que hacía natación en
mi club (Hasta había experimentado con la lucha libre) y que a causa de querer
cambiar hasta mi dieta cotidiana, había ido a verlo para hacerme un chequeo
general.


-Veo que ha decidido cuidarse un poco más- me dijo sonriendo.


-Se trata de eso, precisamente, pero también he notado que a
raíz de estar trabajando más este año, me siento cansado y sin fuerzas. Tengo
dolores musculares en los hombros y piernas y también le diré que con mi esposa
ya no tenemos la frecuencia sexual que solíamos tener.


El doctor Altman me miró por encima de sus lentes con una
seriedad profunda y me dijo.


-No se preocupe usted. Haremos una serie de análisis de todo
tipo y ahora mismo le haré una revisación a fondo. ¿Le parece bien?


Este hombre era un encanto de persona y por cierto, era un
tipo muy buen mozo y atractivo. Estar en sus manos me daba una seguridad
inmensa, a la vez que una excitación deliciosa.


-Siéntese en la camilla, por favor.


Acercó un luz y me hizo abrir la boca. Inspeccionó mi boca,
mi garganta y me hizo sacar la lengua. Después de hacer eso, sus manos empezaron
a palpar mi cuello, examinando los ganglios. Un escalofrío recorrió mi espalda.
Sus manos, increíblemente cálidas, eran tan suaves que todo era una caricia.
Enseguida estuve muy a gusto y comencé a sentirme muy relajado. Estaba muy cerca
de mí. Tenía un riquísimo perfume, muy suave y masculino. Siempre obedeciendo
sus consignas dichas en el tono más suave, pero firme, él siguió revisando
oídos, cuello, ojos y nariz.


-Desabróchese la camisa, por favor.


Me puse algo nervioso. La desabroché por completo y la aparté
hacia los costados. Puso en estetoscopio en mi pecho, entre los pelos del centro
y empezó una lenta y minuciosa exploración auditiva. Pasó a una revisada táctil.
Me fascinó sentir sus manos en mi pecho, mi espalda, mis axilas. Al revisármelas
me pidió que me quitara la camisa. Yo obedecía cual esclavo sumiso. Después me
indicó que respirara profundamente y puso su cara en mi espalda. Me asombró que
no usara una tela sobre ella. Era extraño, pues el doctor Altman era la imagen
misma de la pulcritud. Yo sentí su barbita desplazarse en mi espalda y no pude
evitar suspirar a cada movimiento.


-Relájese, respire pausadamente.


Yo intenté respetar su pedido, pero me era difícil.


-Acuéstese.


Quedé boca arriba en la camilla.


-Por favor, desajuste su cinturón y bájese un poco el
pantalón.


Empezó a palpar mi abdomen. Sentí sus manos bajar más y más.
Tenía unas manos bien grandes y cubiertas de vello. Unas uñas blancas y
perfectamente recortadas. Pero sobretodo eran tan suaves...


Mi pantalón estaba abierto y dejaban ver la tela de mi slip.
Él siguió palpando mi panza de una manera eróticamente profesional, deslizando
sus dedos por entre el vello que se ensanchaba hacia abajo.


-Ahá. Muy bien. Ahora, por favor, bájese un poco el slip, si
es tan amable.


Yo tomé el elástico superior y lo bajé un poco
descoordinadamente.


-Sólo un poco, así está bien, gracias.


Bajé más despacio y mis pelos pubianos emergieron desde el
interior del slip.


Él comenzó a tocar toda la zona. Sus dedos expertos tocaron
mis entrepiernas, confundiéndose con mis pelos. Buscó y palpó durante largo
rato. Me pareció que se quedaba ahí un poco más de lo normal. Y, por supuesto,
comencé a ponerme un poco intranquilo. Yo miré un poco de reojo, advirtiendo que
el doctor Altman estaba muy concentrado. Su boca estaba entreabierta, como si
estuviera mirando algo que lo dejaba atónito. Pronto me di cuenta que su vista
no se apartaba del bulto que había en mi slip. Eso fue maravilloso. Enseguida
sentí que mi pene empezaba a dar latidos. El doctor seguía palpando mis ganglios
inglinales.


-¿Le molesta algo?...¿duele acá?


-No doctor, nada.


.¿Y acá?


-Tampoco, doctor.


Iba cambiando de lugar y me seguía preguntando. Yo estaba
terriblemente excitado y a esa altura, mi bulto se había levantado
considerablemente. Sentía también que mi pija goteaba grandes cantidades de
liquido transparente, manchando la blanca tela. El doctor advirtió esto y yo,
rojo de vergüenza pensé que me iba a echar por degenerado. Pero nada de eso
ocurrió y él siguió con la revisación. Hasta que ocurrió lo más temido.


-Discúlpeme, pero seguiremos con la revisación.


Mirando fijamente lo que iba a descubrir a la vista
finalmente, y sin pedirme que yo lo hiciera, tomó el slip, junto con el borde de
los pantalones y los fue bajando lentamente hasta mis rodillas. Yo, cerré los
ojos y me encomendé a los santos. Mi pija salió disparada en toda su extensión
hacia mi ombligo, hasta sentí el ruido que hizo el golpe con mi abdomen.
Totalmente erecta y húmeda, mi verga, al salir tan violentamente afuera,
despidió unas gotas pesadas de líquido preeyaculatorio sobre los pelos de mi
pecho. Miré al doctor Altman. Ahora su mirada estaba fija en mi pene, y su
expresión era casi de asombro. Su boca estaba aún más abierta y podría haber
dicho que respiraba más pesadamente.


-Permítame- dijo, y terminó de quitarme lo que me quedaba de
ropa. Sólo quedé con las medias puestas. Cual sería mi asombro que de pronto
sentí que me tomaba las medias y las iba quitando una a una. Me quedé inmóvil.
Estaba en plena erección y completamente desnudo frente a sus ojos.


Él seguía haciendo todo con una serenidad estremecedora.


Cuando terminó de quitar las medias, me revisó los pies.,
examinando uno por uno mis dedos y probando sus movilidad. Yo me preguntaba para
que hacía semejante cosa, pero no me importaba. No me importaba nada a esa
altura. Estaba en sus manos. Fue hacia mis muslos, los tocó firmemente, como
acariciándolos y de repente los abrió apartando a los costados mis piernas. Sus
manos ahora buscaron mis testículos. ¡Oh, Dios,! Con ese contacto, mi verga dio
un corcoveo y se tensó hacia arriba, goteando nuevamente. Yo lo miraba de reojo.
Veía cómo hacía todo con sumo interés y paciencia. Amasó mis pelotas, las
comprimió las separó, las amoldó en su mano. Cada tanto me preguntaba si sentía
alguna molestia, pero yo le respondía entrecortadamente que no. Dejó una mano en
mis huevos y con la otra tomó el tronco de mi pija. Y me ruboricé de inmediato.
Él descorrió bien el prepucio hacia atrás y lo fue examinando con el mayor
detenimiento. Tomó el glande con ambas manos y abrió el pequeño orificio
dulcemente, casi con lúdico erotismo. Yo, me sentía morir. Mi verga goteaba
constantemente, y sus manos recibían el pegajoso líquido. Era un revisación que
normalmente se hacía con guantes, Otra vez me extrañó que el doctor Altman no
los había usado. Cuando había abierto bien una y otra vez mi glande rosado y
mojado, tomó con ambas manos mi pene y los fue tocando en distintas partes. Eso
hizo que yo casi le largara ahí mismo un chorro de esperma. No sé como me
contuve.


-Acuéstese boca abajo.


"Cielo santo", pensé. Esto viene en serio.


Mi pija quedó aprisionada debajo de mi abdomen. Mientras
cambiaba de posición, logré ver cómo el doctor se aflojaba el nudo de la
corbata. Fue el primer indicio de incomodidad que había notado en él hasta
ahora. Me pregunté que es lo que estaba pasando exactamente.


El doctor Altman me hizo una revisada anal después de
ajustarse unos guantes de látex. Apartó los glúteos y buscando con el dedo no
interferir con mi vello, abrió el agujero cual maestro experimentado y lo
introdujo, palpando todo mi interior. No pude evitar gemir cuando sentí su dedo
tocar mi próstata. Estuve a punto de tener un orgasmo. Él quitó el dedo y para
mi asombro que nunca terminaba, sentí como se quitaba el guante y emprendía
nuevamente su acometida digital. Me estaba palpando de tal manera que yo sólo
podía entrecerrar los ojos y sentir el mayor placer del mundo.


Pero, afortunadamente, mi mano había quedado a un costado,
muy cerca de él, ya que a un lado de la camilla, podía sentir su delantal frotar
mis piernas. Se acercó tanto que mi mano rozó involuntariamente su entrepierna.
Él lo advirtió, pero no hizo nada por evitar ese contacto, más bien, hasta dio
un paso hacia adelante. Advertí que su bulto estaba rígido. Esto me pareció la
gloria. En el siguiente envión, mi mano tomó su verga a través del pantalón y se
quedó ahí, reteniendo ese precioso paquete. Él se detuvo entonces. Retiró su
dedo de mi ano, con infinita dulzura. Me acarició todavía un poco más mis nalgas
y se separó lentamente de mí. Yo giré sobre mi espalda, y me incorporé un poco
en la camilla, intentando averiguar qué sucedía. Vi entonces al doctor Altman
dejar sus gafas en el escritorio. Fue a la puerta y corrió la traba. Bajó la luz
del consultorio y empezó a quitarse el delantal. Lo miré a punto de lanzarme
hacia él, pero me contuve, pues el espectáculo que me daba ahora, era de lo más
enloquecedor.


Siempre lentamente, dejó el delantal doblado en una silla. Se
quitó la corbata y empezó a desabrocharse la camisa. ¿Qué pecho hermoso salió de
esa camisa!. Unos oscuros pezones, tenuemente adornados de vello claro
enmarcaban un cuello ancho, viril y unos pectorales generosos. Su vello dibujaba
una Y que se abría a los costados de su cuello. No tenía vello casi en su
abdomen.


Continuó desnudándose. Bajó sus pantalones y los fue a colgar
en el perchero, donde había dejado su camisa. Se quitó las medias y quedó en
calzoncillos. Un bulto dibujado por la erección de una verga oculta asomaba ante
mis ojos incrédulos. Vino hasta mí. Yo lo tomé por los hombros, pero no pude
esperar más y le bajé los calzoncillos. Su pene era grande, cubierto de largos
pelos claros. Se erguía hacia arriba y estaba curvado hacia un lado. Estaba todo
mojado.


Mi mano se apoderó de él y comenzó a masturbarlo. Él buscó a
la vez mi miembro y mientras me pajeaba, nuestras bocas se unieron en un gemido
sordo. Enseguida bajé buscando su pezón derecho con mi boca. Lo engullí,
lamiéndolo suavemente. Noté como se endurecía. Con mi mano iba estimulando el
izquierdo y pronto también lo besé. Primero con la punta de la lengua. Iba
haciendo círculos alrededor de esa suave piel rosada. Lamí sus finísimos pelos.


El pezón se irguió hacia mi como un pequeño pene y
desapareció en mi boca. Luego de eso, él me tomó delicadamente y quiso hacer lo
mismo conmigo. Fue delicioso, su lengua era increíblemente movediza y sensual.
Salía y entraba chupando todo. Mis pezones, mis pechos, con los labios tomaba
mis largos pelos y los fue dejando todos mojados con su saliva. Levantó mi brazo
y se hundió en mi axila. Yo me contuve para no gritar. Y cuando vio que no podía
más, me besó en la boca, conteniendo mi propio gemido. Giró hacia mí y puso
frente a mi cara su zona pubiana. Su rostro fue al encuentro de la mía. Su pene
quedó colgando ante mi boca.


Lo atrapé enseguida y lo comencé a succionar gustosamente,
mientras él se tragaba el mío. Estuvimos así un largo rato, no recuerdo cuanto
tiempo había pasado. Mientras nos comíamos nuestros miembros, las manos
recorrían todo lo que podían tener a su alcance. Los dedos se metieron en
nuestros agujeros. Su culo era muy blando y relajado, por lo que mis dedos
entraron perfectamente, lubricados con mi saliva. Cuando cambiamos de postura,
quedamos de pie uno frente al otro. Nos dimos otro largo beso, esta vez con un
abrazo que contenía todo nuestro deseo. Él tomó mi verga y yo la suya. Empezamos
una lenta y acelerada masturbación, que fue cobrando velocidad a medida que
nuestra excitación crecía. Nuestras miradas eran una sola y con las bocas
entreabiertas gemíamos susurrando entrecortadamente. Nos dábamos rápidos
lengüetazos cada tanto. Nuestros gestos nos anunciaba que venía el final. Las
manos no dejaron de agitar nuestros troncos duros. Y ambos largamos varios
chorros de esperma sobre el pecho del otro, casi al mismo tiempo, en una
sincronía casi perfecta. Nos arqueamos convulsivamente uno sobre el otro al
mismo tiempo que nuestras bocas se unían en un grito ahogado, lengua contra
lengua.


Nos fuimos calmando, todavía unidos por el beso y sosteniendo
aún nuestras pijas agotadas.


Aún desnudo, y con una calma apabullante, el doctor Altman
fue hasta el escritorio y escribió algo en el recetario. Le pregunté que estaba
escribiendo.


-Es tu nuevo médico. Me temo que yo ya no podré atenderte.


Lo miré un tanto asombrado y con un gesto interrogador.


-No te preocupes-me dijo sonriendo-perdiste a tu médico pero
ganaste un amante.


Y sellamos ese acuerdo con un beso lento y tierno.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 1.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Consulta con el médico
Leida: 1487veces
Tiempo de lectura: 9minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























Cosquillas con la chiquilla de al lado Relatos eroticosRelatos Enamorada de mi padre desde pequerelatos me tome unos tragos con tres de mis tias y terminamos follandoRelatos porno amor filial bdlol.ruPorno relato mis inocentes sobrina jorange.ruRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.ruPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.ruPorno relato me amor filial jorange.ruRelatos porno amor filial abuelo aprovechado 3 bdlol.ruRelatos porno amor filial mis hijas mis rivales bdlol.ruarrimada site:parma-build.rurecreo site:parma-build.ruPorno relato papa soltero bdlol.ruJUGANDO site:parma-build.runena jugando en él parque relatospornoJUGANDO site:parma-build.ruPorno relato me amor filial jorange.rurelatos mi esposo me propone salircon su jefe/relato18417_Mi-precoz-vecina.htmlrelato remplazando al mi hermana en la cama con mi cuñado/relato43342_Sofia-una-nena-de-6-a%C3%B1os.htmlPorno relato me amor filial jorange.ruJUGANDO site:parma-build.ruel diario secreto de sakuraRelatos porno de amor filial nos obligaronCosquillas con la chiquilla de al lado Relatos eroticosRELATO DE NINO PENTRADORelatos porno de amor filial mi madre me pide que baile con ellapapa me desvirgo relatos/fantasti/relato42012_Estrenando-a-mi-hijo-de-8-a%C3%B1os-(1,2,3,4).htmlrelatos de incesto mi papa albañilrelatos eroticos alumna cobayme dormi site:parma-build.rucuentos eróticos,anabel sus grandes tetas y sus caderas sensuales en la reunión ....Me gusta provocar a mis tíos ando semidesnuda relatoescuela site:parma-build.rumisrelatosporno vecinitaseñora camina se le ve el calzon que tiene huecoxx con mi cu 0Š9adaNo soy tan puta (2) site:parma-build.ruzoo-bisex-orgia parteRelatos no tengo marido y me prostituyodon jaime mi vecino relatosRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.rurelatos de incesto mi papa albañilya cogeme cuñado- relatospadre site:parma-build.rurelatos eroticos eulogia memoriaschupandole su pechitos a bebitarelato erotico mi hija juguetonaPorno relato insesto puro jorange.runenita site:parma-build.rumasturvadas hasta acavar en la vaginaPorno relato me amor filial jorange.ruleer cartas relotos erouticos calientes con maduras porno sex realrelatos eroticos mi tia convence a mi madre de darme su culome dormi site:parma-build.ruJUGANDO site:parma-build.ruMi papa me embarazo alos relatoporno mujer dando de mamantarConfesiones site:parma-build.ruTia con malla relatopeinadoras sensuales y cachondasrelatos porno vendedora de dulces octaviorelatos de incestomanu misrelatospornoRelatos Enamorada de mi padre desde pequerelato un dia lluvioso enla cama conmi sobrinitaRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.rupornmaduropeludasPorno relato descuvri a mi pequeña hija jorange.ruculona site:parma-build.ruxxx relatos la cocinera de mi jefe parte V cholitaRelatos porno amor filial andrea mi muñequita bdlol.ruabierto site:parma-build.ruPorno relato amor filial bdlol.ru/relato25979_Mientras-Dormia.htmlcojimo con mi esposa regresando de una fiestarelato erotico inisiando en el seco a mi nietesita de 10Porno relatos cuidando unas nenas de 8Porno relato me amor filial jorange.ruRelatos porno de amor filial de fiesta con mi hijoconfesion site:parma-build.runina site:parma-build.rutodo relato porno a mi sobrinito de 7 le gusta por el culitopendeja site:parma-build.rubdlol.ru nenitaRelatos porno descubri a mi hija diana bdlol.ruRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.rume dormi site:parma-build.ruJUGANDO site:parma-build.ruPorno relatos mi marido se folla a mis hijas bdlol.ru