Relato: Orgía





Relato: Orgía

Ana y yo nos reunimos para ir a la fiesta en un quiosco
céntrico de la ciudad; el tiempo es muy bueno todavía, un aire saludable con
aroma a eucalipto, con esta brisa y este sol se diría que la primavera no tiene
final, y los adultos en la calle sin embargo no admiten la caricia de esta
tarde; y se les ve medio temblorosos y fastidiados, son ajenos al día. Al verla
venir reparo en su cuerpo imponente, su rostro es hermoso de verdad. Somos los
dos muy jóvenes todavía.


Su carita me regala una sonrisa juguetona, muy lasciva. Qué
buena estás, Ana, y cómo lo vamos a pasar. Sus pantalones, de algodón liviano y
con motitas azules, graciosamente ajustados y genuinamente primaverales, le
quedan realmente muy bien, cubren sus carnes sin apresarlas...estoy seguro de
que no lleva bragas, casi puedo oler su coñito...y una camiseta roja realza sus
tersos pechos y acoge en su flexibilidad la erección decidida de los pezones. Yo
llevo puestos esos pantalones vaqueros ajustados, de tela desgastada color azul
oscuro, que a ella tanto le gustan. Acerca sus labios y me besa, me mete la
lengua y mi lengua va a su encuentro y la lame, es como un pez tembloroso que no
se puede apresar. Me estás poniendo como una moto, Ana. Emprendemos así camino
hacia nuestro destino y llegamos al caserón de Paula, que hoy celebra su
dieciocho cumpleaños.



En la sala esperan ya un montón de tíos, la mayoría
futbolistas que yo he invitado, dándole a la bebida . La casa está hoy
disponible, sus dueños son unos ridículos numerarios del Opus que están ausentes
hasta mañana. Voy adonde mis colegas y los encuentro muy alegres y dispuestos a
gozar. Ya somos más de treinta tíos, y aun falta mucha gente por llegar: Ana y
yo hemos corrido la voz de que hay orgía y somos muchos los que queremos
participar.


Paula desconoce nuestras intenciones, le hemos dicho que
vendríamos muchos chicos guapos y que montaríamos una buena fiesta; se ha
prestado. Me junto con cuatro y les propongo ir a donde Paula, nos acercamos a
ella, que se entretiene solitaria con sonrisa pícara y una copa de ron. Lleva
una minifalda roja ceñidita y elegante, una camiseta de estilo pop con dibujos
coloristas y sus piernas, muslos y brazos lucen desnudos y lechosos. Me quito la
camiseta.



- Hola, Paula. Feliz cumpleaños…oye, estás muy buena con esa minifilda –le digo
agarrándola por detrás y rozando mis vaqueros con su culo- regalo de tu padre
¿no?…



Ella se estremece un momento y hace un amago de apartarse y desprenderse de mí,
pero yo la cojo con más fuerza y presiono mi polla como si quisiera reventar su
culo, dirijo mis labios a su cuello, que desprende un aroma extraño y dulce de
jabón perfumado y tabaco. Su cabello completamente negro siempre me ha
hipnotizado. Ella se relaja. Noto la violencia con que fluye su sangre y el
ritmo impetuoso que marcan sus latidos. Saco la lengua y la deslizo por esas
carnes acogedoras, mi mano derecha se dirige bruscamente, como con urgencia,
hacia su entrepierna, agarro las braguitas y tiro bruscamente hacia arriba.
Ella debe de sentir sin duda un dolor agudo en su raja. Tenso las bragas al
máximo..."vamos nena", me aprieto más a ella. De mientras mis compañeros la
besan y se quitan las camisetas y los pantalones precipitadamente. Ella está
muy excitada, y es lógico.


Cinco cuerpos muy jóvenes y atléticos la rodeamos. Muchas
veces nos había comido con la mirada en la playa, en una de esas tardes de
verano, cuando nos bañábamos tras un partido de futbito: yo era seguramente el
que ella prefería. Y cuando entre los tíos hablábamos de sexo yo la adivinaba a
ella completamente húmeda. Los slips de los cuatro chavales están que revientan
y sonríen obscenamente mientras se acarician la polla. Yo le he metido el dedo
índice en su rajita húmeda y lo muevo en violentos vaivenes. Su coño está húmedo
y sedoso, aunque la abertura es estrecha todavía. Meto el dedo con toda la
fuerza de que soy capaz y noto como si un resorte quebrara un poco y dejara
libre el camino: ella emite un grito agudo y su coño se contrae. Aprieto mis
jeans con mucha fuerza a su preciosa minifalda roja. Saco el dedo un poco
sanguinolento y le acaricio las espaldas. Es entonces cuando Paula rompe a reír,
y nosotros la seguimos. Paula ríe histéricamente, y casi hasta se pone a llorar.
Llega Ana y me besa metiéndome la lengua casi hasta la campanilla, yo no puedo
parar de reírme y al final acabamos los dos mordiendo sin querer ambas lenguas.
"Luego estoy contigo, Ana...tu amiguita nos reclama."



Sentamos a Paula en un elegante sofá de piel del salón. Ella va besuqueándonos
los pechos y los brazos...se detiene conmigo, me acaricia el culo y me lame el
pezón...qué su lengua inquieta. Le digo al oído "no sabes la de pajas que nos
hemos todos pensando en ti, preciosa…no sabes las ganas de pringarte de leche
que tenemos". Ella pone una cara burlona e inexplicablemente sensual. ¡Qué viva
seas Paulita, qué labios tienes, vaya labios...lo que sabrán hacer esos labios!
Los cuatro compañeros sacan sus pollas erectas de los calzoncillos y se la
empiezan a cascar. Yo me desabrocho y me la empiezo a pelar con suavidad...no
creo que aguante mucho. Mi piel morenita y mis ojos verdes contrastan con los
rostros más rubios de mis compañeros y sus ojos negros y castaños. La mirada de
Paula se ha vuelto muy traviesa, y sus ojos fluctúan entre el verde y el marrón,
como en ráfagas de pinceladas; y me parecen azules por momentos y luego de nuevo
verdes, hay tonalidades de mar y de tierra. "Cómo te vamos a poner, princesa."



Fuera sopla el viento y oímos ruidos de orgía desenfrenada.
Unos tíos al parecer están descolgando cuadros de la casa. A Ana creo que la
están dando por el culo: lo noto por una risa entrecortada que me llega,
indiscutiblemente la suya cundo se la he solido clavar por detrás. Cuelga encima
del sofá un retrato muy serio y nada sensual de una vieja que me molesta mucho:
lo bajo y me meo sobre él, lo coloco a los pies de la anfitriona suplicándole
perdón con la mirada, por otro lado, ella se ha puesto a lamer las pollas
apasionadamente. Tiene suerte la verdad con todas esas pollas en la boca, que
sus dientes blancos mordisquean cariñosamente, pero infligiendo si acaso mayor
dolor que el calculado, uno de mis compañeros no puede reprimir un grito sordo,
el tío es muy guapo, de bella melena rubia y ojos azules. Se le nota muy
caliente, emite un jadeo y se saca la polla de su boca y su mano izquierda
sujeta con fuerza el rostro de Paula.


La mira un momento y cierra los ojos. Su musculatura se tensa
y sus labios se aprietan: "¡toma gatita!" y en un instante suelta sobre su cara
chorros de lefa densa y blanquísima, ella abre la boca y recoge los últimos con
avidez, saca la lengua y relame. Se retuerce de gusto y dirige su mano a la
entrepierna. "Venga, nena, pajéate a gusto tú también...sí, qué cara te vamos a
dejar". Otros dos chicos penetran acompasadamente la boca de Paula de cuyos
labios gotea el semen del primero. Sin duda les ha debido de excitar ver su cara
manchada de leche, uno de ellos se la mete con fuerza y empuja la cabeza de
Paula hasta el respaldo, entonces empiezan a meter y sacar las pollas más
aprisa, ella aguanta a duras penas el tirón, los muchachos gimen, las meten casi
completamente en la boquita en una última embestida apasionada.


Se corren dentro, uno de ellos le tapona la nariz, y pasan
unos segundos antes de que saquen las pollas. La leche se le desborda de la
comisura de sus labios, tose un poco y escupe, se recupera y juega a hacer
gárgaras: las descargas fueron muy copiosas y la lefa se resbala hasta el cuello
y la camiseta de la chica. El cuarto suelta su néctar sobre la frente blanquita
de nuestra zorrita, llenando las oquedades de sus ojos que se tornan natados,
ella parpadea instintivamente sus pestañas grumosas. A mí me pone a mil el
espectáculo y no puedo contenerme, me sitúo frente a ella y con un par de
sacudidas eyaculo chorretazos de semen que chocan contra su cuello, su rostro ya
rebosante de lefa y su camiseta. Unos goterones van a parar al rostro retratado.
Ella toma mi mano derecha que está pringosa de leche y la acaricia. A mi
izquierda otro compañero que no conozco llega con el torso desnudo y vestido con
una pantaloneta, está ya empalmado, se la saca y se pajea ansiosamente unos
momentos, estrujando su polla contra la cara, ya casi irreconocible, y explota
en una corrida que nos salpica…Se la ve tendida sobre el sofá, que ahora parece
con el contraste del gris de la piel y la blancura intensa de la lefa que hemos
escupido café con leche, con su vestido rojo húmedo de blancura y repleto de
gotas densas y pegajosas de semen, con sus cabellos aceitosos pegados al cuello
y la camiseta por efecto el pringue. Una mascarilla blanca, de relieves
irregulares, cubre su cara.



Una cola de otros seis tíos se apunta a completar el baño de
esa chica que está como un tren y aún es virgen…y que tanto goza viendo cómo nos
derramamos sobre ella. Mientras los colegas se la cascan yo le quito las
braguitas a nuestra amiga. Están un poco salpicadas de jugo de ambos sexos y
bastante sanguinolentas, huelo detenidamente y parece que Paula ha dejado
escapar también algo de orina. Qué bonitas bragas. Me detengo ante su barbilla
chorreante, estoy muy cachondo y me sigo pajeando.


Saco la lengua y lamo su cuello arrastrando el líquido
blanco. Estás inundada, tía. Ella me agarra la cabeza y me besa, insiste en
pasarme semen que yo acepto cada vez más excitado. Finalmente dejo escapar la
leche de mi boca, me moja la barbilla y cae sobre mi estómago y mis jeans. Sus
manos acarician mi cabello. "Con lo poco tiernos que hemos sido contigo, nena...
Cada vez tengo más ganas de follarte". Le coloco las braguitas que son rosas
–perfecto color para el contraste con el blanco- a modo de antifaz. Ella se
retuerce mientras se da placer con las manos. Un compañero me aparta y mete su
pollón, considerablemente más largo que las nuestras, entre las braguitas y los
ojos de nuestra Virgen, juega unos momentos a penetrar el vacío y cuando se ve
llegar se pajea cuidadosamente con las bragas.


Acaba y observamos la cantidad de semen que el muchacho ha
soltado, que baja chorreando por su cara y su cuello…Entonces le abro las dos
piernas, levanto el pie derecho y presiono con la bota negra su chochito: me
gustaría metérselo hasta el fondo. Ella gime de placer y yo incremento las
sacudidas.


Dos tíos se ponen a mi lado, se la están pelando
frenéticamente y apuntan sus pollas a la entrepierna de Paula: el de la derecha
suelta chorretazos a raudales, rápidos y de semen líquido, que impactan contra
los muslos y el vientre del cuerpo sentado y empapan mi bota y la parte baja de
mis pantalones: yo la masturbo cada vez con más energía, otra riada de semen
termina de manchar mi bota y algunas gotas dan de lleno en el chocho, yo estoy
tan cachondo que temo desvanecerme, incremento el ritmo, ella se retuerce y
grita, grita que se corre, que se está corriendo, se debe de estar corriendo
porque de sus labios parecen salir chispas de luz blancas. Otros chavales se
corren sobre su rostro y su cabello y su camiseta pop y sobre el puto sofá de
piel. Afuera ha estallado un vendaval, debe de hacer frío.


Y Ana, de mientras, riéndose. No para de reír. Y parece que
fuera a mearse encima…Me toma del brazo y me dice que pare un poco con Paula,
que la voy a reventar si sigo así. Me abalanzo sobre ella y la beso mientras mis
deditos hacen de las suyas…Está desnuda de cintura para arriba y lleva puestos
aún los pantalones que parecen un pijama. Le sobo las tetas y luego dirijo mis
manos hacia su culo, la tela está húmeda y adherida a su piel; exploro con mis
dedos su raja y noto grumos espesos de semen aún caliente. "¿quién te ha dado
por el culo, preciosa?". Me pongo detrás suyo. Me dice que han sido Javi y otros
dos desconocidos. Bien, está muy bueno Javi y es buen amigo. "Estás pringado de
semen, tío...cómo me estás poniendo", me dice. Y es verdad, mis pantalones
tienen charcos blancos y mis botas están mojadas, y aun no me he limpiado los
morros. Le bajo atropelladamente los pantalones. "Vaya culo que tienes, Ana, ya
lo sabes, siempre he flipado con tu culo. Lo tienes pegajoso y enrojecido, te
han soltado buenas semillas aquí, ¿eh?. Te la voy a meter hasta el fondo, nena.
Ahí va.


Un poco de presión al principio, uhh, cómo me pone oírte
gemir. Gime más, no pares de gemir. Qué caliente me pones, nena. Sí, eso
es...contrae las paredes...ah, con que quieres detenerla a esa altura, ¿no es
eso? Pues no...te la meto hasta el fondo, preciosa. Como el Javi. Sí, vamos,
cómo te gusta, ¿eh?, como gozas con las sacudidas, te llegan hasta el fondo, te
penetran hasta el estómago, te sube por la espina dorsal... yo también quiero
que me den por el culo, preciosa. Me voy a correr, Ana. Sí, sí..."Abandono mi
peso sobre ella. La penetro con languidez varias veces. Sobre sus muslos resbala
el líquido trazando geografías nuevas. Acaricio ese prodigio de piel tan suave,
oportunamente mancillada. Quizá esté anocheciendo, Ana. Pero tenemos luz aquí –
unas lámparas que parecen antiguas iluminan el habitáculo.



Y saco de mis pantalones un paquete de tabaco y un mechero,
prendo un cigarrillo y entonces Ana me mira con sus ojazos negros como diciendo
"ahora me toca a mí, te vas a enterar listillo" y se me viene encima con sus
brazos y sus labios y me tumba. Se me echa encima, mi espalda toca el suelo
enmoquetado, me acaricia con ardor los brazos y el torso desnudo, liso y sin
vellos, que está lleno de sudor y de esperma líquida, me besa a lengüetazos.
Luego desciende por mi barbilla y mi cuello siguiendo el rastro acuoso. Eso es,
preciosa, límpiame un poco con tu labios. Sigue por los pechos y el
vientre...uhh, de nuevo me empiezo a empalmar. Me saca la polla que había metido
de nuevo en los slips y se la mete en la boca, luego acaricia mis huevos. Me
quito las botas y los vaqueros, tengo ganas por fin de estar completamente
desnudo.


Ella entonces hace un repaso rápido por mis piernas y mis
muslos, las ensaliva un poco y me regala besitos cortos, incluso su nariz parece
estar besándome, en la entrepierna juega a besar mis huevos y mi polla, sus
labios se recrean en mi vientre mientras sus manos me masturban con suavidad.
"Soy todo tuyo, Ana". Acaricio su culito, agarro la tela de los pantalones,
están empapados y eso me resulta muy excitante. "Sin embargo será mejor que te
desnudes. Vamos a desnudarnos, nena." Pero ella coge mis brazos, se sienta casi
a la altura de mis pechos y apoya su chocho contra mi cara. Tiene unos preciosos
pelitos negros pero apenas si consigo distinguir nada: su coño es un planeta de
oscuridades, la luz se ha quedado fuera, lejos. Hace más fuerza. Mi boca
descubre cada curva de su apertura, los múltiples recovecos. Presiona más y
siento dolor en la mandíbula. "Qué cachonda estás, nena."



Noto una presencia detrás de mí: alguien acaricia mi cabeza.
Unos dedos delicados desenredan mis mechas negras, pero de pronto la caricia
cesa, me agarra con violencia y araña mi cuello con una uñas afiladas que son
navajas despiadadas, quiero deshacerme de ella pero Ana que atenaza mi cuello me
lo impide. Sus sacudidas son muy violentas, su chochito está cada vez más mojado
y saboreo el flujo muy abundante con una cierta desesperación, como queriendo
respirar de su sexo, como accediendo a los últimos sorbos de una vida que se
detiene. Me duelen la nariz y el cuello pero la inmensidad oceánica y la
intensidad de los sabores salados y frescos en que ando sumergido hacen que
desvaríe y olvide mi cuerpo; una extraña sensación de soledad me invade en cada
embestida: presagio desastres que habrán de venir tras todo el aroma, tras todo
este embrollo de piernas, tras todas las sacudidas y las descargas.


Trago fluido y mi lengua parece que vaya a quebrase en mil
pedazos. Las sacudidas son ahora brutales. La oigo gemir. Un tipo se carcajea y
según alcanzo a ver tras la constelación de negrura marina se sitúa detrás de
Ana y apoya su culo sobre mi estómago. Ana tiembla y lanza un grito de placer
desgarrador. El tío marca el ritmo orgiástico con sus embestidas. Me duele el
cuerpo, la putá esa además no cesa de arañar. Estoy muy excitado.


Mi polla tiesa se topa con los muslos del amigo, la piel es
sedosa, femenina casi. Reparo en sus jadeos y lo reconozco: es un compañero del
equipo muy apuesto y apasionado. Buena compañía para el ocaso que se cierne
sobre nuestras cabezas. La chica de atrás se entretiene torturando con
insidiosos lengüetazos mis orejas, las introduce en la boca, parece querer
masticarlas. Ana se detiene unos momentos a escasos centímetros de mi cara, veo
chispas goteando de sus vellosidades. Acerco la boca y lamo. Introduzco toda mi
lengua en la cueva deliciosa, muy lubricada y de altas temperaturas; las
embestidas se reanudan brutalmente. Noto la polla de mi compañero más atrás,
abriéndose camino en sacudidas cada vez más rápidas y profundas.


Ana se pone a gemir como loca y mi lengua recoge su licor;
trago como planetas de viscosidad resbaladiza, parece haber un millón de peces
en esa vagina habitada de temblores líquidos. Quisiera hacer algo con mi polla
pero estoy inmovilazo. Sigo absorbiendo licor. Mi boca es un lío de pelos y
humedades. El chico jadea y saca la polla. Grita que se corre y presiona de
nuevo. Ana recibe la savia del joven que posa su cuerpo y cierra los ojos. Besa
las espaladas de la chica con los ojos brillantes. Nos da la espalda y se aleja.
Ana gira el rostro para contemplarlo y yo reposo un poco la cabeza.



Pasan sólo unos segundos antes de que dos tíos se pongan de
pie sobre mí y dirijan sus vergas a la boca de Ana. Las meten hasta el fondo de
la cavidad bucal. Ana reanuda su vaivén sobre mi cara, yo muerdo su clítoris a
conciencia. Los tíos sacan sus pollas y se corren simultáneamente sobre su cara,
ella abre la boca para recoger libaciones y se sigue frotando contra mí. Varios
goterones de leche caen a mi cuello. Ella, de nuevo, se está viniendo, insiste
en sacar todo lo posible de las pollas de los dos chicos y sigue lamiendo, uno
de ellos sigue muy excitado y se pajea, ella le acaricia los huevos y le mete un
dedo por el ojete, él se retuerce y le regala una segunda descarga tan generosa
como la primera, su polla golpea la cara de Ana y esparce el flujo y salpica.


Los dos se van y nos quedamos Ana, yo y la chica desconocida
que ahora está sentada, acariciando sus pechos. Ana se limpia un poco y se
desnude completamente. Se tumba sobre mí y me besa. Nos enredamos en abrazos y
caricias, damos vueltas sobre la alfombra. La otra chica nos observa y se
masturba despaciosamente. Su coño es grande y apenas tiene pelo. Ana me agarra
del culo y me mete un dedo, me resulta muy excitante y noto mi polla muy dura,
se la meto por fin en el coño. Nos besamos enredando nuestras lenguas, con gran
profusión de saliva. Me pongo encima suyo y se la meto hasta el fondo. Ella gime
y suelta risitas. Qué bien entra. Le meto los dedos en los labios y ella los
mordisquea. "¿Te gusta mi polla, eh...?"



De pronto nos rodean cinco tíos que no conozco. Llevan
pantalones de cuero y la cabeza rapada, parecen mayores que nosotros, como de
veintidós o veintitrés años. La chica que se masturbaba habla con ellos y ríen.
Entonces nos toman por la fuerza a Ana y a mí. Uno agarra mi cabeza y la lleva a
su paquete. Yo estoy muy cachondo. "Date la vuelta, chaval". Me doy la vuelta y
dejo mi trasero al aire. El tío entonces me mete los dedos y me chupa el ojete,
apoya su bota en mi espalda. "Sigue tirándotela", me ordena. Se la meto de nuevo
a Ana, la bota me empuja en cada embestida, cada vez con mayor fuerza. Ana está
muy excitada y creo que se está corriendo. Yo me precipito y me vengo. Creo que
voy a desmayarme. El tío de atrás se ha retirado. Toman a Ana y la besan.


Miro a mi alrededor: todo está desordenado .Quiero levantarme
a ver cómo van las cosas pero me faltan las fuerzas. Ana está jadeando. Ellos la
penetran por todos lados. La luz está desapareciendo. A mi lado un cuerpo
masculino tiembla. No sé ya dónde estoy: veo muslos y pechos de mujer, traseros
femeninos rosados y hermosos, unos tíos que se acarician el vientre, mil labios
que lamen vergas, musculaturas que se tensan, ríos de fluidos blancos,
trasparencias, cuevas que emanan leche, bocas repletas de grumos, dientes
blancos, lenguas que se anudan, sudores que una mano atraviesa, risas y palabras
entrecortadas, cabellos pegajosos, cabellos lisos aún milagrosamente intactos,
manos exploradoras que abren rutas en carnes sonrosadas, braguitas blancas,
bragas ajustadas, bragas que ceden, bragas empapadas.


Una luz de pronto ilumina mi rostro, el viento entra en la
estancia. Yo no puedo articular palabra y, elevando la mano derecha, con un
ademán que sin embargo no es triste, me despido de todos ellos.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Orgía
Leida: 658veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























relatos xxx mi hija samanthametidas y acabas moco zoofiliaRelato porno quédate quieta mi nena/relato20808_Violada-por-mi-vecino-cuando-tenia-12-a%C3%B1os.htmlrelato erotico la pequeña de11 tiene profundo su chochitoLina y su papa en casa relatos xxxhistoria de mirando a primita tocarseRelatos porno amor filial andrea mi muñequita bdlol.rudon jaime mi vecino relatosrelatos eróticos amigo hermanita campamentorelato desvirgine al hermano de mi esposorelato papa coge hija nenaRelatos eroticos de tia mecherelatos cojiendo a la fuerzasaul el semental que me desvirgo relato muestro tanga de hilo esposoRelatos pornos jugando con mi sobrina alos casados/relato41493_mi-tio-me-ense%C3%B1a-a-manejar.htmlrelatos eróticos 10Porno relato incesto puro nora bdlol.ruRelatos porno amor filial descubri a mi hija parte 2 bdlol.rulo que hice con mi hija era mi unica opcion relatodrelatoseroticos sobrinita en la pandemiaPorno relato descuvri a mi pequeña hija jorange.rurelatos eróticos asando carnerelatos eróticos mi padrino me dijo ke nomas la puntita y yo creidaPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.rurelato las nalgotas de mi suegraPorno relato amor filial jorange.rurelatos eroticos hija anal y vajinalAnécdotas de una site:parma-build.rucuentos eroticos en el camporelatos eroticos padres adoptivossdpa relatosrelatos eróticos de amor filialperdiendo la inocencia relatos eroticosRelatos porno mi ex espososi tio juancho relatos pornorelato erotico me la cogi por 200pesosse ve muy bonita con sus pantaletas en sus manosRelatos eroticos porno para vengarme de mi vecino seduje y me folle a su mujer por todo relatos.Comrelatos eroticos tocar chica dormida en el bus/22-Voyerismo_24.htmrelatos eroticos mi pequeño harem tio solteromi madre está bien buena y me lo voy a fallar en xxxrelatos eroticos mi esposa se la cogen mis empleadosrelatos pene pequeñitoLina y su papa en casa relatos xxxrelatos eroticos mi abuela acepta ser mi amanterelatos xxx convenciendomaestro de internado para señoritas relatos pornoel tio se folla a mama relatosrelatos eroticos un señor domino a mi mamá y hermanaRELATO DE NINO PENTRADOrelató erótico-viaje con mi sobrinita mi regasorelatos a quien le dije a mi esposo a un par de amigos que vengan,a que? a meterte la vergaPorno relato descubri a mi hija parte 2 jorange.rurevision medica relato gayhistorias site:parma-build.rurelatos bisexualesmi despertar sexual con mi tio relato eroticoSadomasoquismo ombligo-todorelatospadre site:parma-build.ruparma-build relatos pecado bien ligav porno de mujeres de pollera abusada en estado itilico trioRelatos porno cojemos a mamawww.me quede sin recreo relatos eroticos.comRelato erotico el inicio de una puta 4relato un chamaco me lo chupaPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.ruRelatos porno amor filial andrea mi muñequita bdlol.ruRelatos eroticos amor filial folamdo delante de mi maridoMi esposa unica mujer en la fabrica relatos de sexoazote a mi mama porno relatosme manosran y me exito relatorelatos xxx mi jefe me dio mi uniformerelato suegra mamadorafolle a mi sobrinito de 7 relatosporn