Relato: El lado positivo de a dos





Relato: El lado positivo de a dos

Dedicado a Arturo G.


Resulta que un día Elena, la mujer de José (nuestro amigo de
"") buscando algo que se le había perdido, dió "vuelta la casa" y se
topó con el vibrador que su marido guardaba celosamente.


El hallazgo la hizo olvidar de lo que estaba buscando.


¿Qué hacía ese aparato en su casa? Evidentemente, al no ser
de ella, era de su marido.


¿En que andaría metido? ¿Tendría otra mujer? ¿Sería
homosexual encubierto? Miles de dudas que la sumían en la desesperación
acudieron a su mente.


–Tranquila Elena –se dijo– esto tiene que tener una
explicación y cualquiera sea me la tiene que dar José.


Un poco más calma volvió a su búsqueda mientras esperaba la
vuelta de su marido.


Ni bien llegó, casí no le dejó quitarse el saco, le dijo:


–¿Qué es esto? — mostrándole el aparatito hallado.


El tono de piel de José subió a un rojo intensó. Quiso
articular una explicación y sólo se escuchó decir:


–Un… vibrador.


–Eso ya lo sé pero, ¿qué significa? ¿Tenés otra mujer con la
que lo usas?


–¡No!


–¿Te volviste maricón?


–¡¡No!!


–¿Lo encontráste en el ascensor?


–¡¡¡No!!! la… la…. próstata –balbuceó.


Poco a poco, recobrando la calma, le fué brotando la historia
que ya conocemos*. Muerto de verguenza pero fielmente, contó, paso a paso, todo
a su mujer.


Elena, que lo conocía profundamente luego de 30 años de
casados, sabía que esa historia aunque con visos de increíble, era la verdad.


–¡Pobre viejo! ¿Por que no me lo dijiste antes, así te
ayudaba?


–No me animé. Me daba mucha verguenza.


Felíz por conocer la verdadera versión, Elena comenzó a
bromear para sacarlo de tan embarazoso estado.


–¿Que me contás? Después de tantos años de machito venir a
perder el invicto con un pedazo de caucho con pilas.


–No te rías que no tiene nada de gracioso.


–Ya se viejo, debíste haber sufrido mucho, ¿verdad?. Pero no
te preocupes, desde ahora yo te voy a ayudar.


–El tratamiento ya terminó…. Pero igual sigo, preventivamente
–aclaró.


Toda esta situación despertaba un poco el morbo de Elena que
estaba ansiosa por participar en una sesión de masajes de su marido.


Insistió hasta convencerlo de que ese era un buen momento
para hacerlo.


José, ya desnudo, le dió ciertas indicaciones de como tenía
que hacer y Elena, con mucha predisposición, enseguida captó.


Cuando vió que su marido comenzaba a tener una erección
exclamó con cierta excitación


–¡Epa! Este aparatito es mágico, te la para más rápido que
yo.


Agarró la pija de José y se la empezó a masajear
acompasadamente con el vibrador.


La cara de placer de José la excito en extremo y a la acción
de la mano, agregó la de la boca, comenzando a chuparsela acompasadamente.


Elena, que era como la mayoría de las mujeres de su edad,
tenía 54 años, bastante reprimida, sintió que iba, poco a poco, perdiendo las
inhibiciones. Después de todo la inédita situación le provocaba con intensidad
todos los sentidos.


Detuvo el vibrador y se desnudó. Era realmente una mujer
apetecible con un buen par de tetas firmes y un culo redondo y amplio. Eso ya lo
sabía muy bien José, que la había disfrutado, aunque no en la medida y forma que
a él le hubiese gustado, durante todos los años de su matrimonio.


Elena se acostó en la cama y le indicó a José que se pusiera
arriba para hacer un 69. No era la forma habitual en que lo practicaban, ella
siempre iba arriba, pero el aparatito que José tenía en el culo se manipulaba
mejor en esa posición.


Estaba tremendamente caliente y tuvo un orgasmo enseguida que
él empezó a recorrer los labios de su vagina y dirigió su lengua sabiamente al
clítoris. Era un experto, la había convertido en una adicta al sexo oral, a
pesar de que en un principio se resistió bastante.


Estaba por su tercer orgasmo cuando, desesperada de
calentura, mamó con más fuerza la pija de su marido, provocandolé, conjuntamente
con el vibrador, una intensa acabada.


José nunca le acababa en la boca pero dada la posición y con
la pija muy metida en ella, no tuvo tiempo de sacarsela antes de recibir la
descarga.


A Elena no le desagradó la sensación que le produjo tener
todo en semen en la boca ni el echo de tener que haberse tragado parte de él.
Pensó, ¿porque nunca lo había hecho antes?, arrepintiendosé de tanta leche que
desperdició.


Ese pensamiento la inquietó. Ella era una señora y estaba
pensando como una puta. Y bueno a su edad que tenía de malo, se podía permitir
ser algo puta, pensó tranquilizandosé.


Un poco turbados por la situación se miraron fijamente y
juntos estallaron en una carcajada.


–¿No te parece que estamos un poco viejos, para estas
locuras? –inquirió Elena.


–Yo no inventé los trastornos de la próstata.


Con una curiosidad morbosa, Elena hizo que su marido le
contara detalladamente su "inicio anal" y él, en un ataque de sinceridad, le
confesó que si bien al principio lo asustaba un poco ahora realmente disfrutaba
del jueguito.


–¿Como vas a disfrutar con eso metido en el culo?


–¿Vos viste, y sentiste, como se me puso la pija?


–Si.


–¿Y viste que manera de acabar? Que carajo me importa meterme
un consolador en el culo, el resultado justifica el esfuerzo. Si eso me
convierte en un degenerado, bienvenida la degeneración. Vos también tendrías que
probarlo.


–¡¡Estás loco!! En mi culito no entra nada.


–¡Dale! acordate cuando te ponías los supositorios, te
gustaban bastante.


El clima de excitación, la charla intencionada y esa
sensación de que estaba tirando totalmente la chancleta** hicieron que Elena
accediera a que José le metiera un dedo en el culo.


José, además de caliente, estaba eufórico. Durante años había
intentado hacerle el culo a su mujer y ante la constante negativa de ella se
había resignado a no conseguirlo.


Ahora, fortuitamente gracias a la próstata, estaba dando el
primer paso.


Puesta en posición, con el dedo fué suavemente lubricando el
orificio de Elena que, siguiendo las indicaciones de dilatar y contraer los
músculos, logró sentir el meñique de su marido dentro de ella.


Reemplazó el meñique por el indice que fue también recibido
en pleno por ese ojete ya ansioso y deseoso de más. Agregó el dedo medio y Elena
lo disfrutaba como nunca se lo hubiera imaginado.


Luego de un rato de jugueteo el ano estaba bien dilatado y
los dedos de José entraban y salían a su antojo.


–¡¡¡Hmmm!!! Que gruesos, ¿me estás metiendo tres dedos?
–preguntó Elena.


–No, te estoy metiendo la pija. –contestó José que
aprovechando el estado de extasis de Elena había suplantado los dedos por su
verga y ya tenía la mitad de ella adentro.


–¡Salí! –exclamó Elena. Al percibir que José, asustado por su
exclamación, comenzaba a retirar la poronga se apuró –¡No! ¡No! no la saques,
dejala adentro, pero con cuidado. –e hizo todo lo necesario para que lo que
faltaba por entrar, rapidamente entrara.


Con toda la pija adentro, José estaba pletórico y comenzó a
disfrutar de su logro, deseado tantos años.


Bombeó suavemente en un principio y a medida que las
necesidades orgásmicas de Elena se lo pedían, fué activando el ritmo hasta
acabar freneticamente derramando toda su leche en el ojete de su mujer que
disfrutaba como loca los embates que ese trozo duro de carne que regaba su
interior con un líquido caliente.


Eufórica, después de haber recibido tal descarga en sus
entrañas se lamentó de no haber experimentado, como José siempre quería, mucho
antes el sexo por el culo.


–No te preocupes, querida. Todavía tenemos cuerda para un
rato.


Y se tiraron a descansar por el desgaste realizado.


Felíz, Elena agradeció el hecho de que la próstata de su
marido haya sido la causante indirecta de haber descubierto todo un nuevo
panorama que había convulsionado la rutina en la que se fueron convirtiendo las
relaciones sexuales ultimamente.


Sentía que después de esa cogida tenía cuerda para un largo,
larguisimo rato.



PD. Escucho críticas y elogios, escribanme. Gracias.




* Ver "" anteriormente publicado.


** En Argentina, tirar la chancleta significa perder el
control.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: El lado positivo de a dos
Leida: 358veces
Tiempo de lectura: 6minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























relatoserotico. orgPorno relato me amor filial jorange.ruconfesor site:parma-build.ruwww.jugando play station con mis vecinitas relatos eroticos.comwww.relato mi tia tiende una tieda pero mi prima la an tiede relatos porno el pastorRelatos porno amor filial el comerciante 3 (la fiesta parte 2 )Relatos porno mi hermano me coje desde chiquitawww.local de videojuegos 2 relatos eroticos.comrelatos porno anal a la hija de mi peor enemigoPorno relato descubri a mi hija parte 2 jorange.ruRelatos Mi hijo me masturbaRelatos xxx ludmilarelatos eroticos padres adoptivosMi esposa unica mujer en la fabrica relatos de sexoRelatos porno de amor filialRelatos eroticos arriemdorelato haciendo pis mi primitaporno relatos amor filial mi paparelato erotico malenatodo relatos porno. el carterosuegra culo virgen relatosRelatos xxx enseñandorelato etotico mo tia me devirgoRelatos porno amor filial de vicita donde mi hermano bdlol.ruesposa no lo creía relato eróticoPorno relato mi hermano se folla a sus sobrinas jorange.rule pido a esposo que vaya a ver a la hija al dormitorio relatomi esposa y el compadre relatoPorno relato amor filial jorange.rusaul el semental que me desvirgo Porno morbosiando ami prima va riendo Porno relato me amor filial jorange.ruRelato erótico me coji al hijo de mi vecina de cinco añosRelatos porno amor filial el pequeño semental 5 bdlol.rurelatos eroticos mi tia convence a mi madre de darme su culorelatos porno por ser una campesinita me desvirgaronrelato soy maestra muy cogelonarelato erotico mi pequeña hermanita ( real)sexo sin tabues 3.com relatos relatos eróticos mis sobrinitas de ocho despues de la escuelapequeña zorrita relatos xxxMariana y don Ernesto relato de sexomi madre y yo pornorelatos porno yege borracha ala casame cogi a un mi hijo y sus amiguitos de "8." relatos eróticosrelatos eroticos mi prima menor de edadRelatos eroticos papa soltero bdlol.rutango porno: con pijudos filialdesnude a la nena de mi vecina para banarla porn relatoNo soy tan puta site:parma-build.rume gustaba tocarme cuando mhermano dormia relatosFollando a mi pequeña hija 12 añosrelatos eroticoswww.el despertar del placer con mi pequena hija relatos eroticos.commely de nuevo misrelatospornoMe coji ala amiga de ma mama relatos pornowww.jugando play station con mis vecinitas relatos eroticos.comRelatos porno amor filial descubri a mi hija parte 2 bdlol.rurelatosxxx. vivia en un apartamento frente a una escuela primariamasaje a la amiga de mi esposa relatosmis padres me encuentran abotonada al perro relato heroticorelato porno no consentido violerelatos xxx baila para exitarlomi sobrina centada en mis pierns en el carro relatosxxxrelatos porno la niñera me da nalgadasrelatos eróticos nena perdidaTangas sucias de familiaresRelatos eróticos con perrasrelatos eróticos anal a huérfano putitoRelatos porno amor filial bdlol.rurelatos eroticos mis amiguitasrelatos mis kiñas y esposa cogemos s juntosPorno relato papa soltero bdlol.rumi prima me dice que no la saque relatos xxxme dormi site:parma-build.rumilenita mi nena preciosa 2la inocente Ara pachondoRelatos porno incesto esposas infieles bdlol.rurelatos xxx hermanita pequeñita en mallascuentos erotico de incesto mi hemana borracha