Relato: Javier y Patricia conversan (III)





Relato: Javier y Patricia conversan (III)

Javier y Patricia conversan de otros temas....



Javier: ¿A qué hora te han dicho que venían?


Patricia: Pues, tienen que estar al llegar. Mírame el pescado
del horno, a ver que tal va.


J: Sabes que por mucho que mire no voy a saber como va eso.
Anda, mira tú y yo voy encendiendo las velas.


P: Esta bien mi vida, ¿crees que estoy guapa?


J: Mi vida, estás maravillosa. Dame un beso.


P: Puedo hacerte una pregunta, ¿cariño?


J: Ja, ja, ja, la última vez que me preguntaste se lió una
buena, pero venga, dispara.


P: Es sobre María, ¿qué opinas de ella?


J: Pues opino que es tu amiga, que como tal, debo seré cortés
con ella esta noche, que sabes que no es que me caiga muy, muy bien, la verdad
sea dicha y que espero sinceramente que odie el pescado porque huele fenomenal.


P: Dime lo mejor y lo peor de ella.


J: Pues no lo sé, ahora no sabría decirte algo concreto.


P: Venga, piensa 30 segundos y me contestas.


J: No me presiones, sabes que no puedo pensar si me
presionas, ja, ja, ja.


P: ¿Lo mejor?


J: Creo que es muy atractiva, exteriormente. Es muy elegante.


P: Uaaauu, atractiva y elegante ¿y lo peor?


J: Lo peor ya lo sabes. Es una niña mimada, adinerada,
insoportable, pija, posh, barbie y cada cinco segundos se coloca esa melena
rubia típica de las California girls.


P: La verdad es que si es un poco pija ¿Crees que le irá bien
con este nuevo novio que se ha echado?


J: Ni lo sé ni me importa la verdad.


P: ¿Sabes que se conocieron en Saint-Tropez?


J: Me lo has comentado unas diez veces esta última semana, y
siempre te respondo que yo he pasado por Saint-Tropez de motero para ir a San
Remo y que no me impresionó lo más mínimo.


P: ¿Te imaginas que tu novio tenga un velero de 15 metros?
María no ha tenido mucha suerte con los chicos. A ver si esta vez le va bien.


J: A María le gusta más la cartera de "sus chicos" que "sus
chicos", y así no podrá tener suerte jamás. ¿ Cómo se llama este?


P: Gonzalo y me ha dicho María que mide 1,82, que pesa 72
kilos, que es guapísimo y que practica el submarinismo, la vela, motos de agua o
como se llame eso, esquí en agua y golf.


J: Seguro que cuando juega al golf, todas las bolas las tira
al lago. Por aquello de recordar tantos deportes acuáticos. Aunque si es tan
perfecto, ¿Cómo es que está con María? Seguro que es homosexual o drogadicto o
algo raro.


P: Que tonterías dices, seguro que es un chico estupendo. Mi
amor, estoy tan orgullosa de ti. Deja que te peine el flequillo. Estás radiante.
Y voy a casarme dentro de 4 días con el hombre más maravilloso del mundo. Jamás
he sentido algo así por nadie, lo sabes ¿verdad?


J: Yo siento lo mismo, mi princesa. Eres como un amanecer,
que cada día me da la vida.


P: Soy muy feliz


J: Y yo más.


P: No, yo más. Ja, ja, ja.


J: Empate. Tablas. Deuce. Fifty-fifty. Ni pa’ ti ni pa’ mi.


P: Ja, ja, ja. Por eso te quiero tanto. Cada día me
sorprendes, cada día me enamoras más. Dame un beso mi amor.


15 minutos después... llaman a la puerta del hogar de
Patricia y Javier.


Patricia: MARIA, ESTAS GUAPÍSIMA.


María: ¡¡¡¡Patri, cariño tú si que estás radiante!!!!


Patricia y María:


Somos las chicas más atrevidas,


somos las chicas más molonudas


somos las chicas más divertidas


chincha, rechincha si no nos saludas.... ja, ja, ja, ja.


Javier: joder, que nochecita nos espera.


Patricia: Este debe ser Gonzalo.


Gonzalo: Y tú debes ser Patri, la amiga de María.


P: Gonzalo, mira, este es Javier, mi novio.


J: Encantado Gonzalo, pero pasad, pasad, no os quedeis en la
puerta.


135 minutos después... Patricia y María están en la cocina.


Patricia: Es monísimo María


María: A que es Johnny Deep total.


P: Te lo iba a decir, es clavadito a Johny Deep. ¿Lo has
hecho ya con él?


M: Patri, que cosas preguntas, ja, ja, ja. Hasta el final,
final no hemos llegado. Ya sabes que yo para eso soy un poco tonta.


M: Bueno, tampoco es que llevéis mucho. Os conocéis hace un
mes más o menos.


P: Si, pero Gonzalo estuvo dos semanas en París por temas de
trabajo, osea, que solo hace dos semanas que le conozco.


22 minutos y dos copas cada uno después, los cuatro en el
salón acomodados en los sofás.


Gonzalo: ¿Qué música es esta? Me suena mucho


Jaime: The Notting Hill Billies, este disco tiene más de 10
años.


G: Es muy agradable, es como un country muy suave, elegante.


María: Y muy sensual. Ja, ja, ja... ponme un poquito más de
Baileys


Patricia: Pues yo no quiero ser menos. Ponme un poco a mí
también.


María y Patricia:


Somos, somos, somos, las más bebedoras


Somos, somos, somos, las más fumadoras


Somos, somos, somos, las más pistonudas


Nadie, nadie, nadie, nos verá desnudas. Ja, ja, ja


Javier: Joder, que nochecita.



5 minutos después... tras un largo silencio de 7 segundos de
Patricia y María.


Patricia: María, te acuerdas cuando jugábamos a "Yo no he..."


María: Claro que si. Tenía mucho morbo.


P: Gonzalo, Javier, hemos decidido por unanimidad jugar al
"yo no he..."


G: Yo no sé como se juega a eso


J: Es una tontería infantil


P: No es ninguna tontería, mira Gonzalito, yo cojo mi copa y
digo... "Yo no he..." y después lo que se me ocurra, por ejemplo: Yo no he
comido nunca pistachos. Si tu has comido pistachos debes dar un sorbo a tu copa.


G: OK, sencillo. Donde está lo divertido del juego?


P: Se supone que los "Yo no he.." deben ser picarones, vamos,
que sean... ya sabes. Empieza María....


M: Yo??? Por qué yo???


P: Venga, empieza


M: Veamos. Mmmmmm. Yo no he... hecho top less


( Ninguno de los cuatro bebió )


Javier: Debes hacer preguntas que puedan responder también
los hombres.


María: Yo no he... ido a una playa nudista.


( Bebe Gonzalo )


Patricia: GONZALO, ¿has ido a una playa nudista?


Gonzalo: Suelo ir a una cala nudista cerca de Cannes.


Patricia: Ja, ja, ja y no te has llevado a María a esa cala.


María: PATRI.. JA, JA, JA, JA, sabes que yo no podría hacer
eso ni por un millón de euros.


Javier: Joder que nochecita.


Patricia: Javier, te toca a ti por hablar


Javier: Yo nunca he... estado con una profesional. Vamos, que
nunca he estado con una puta.


( Ninguno bebe )


Patricia: Me toca porque lo vamos a hacer chico, chica,
chico, chica... Yo nunca he... hecho el amor con alguien de otra raza.


( Beben Gonzalo y Javier )


María: JA, JA, JA, estos chicos nuestros son la bomba.


Patricia: Pero Javier, nunca me habías contado eso.


Javier: Sigamos jugando mi vida, luego te cuento.


María: Javier, te toca


Javier: Yo nunca he... besado en los labios a alguien de mi
mismo sexo.


( Beben María y Patricia )


Gonzalo: Ja, ja, ja, eso lo tenéis que contar.


Patricia: Pues, pues, ¿Lo contamos María?


María: Yo estoy un poco borrachita, así que por mí puedes
contarlo.


P: Pues, María y yo, hace ya unos años, nos besamos para
probar a ver que tal sabía un beso de mujer. Éramos niñas. Y así de paso,
practicábamos para cuando estuviésemos con un chico. Y no creais que nos dimos
solo un beso, que nos liamos un poquillo, toqueteos y esas cosas.


María: ¿Te acuerdas de aquel día en casa de tus tios en Vigo?


P: ¿Aquel día si que fue fuerte verdad? Fuimos por la mañana
al mercado de La Piedra, nos tomamos unas ostras por probarlas y eso nos levantó
el ánimo. Después fuimos a casa de mis tios pero no estaban. Me preguntaste si
ya había besado a Juli, el noviete que me había echado allí ese verano y te dije
que no, que ese chico era muy parado y que a mí me apetecía un montón un muerdo.


M: Y yo me acerqué y te pregunté si querías un muerdo. Me
dijiste que si era mio, que si. Rocé mis labios en los tuyos. Recuerdo que te
habías dado un brillo sabor a mora en los labios.


P: Después nos fuimos al sofá, y nos espatarramos un poco,
tal y como estamos ahora. Tu me besaste de nuevo, y tu lengua jugó con mis
labios. Te acaricié el rostro, como si fueras mi novio, mi chico y comencé a
morder el lóbulo de tu oreja. Mientras, tú comenzaste a desabrocharme la blusa,
discretamente, como si yo no notase tus intenciones. Estaba tan excitada que
nunca antes había estado tan mojada.


M: Recuerdo que me dijiste: "Esto no está bien, dejémoslo"
pero mientras susurrabas, tus piernas se iban separando poco a poco. Puse mi
mano en uno de tus pechos, estaba duro como una piedra, siempre quise tener un
pecho como el que enarbolabas aquel dia. Firme, mirando hacia las alturas, con
ese pezón color canela, saliente, jugoso. Me incliné para besarlo, era dulce
como una fruta tropical, fresco como un cítrico, suave como la piel de un
melocotón perfecto. En ese momento deseaba desnudarte entera, y no pude resistir
a poner mi mano en uno de tus muslos. Vestías una faldita escocesa que gustabas
de subirte para que tus rodillas pudiesen ser observadas por los chicos. Y como
nos miraban.


P: ¿Recuerdas que nos compramos las camisas una talla más
pequeñas para que nuestros "melocotoncillos" sobresaliesen? Estábamos deseando
salir por la puerta de casa para desabrochar ese botoncillo conflictivo, que
dejaba entrever nuestros blancos sostenes de encaje...


Javier: Joder, joder, que nochecita me espera



Continuará


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Javier y Patricia conversan (III)
Leida: 266veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados