Relato: Seminario universitario





Relato: Seminario universitario

Soy profesora de universidad; Rubia, de ojos azules, con el
culo salidito y las tetas respingonas. Hace un par de meses me invitaron a
participar en un seminario una universidad francesa muy prestigiosa. No me
apetecía mucho (esas cosas normalmente son muy aburridas) pero decidí que para
mi currículum era mejor ir y pasearme un poco por ahí.


Llegué en Paris al mediodía. . Me fui a mi hotel, me duche,
me vestí y me fui para la universidad. Me había puesto falditas cortas y una
blusa semi transparente que insinuaba ligeramente mi ropa interior. Normalmente
voy más informal a esos actos pero ese día después tenía una cena y no querría
volver a pasar por el hotel.


Llegué puntual al encuentro. Éramos pocos, sólo los seis
‘especialistas’ en nuestro tema. Primero llego mi colega sueca, tan guapa como
siempre. Al cabo de poco fueron llegando los otros, el anfitrión francés, mi
amigo holandés, un americano desconocido y un alemán altísimo.


Entramos en una salita, con una mesa larguísima y todo muy
buen decorado.


Empezamos nuestras disquisiciones teóricas, el francés
exponía sus nuevos hallazgos y yo cada vez estaba más aburrida. Así que me
dediqué a pasear la vista por la habitación cuando vi que mi amiga sueca le
estava tocando la polla al aleman por debajo de la mesa. Mi amigo holandés
también los estava mirando.


Me empece a poner cachonda y no pude evitar empezar a tocar
mi concha, suavemente, de forma discreta. Me fui animando, el holandés me miraba
lascivamente. Cada vez estaba mas excitada y ante la sorpresa de todos, y de mi
misma, empecé a tocarme por todo el cuerpo fogosamente. Estaba a punto de
explotar cuando mi amiga sueca se levantó suavemente vino hacia mi. Me quito mi
brusa transparente, me hizo levantar de mi silla y me indico que me subiera a la
mesa. Y ahí arriba, ante la mirada de todos los colegas, me fue desnudando poco
a poco.


Mis pezones estaban erguidos, duros y rojos, y mi excitación
hacia que mi cuerpo temblara. Mi amiga sueca me fue tocando todas las partes de
mi cuerpo, me supo los pezones y me acarició suavemente mi culo, mientras con
los dedos jugueteaba con mi tango negro de encaje... Al cabo de un momento, mi
colega alemán la empezó a denudar a ella, quitándole su vestidito y dejándola
completamente desnuda delante de mí, encima de la mesa. Nos besamos
apasionadamente mientras ellos, los hombres, se empezaron a desnudar unos a
otros.


De pronto empecé a sentir como una mano de hombre me sujetaba
el culo por detrás mientras otro me chupaba los pies morbosamente. Yo no podía
dejar de lamer a mi amiga sueca, en la cara, por los pechos y hasta llegar a su
sexo húmedo. Ella gritaba de placer mientras con sus manos empezaba a acariciar
la berga de mi amigo holandés. Me arrodillé de cuatro patas y mi amigo alemán me
penetro, yo sudaba y gritaba cuando el francés se unió al juego y puso su polla
entre el sexo de mi amiga sueca y mi boca. Y les lamía mientras la polla iba
entrando en el sexo de mi amiga, por detrás me penetraban mientras otras manos
desconocidas acariciaban mis pezones, me pellizcaban y me llenaban de placer.
Tuve más de un orgasmo seguido, mi sexo húmedo pedía más y más...


Poco después, el americano vino hacía mi, me levanto y me
penetro por delante con su imensa polla. Moviéndose en círculos, poco a poco, y
cada vez más rápido. Estaba excitadísima y delante de mío veía como el francés
penetraba al americano y mi amiga sueca le lamía la polla al holandés. Las tres
parejas nos fuimos uniendo, nos besamos unos a otros, nos acariciábamos y una
polla iba pasando de un lado a otro. No podíamos parar de follar, salvajemente,
como yo nunca lo había hecho. Estuvimos más de dos horas hasta que nuestros
cuerpos satisfechos fueron volviéndose más mansos, más suaves, más tranquilos.


Mis mejillas estaban rojas con una mezcla del sudor y la
excitación. Empecé a vestirme mientras en silencio, todos hacíamos lo mismo. Las
miradas iban recorriendo la salita, los papeles estaban por el suelo, todo había
quedado desordenado y no sabíamos quien había podido escuchar nuestros gritos de
placer. Nos despedimos de forma rápida, dimos por concluido el seminario y cada
uno se fue por un lado. No nos hemos vuelto a ver y no sé como será el
reencuentro en el próximo congreso. Con mi amigo francés nos hemos escrito un
email, por temas de trabajo, pero ninguno de los dos se refirió a lo sucedido.
Ya os contaré como termina.


La intelectual cachonda


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Seminario universitario
Leida: 565veces
Tiempo de lectura: 3minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados