Relato: Todo en familia (05)





Relato: Todo en familia (05)

Tras haber domesticado al servicio tuve un periodo de
tranquilidad en materia de sexo, follaba con toda mi familia, con el servicio y
esporádicamente con Ana, Victoria y Óscar, de quien ya os he hablado. Con tanta
gente para mantener relaciones sexuales no necesitaba nada mas y lo ultimo que
estaba en mi lista de objetivos era buscarme un novio, pues bastante tenia con
estudiar y clamar mis ardores sexuales con toda esta gente. Sin embargo mis
amigas no estaban en una situación como la mía y todas se habían ido buscando
novio, de modo que del grupo de chicas con las que salia los fines de semana
solo estábamos sin compromiso, Sonia y yo. Sonia en aquel entonces no era mas
que una conocida, amiga de una compañera de clase, pero como era la única que no
tenia novio comenzamos a salir los fines de semana juntas.


La chica no era una belleza, al menos no de una manera
aparente, pero al menos si que tenía una gran simpatía e inteligencia, lo cual
una vez conoces a Sonia te permitía olvidar sus otros defectos. Al fijarme un
poco me di cuenta de que la mayor parte de la falta de atractivo físico se debía
a su falta de criterio a la hora de elegir su indumentaria y su forma de
arreglarse. Sonia es una chica corpulenta, al fin y al cabo mide casi 1.85
metros, y toda su familia es de complexión fuerte, pero sus facciones son
atractivas, lo único que pasaba era que había dejado un poco de lado el cuidado
corporal, por lo que había añadido algunos kilos de mas y por otro lado su
indumentaria solía realzar esa imperfección, pareciendo siempre mas gorda de lo
que estaba. Al intimar me atreví a ir influyendo en su forma de vestir de manera
que usase prendas mas favorecedoras y conseguí que se apuntase a un gimnasio
conmigo, gracias a lo cual perdió bastante peso, y si bien no llegó a
convertirse en una sílfide, al menos tenia mejor figura que antes.


Con todo esta atención que dispensaba a Sonia no pretendía
nada mas alla de la satisfacción de transformar al patito feo, sino en un cisne
al menos si en un pato guapo. Sonia agradecía mi ayuda y muy pronto estrechamos
mucho nuestra amistad lo que nos permitió a cada una de nosotras adentrarnos mas
en la vida de la otra. Sonia es muy abierta y me contó toda su vida, sus
secretos y su escasa vida sexual, pues tan solo lo había hecho un par de veces,
dandome a entender que estaba muy necesitada de sexo. Yo por mi parte también le
conté mucho sobre mi, pero omití cualquier referencia de mis experiencias
sexuales en familia, aunque si le revele mi interés por el sexo. Sonia parecía
estar cercana a mi onda por mas que no tuviese experiencia y eso me hizo pensar
que sería divertido iniciarla en materia sexual como ya había hecho antes en el
mundo de la moda. Sin embargo, esto no podía ser tan fácil como lo anterior y
debía tener mucho tacto, pues no quería asustarla. Sonia parecía abierta en
materia sexual, al menos a la luz de sus comentarios cuando salíamos de marcha
por la noche, pero su falta de experiencia parecía indicar que tan solo se
trataba de palabrería, de manera que no sabia como actuar.


No fue hasta algún tiempo después que pude lanzarme a la
captura de mi nueva presa. Un viernes por la noche llegue a su casa con
intención de que saliésemos a tomar unos tragos. Sonia vive sola en el piso que
sus padres tienen en la capital, pues su familia es de un pueblo a unos 50 Km de
la ciudad. Y allí llegue yo justo después de que ella llegase de un trabajito
que le había salido.


Sonia estudia Ingeniería en Imagen y Sonido en la Universidad
y gracias a eso ocasionalmente trabaja como camara o montadora de imagen en
documentales, cortometrajes y alguna pequeña película, y justamente llegaba a
casa después de haber pasado la tarde con la camara al hombro. Yo llegue allí
inmediatamente después de ella, y mientras guardaba el material de trabajo yo le
dije que saliésemos a dar una vuelta. Ella aceptó pero me dijo que tendría que
ducharse y arreglarse, a lo que yo replique que no me importaba esperar.


Mientras ella se duchaba yo me dedique a curiosear por el
salón. Era la primera vez que me quedaba allí sola y me puse a mirar que había
guardado dentro del gran mueble sobre el que estaba la televisión. En la parte
inferior había guardado un equipo de video profesional y también un equipo de
DVD y de montaje de imágenes que debía ser muy caro, todo lo cual estaba
conectado al ordenador que reposaba en la otra esquina del salón. En otro de los
apartados del mueble era donde guardaba un par de cámaras, una de video Betacam
y otra digital. Todo aquel equipo me tenia impresionada porque todo era muy caro
y en absoluto imprescindible para sus clases, pero estaba claro que el alto
nivel económico de sus padres le había permitido tener toda aquella parafernalia
técnica. Entonces abrí otro de los departamentos del mueble, que era donde
guardaba las cintas de sus ejercicios para sus clases y copias de sus trabajos.
Todas las cintas estaban cuidadosamente almacenadas y etiquetadas con nombres
explicativos de su contenido, salvo tres que estaban medio ocultas y en las
cuales tan solo había escritos unos números en sus etiquetas. Estas ultimas
cintas llamaron mi atención y cogí una de ellas. Ni corta ni perezosa y mientras
Sonia se lavaba la cabeza mientras se duchaba, la introduje en el video y pulse
el botón de reproducción del artefacto. Pronto comenzó a aparecer en la pantalla
el contenido de la cinta.


Al principio tan solo salían los nombres de los intervientes
en ella así como los del equipo técnico que había hecho la grabación, entre
ellos el de Sonia, para pasar inmediatamente a una imagen del interior de una
habitación donde dos jovencitos de 18 años estaban sentados sobre la cama. Sin
perder un momento los chicos comenzaron a desnudarse mutuamente para luego pasar
a besarse apasionadamente, enlazando sus lenguas e intercambiando saliva. La
vista del cuerpo carente de vello de los dos efebos empezó a calentarme, sobre
todo cuando comenzaron a acariciarse tímidamente para pasar a masturbarse
mutuamente. La visión de aquellas dos pollas carentes de pelo siendo agitadas
ritmicamente me puso a 1000 por hora, de manera que metí mi mano entre las
piernas y aumenté la vibración del consolador que me había metido en el coño al
salir. Pronto uno de los chicos comenzó a lamer la polla a su compañero quien se
deshacía en gemidos de placer, que yo apenas oía porque el volumen de la
televisión estaba muy bajo. Sin solución de continuidad el chico que estaba
recibiendo la felación colocó a su compañero de manera que el también pudiese
chupar y así se enzarzaron en un 69 voraz en el que los dos jóvenes engullían la
polla de su compañero con fruición.


De repente pude oír que Sonia salia del cuarto de baño de
manera que pare la reproducción de la película y la rebobiné. En ese momento me
hizo gracia que por tercera vez en menos de un año una cinta de video estaba de
por medio en mis aventuras sexuales. Deje aquella cinta en su sitio y cogí otra
de las cintas de etiqueta extraña para ver su contenido. Nuevamente se trataba
de una película en la que había intervenido como camara y montadora de la imagen
Sonia, y también era de temática homosexual solo que esta vez los protagonistas
no eran jovencitos de dieciocho años, sino tío realmente musculosos y cachas.
Como ya me imaginaba el tenor de esta otra película apenas vi nada de ella. En
lugar de eso cogí otra de las cintas con la esperanza de ver algo mas
interesante para mis propósitos. Esta vez la cinta resulto mas interesante, pues
no hubo títulos de crédito sino que comenzó directamente la filmación y esta vez
se trataba de Sonia. Había puesto la camara en su habitación sobre un trípode,
frente a su cama. Cuando apareció en la imagen mi amiga comenzó a desvestirse
como si estuviese haciendo un striptease, y para no ser una profesional lo hacia
bastante bien. Poco a poco fue dejando sin ropa su rotunda anatomía, mostrando a
la camara sus descomunales tetas con unos enormes pezones erectos y luego el
resto de su cuerpo. Aquella filmación no tenia mucho tiempo, pues Sonia estaba
muy en forma en las imágenes, lo cual era el resultado del intenso trabajo en el
gimnasio.


Una vez desnuda se tumbó sobre la cama y cogió un plátano
realmente grueso y comenzó a jugar con el. Primero sin pelar lo chupó a fondo
como si fuese el pene de un amante, engullendolo casi totalmente. Cuando estuvo
bien ensalivado comenzó a introducirlo lentamente en su vulva, disfrutando cada
milímetro que entraba en su peludo coño, mientras se frotaba el clítoris con
gran intensidad. Se penetró con el plátano sin pelar durante un buen rato y
luego lo peló y tras lamerlo nuevamente se lo volvió a meter, pasando a
comerselo muy lentamente una vez la banana estuvo bien húmeda por sus jugos.


En esas estaba la grabación cuando de repente apareció Sonia
lista para salir. No me había dado cuenta al estar absorta viendo la película y
la aparición de Sonia me sorprendió.


- Lo siento - balbucee mientras paraba la cinta - Yo, ...
Bueno ...


Sonia estaba también atónita al ver que había descubierto su
secreto. Sacó la cinta del video y la volvió a colocar en su sitio. Yo esperaba
que se cabrease por haber husmeado en sus cosas sin su permiso, pero eso no
pasó. Estaba tan sorprendida como yo pero por motivos distintos, y tan solo
acertó a decir que saliésemos ya. Una vez en el coche permanecimos las dos en
silencio un buen rato. El silencio era muy incomodo y yo decidí romper el hielo
y abordar el asunto directamente.


- ¿Y como es que has trabajado como camara en películas de
porno gay?.


Sonia me miro sorprendida, pero respondió explicandome que
todo se debía a un anuncio que había visto en el periódico, aunque en el mismo
no decían de que tipo de películas se trataba. Al responder a dicho anuncio le
habían contado de que iba la cosa y como no le importaba que se tratase de ese
tipo de películas había decidido seguir adelante con la solicitud de trabajo y
al final la habían aceptado. Y como pagaban bastante bien había seguido
trabajando como camara en mas películas.


- Vaya. ¿Y en cuantas has trabajado?. Porque en tu casa solo
tienes dos.


- Hasta ahora ocho, aunque para la próxima semana tengo otro
rodaje.


- ¿Y la otra cinta? - pregunté yo ya lanzada - ¿Por que te
filmaste?.


- No lo se, la verdad - respondió tras meditar un momento -
Se me ocurrió que seria divertido.


- La verdad es que me ha gustado verte hacer eso - le
replique yo.


- ¿En serio? - preguntó Sonia con cara de satisfacción.


- Si, me ha puesto a mil ver como te masturbabas con ese gran
plátano, pero yo te recomendaría un buen vibrador.


- ¿Tu tienes alguno? - volvió a preguntar Sonia.


- Si, varios. Si quieres te acompaño mañana a comprar uno -
respondí yo.


- No se, tengo que pensarlo.


Toda la noche la pasamos bebiendo y hablando de sexo. Sonia
se destapó totalmente y resultó que estaba realmente cachonda y falta de sexo.
Si por ella fuese se hubiese hecho follar por todos los tíos con los que se
cruzase, pero por una parte su educación y por otra el hecho de que no era una
belleza escultural no le daban esa opción. Yo por mi parte le conté solo parte
de mis correrías sexuales, y le dije que me acostaba con mi mayordomo Stephan y
también con mi prima, pues Sonia no sabia entonces que es un chico, Akiko. Sonia
se quedó alucinada y luego me confesó que envidiaba mi situación. Toda aquella
charla de tema sexual decidió a Sonia para que a la mañana siguiente fuésemos a
un sex-shop para que se comprase un vibrador.


Aquella mañana fuimos las dos al mayor sex-shop de la ciudad,
donde yo había ido numerosas veces a comprar sus productos. Sonia estaba
alucinada ante la gran cantidad de productos que había. Estuvimos un buen rato
decidiendo que juguetes se iba a comprar y al final salio de allí con un surtido
de consoladores con y sin vibración, bolas chinas, estimuladores de clítoris y
otros artículos que era de impresión. Yo por mi parte adquirí varios DVD para
aumentar la colección familiar de películas porno.


Tras las compras fuimos a un restaurante italiano donde
degustamos una opípara comida, regada con una buena cantidad de vino. De hecho
bebimos tanto que cuando salimos del restaurante estábamos bastante borrachas,
aunque era Sonia la mas ebria de las dos. Tras tomar un café para serenarnos un
poco era hora de volver a casa. Fue en ese momento cuando Sonia me preguntó: -
¿Quieres venir a casa para verme probar mis compras?.


Yo me quedé sorprendida pues no esperaba esta pregunta por
parte de Sonia, pero en seguida reaccioné y respondí: - Si tu quieres iré
encantada, pero solo si me dejas jugar a mi también.


Sonia dudó un momento pues le costaba aceptar mi ofrecimiento
no solo de mirar sino también de follar con ella, pero en seguida se decidió
movida por la cachondez que ardía en su interior y me dijo: - Claro que quiero.
Siempre me he preguntado como seria hacerlo con una chica y creo que tu eres la
mejor chica con quien averiguarlo.


En un santiamén nos plantamos en casa de Sonia. Nada mas
entrar en el vestíbulo del edificio comenzamos a besarnos en la boca y a
acariciar nuestros cuerpos por encima de la ropa. Entramos en el ascensor
atropelladamente, y una vez dentro yo le saque un pecho a Sonia de la blusa
mientras ella pulsaba el botón. Me dedique a lamer aquel colosal pecho (Sonia
tiene una medida de pecho de 110), y a mordisquear su enorme y duro pezón. Sonia
gemía de placer y me pedia que le mordiese con las fuerza. Yo seguía lamiendo
aquella gloriosa ubre cuando el elevador se detuvo y súbitamente alguien abrió
la puerta. Se trataba de Martín, el vecino del piso contiguo al de Sonia, un
tipo de treinta años, casado y realmente macizo. El hombre se quedo mirando como
yo lamia a Sonia quien gimoteaba de placer pero a la vez trataba de cubrirse. Yo
me di cuenta de que no estábamos solas y giré la cabeza para ver de quien se
trataba. Al ver que era Martín con un rápido movimiento dejé al descubierto los
dos pechos de Sonia y los agarré apretandolos sin que Sonia pudiese hacer nada
para impedirlo.


-¿ Te gustan las tetas descomunales de tu vecina? - pregunté
a Martín descaradamente.


- Ya lo creo - respondió con una mirada lujuriosa - Ya me
gustaría unirme a vuestra fiestecita, pero soy un hombre con responsabilidades.


- Olvidate de ellas un rato y pasate luego por mi casa - dijo
Sonia resueltamente - Me gustaría que me follases.


Martín estaba alucinando. Por un momento dudó entre la
fidelidad a su atractiva esposa o follar con dos chicas de veinte años y al
final se decidió por lo ultimo diciendonos: - Si, lo haré. Dentro de un rato me
pasaré por tu casa.


Nosotras entramos a trompicones en casa de Sonia y nada mas
entrar Sonia me arrancó la ropa de un tirón. Dejó mi blusa y mi falda totalmente
destrozada, quedandome yo en ropa interior. Sonia se arrodilló delante de mi
mirando con mucho interés mi entrepierna totalmente depilada, y las bragas con
abertura central que vestía. Estaba extasiada al ver como llevaba insertado
dentro de mi coño un vibrador que con un débil y casi imperceptible zumbido
indicaba que estaba en marcha. Sonia se puso en pie y nos besamos enroscando
nuestras lenguas, explorando nuestras bocas. Tras aquel intenso beso, desnudé a
Sonia y fuimos a su habitación con la bolsa de las compras. Sonia se tumbó en la
cama boca arriba y así pude apreciar su potente anatomía. Sonia aunque
corpulenta ya no tenía un gramo de grasa, antes bien sus músculos comenzaban a
estar bastante desarrollados. Me encontraba ante una autentica amazona con un
pecho descomunal que hacia juego con sus voluminosos labios vaginales. Solo me
disgustaba que tenia una abundante mata de pelo rematando su vulva, pero eso lo
solucionaría en un instante.


Cogí los dos juegos de esposas que había comprado y con ellas
inmovilicé sus brazos al esposar cada mano a una de las dos esquinas superiores
del lecho. Entonces cogí una sabana y la rasgué con las consiguientes protestas
de Sonia. Dos de los trozos los usé para inmovilizarle las piernas atandoselas a
las esquinas inferiores de la cama, mientras que otros dos trozos los utilice
para amordazar y vendar los ojos a mi amiga. Una vez de aquella guisa esperé un
rato antes de dar el siguiente paso. Cuando Sonia comenzó a moverse inquieta fui
al cuarto de baño esperando encontrar algo para depilarla y así fue. Cogí un
bote de alcohol de 96º y un trozo de algodón y con ellos fui hasta la cama de
Sonia. Empapé el algodón de alcohol y se lo puse debajo de la nariz a Sonia.
Esta no sabia que estaba pasando y se debatía mas violentamente pero era inútil.
Pase varias veces el algodón sobre su vello púbico y encendí una cerilla. Al oír
el sonido del encendido Sonia se dio cuenta de lo que iba a pasar pero aunque
lucho nuevamente por liberarse no pudo. Acerqué la cerilla al pubis de Sonia y
todo el vello desapareció en una súbita y pequeña llamarada que se desvaneció de
inmediato. Ya estaba depilada Sonia y con tal destreza que la piel estaba
incólume. Entonces quité la venda y la mordaza a Sonia.


- Hija de puta me has quemado - gritó Sonia.


- Calla - le dije a la vez que le daba un cachete en el muslo
- Solo te he depilado, mirate y veras.


Al fijarse en su entrepierna y ver que tenía la piel
perfectamente y notar que no le dolía se tranquilizó. Entonces me coloqué entre
sus piernas y comencé a lamer su dulce coño. Recorría los pliegues de sus labios
vaginales con mi lengua, los separaba profundizando dentro de su vulva para
luego juguetear y lamer su prominente clítoris. Estuve así diez minutos
arrancando a Sonia un par de orgasmos que me proporcionaron una abundante ración
de oloroso y sabroso flujo femenino.


En aquel momento decidí soltar a Sonia. Una vez libre Sonia
se lanzó sobre mi para volver a besarme en la boca y así saborear sus propios
flujos. Cuando sació su sed las dos nos volvimos para coger otros juguetes de la
bolsa. Yo cogí unas bolas chinas mientras que Sonia cogía un grueso consolador
de látex negro. Puestas en posición para hacer un sesenta y nueve yo comencé a
introducir una a una las gruesas bolas en el coño de Sonia. Era dificultoso
porque las bolas eran muy gruesas y Sonia no estaba acostumbrada a dilatar tanto
la entrada de su vagina, aunque poco a poco fueron entrando. Ademas Sonia me
había metido el consolador que tenia en sus manos hasta el fondo de mi útero,
mientras a la vez me lamia solícitamente el clítoris lo que me proporcionaba
oleadas de placer que me hacían difícil coordinar mis movimientos. Aun así iba
metiendo y sacando las bolas, unas veces rápidamente y otras mas despacio
mientras lamia el rezumante coño de mi amiga.


Tras un buen rato de estar jugando así y lograr varias
abundantes corridas mutuas, decidí que era el momento de cambiar de postura.
Tumbé boca abajo a Sonia y volví a inmovilizarla como cuando la depilé. Cogí una
almohada y la coloqué debajo de su vientre para que su culo se alzase un poco.
Así con el culo levantado y las piernas abiertas la vista era estupenda. Me
lancé a saborear su ojete virgen. Lo lamí de arriba abajo, deleitandome en el
canal de los gluteos para luego ir penetrando dentro del agujero negro con mi
lengua. Aunque fue difícil logre meter mi lengua dentro de tan angosto túnel e
ir adentrandome en él hasta que ya no pude mas. Moví mi lengua en su interior
lamiendo totalmente las paredes de su recto, degustando el sabor del interior de
mi amiga y logrando extraer algunos restos de sus heces que degusté sin dudar.
Todo aquel tratamiento estaba volviendo loca a Sonia que se había corrido con
tal intensidad que parecía que se acababa de orinar. Entonces cogí el vibrador
mas grande de todos los que habíamos comprado, el cual ademas tenía arnés y otro
vibrador para que lo usase quien llevase el arnés. Me metí mi vibrador y me
ajusté el arnés fuertemente para asegurarme una buena sujeción. Abrí las nalgas
de Sonia separandolas todo lo que me fue posible y coloqué la punta del dildo en
el ojete de Sonia. Esta notó que se trataba de un vibrador realmente grueso y
entonces me dijo: - Ponme el bozal y revientame el culo.


Yo así lo hice, saqué de la bola una mordaza de bola y se la
puse en la boca a Sonia. Una vez amordazada volví a apuntar el consolador a su
ano y apreté con fuerza. Apenas entró un poco el extremo del vibrador, pero
Sonia cerró los ojos de dolor y lanzó un aullido que fue ahogado por la mordaza.
Sin darle tregua di un nuevo empujón mas fuerte que el anterior y logré meter el
vibrador de 22 centímetros de largo y 8 de diámetro hasta su base. Sonia dio un
nuevo alarido y aquel sonido gutural llenó la habitación. Gruesas lagrimas
resbalaban por las mejillas de Sonia, aunque en su boca, a pesar de la mordaza
se dibujaba una sonrisa, así que decidí quitarsela.


- Vamos, Sabrina - me animó Sonia - Rompeme el esfínter.


Yo comencé a bombear con fuerza, sintiendo como mi vibrador
entraba dentro de mi, abriendo cada vez mas el ano de Sonia. Después de un rato
de follar así el culo de mi amiga saqué por completo el vibrador, dejando a la
vista un precioso cráter rojizo en el centro del culo de mi amiga, salpicado por
restos de su mierda y cubierto de su propia sangre. En aquel momento llamaron a
la puerta y sin vestirme y con el vibrador en la cintura fui a la entrada del
piso. Al mirar por la mirilla vi que se trataba de Martín.


- Hola, Martín - dije yo al abrir la puerta - ¿Vienes a
unirte a la fiesta?.


- Si - respondió Martín mientras me devoraba con su mirada -
Estoy deseando hacerlo con vosotras.


-Te equivocas - le corregí yo - La agasajada en esta fiesta
es Sonia, será con ella con la única que folles.


-Esta bien, no me importa - dijo Martín mientras se desvestía
a toda velocidad de camino a la habitación.


En cuanto entró en la habitación y vio a Sonia atada boca
abajo con el culo recién desvirgado se lanzo a lamer aquel abierto y magullado
ano. Lo lamio de arriba abajo dejandolo totalmente limpio y listo para ser
follado de nuevo que fue lo que a continuación hizo. Martín metió de un golpe su
polla de 20 centímetros sin que le costase después de la dilatación que yo le
había hecho a Sonia. Yo por mi parte me coloque detrás de Martín y le metí el
vibrador a Sonia en el coño, proporcionandole así a mi amiga la posibilidad de
disfrutar de un sandwich por primera vez. Tanto Martín como yo nos aplicamos a
la gozosa tarea de perforar los agujeros de Sonia, esfuerzo que ella agradecía
emitiendo gemidos y alaridos de placer, que enmarcaban los momentos en que ella
obtenía un orgasmo. Tras varias corridas de mi amiga y un para propias le llego
a Martín el momento de vaciarse y así lo hizo inundando el recto de Sonia. Fue
una corrida muy abundante, tanto que comenzó a rebosar en el culo de mi amiga,
derramandose sobre sus muslos y las sabanas. Cuando me acerque a beber tan
preciado néctar resultó que Sonia dejo escapar sus gases, debido a la reciente
sodomización con la curiosa consecuencia de que todo el semen almacenado en su
culo salio volando y aterrizo en mi cara. Yo me relamí todo lo que pude para
saborear la esencia de Martín, pero no pude disfrutarla en solitario porque para
mi sorpresa nuestro compañero de juegos comenzó a lamerme la cara para probar
así él también su semen.


Tras esa follada la fiesta continuó porque Martín soltó a
Sonia y le dio la vuelta con animo de catar también su coño. Yo me aparte y
comencé a meterme el extremo del vibrador con arnés con el que había sodomizado
a Sonia. Martín le follaba a conciencia el coño a Sonia mientras que a la vez le
apretaba sus inmensas tetas estirando sus pezones al máximo. Todo aquello hacia
que Sonia enloqueciese de placer, aumentando de intensidad sus gemidos, hasta
que llego un momento en el que comenzó a gritar de puro placer.


- Vamos Martín jodeme toda, revientame el coño - gritó Sonia.


Martín estaba asombrado por la reacción de Sonia quien no
parecía controlar sus actos en absoluto y este reaccionó dandole un cachete en
la cara a Sonia mientras decía con voz ahogada: - Calla, joder. Que mi mujer
esta en casa y se va a enterar.


La consecuencia del cachete de Martín a Sonia fue aun mas
sorprendente. Esta empezó a pedirle que le pegase mas y mas fuerte. Como Martín
no lo hizo así Sonia volvió a gritar como antes, logrando que entonces Martín
volviese a darle una floja bofetada, pero eso no satisfacía a Sonia y continuo
gritando hasta que Martín le dio una bofetada mas fuerte. Sonia gimió mas tras
la bofetada y reclamo que continuase con ellas. Martín convencido de que Sonia
quería aquello le dio un para mas de bofetadas procurando no pasarse de duro,
pero entonces Sonia volvió a gritar aun mas fuerte con la evidente intención de
que todo el mundo se enterase de que su vecino se la estaba follando. Martín en
respuesta le dio una bofetada que hizo restallar el aire de la habitación,
movido por la indignación, y en cuanto apartó la mano vimos que un poco de
sangre salia por la comisura de los labios de Sonia, la cual estaba sonriendo y
acababa de tener un orgasmo tal que se había meado de gusto aun con la!


polla de Martín alojada en su coño. Martín se corrió a
continuación en el interior de mi amiga y se volvió a casa preocupada por si su
mujer se habría enterado de los gritos de Sonia.


Después de toda aquella sesión de sexo nos duchamos juntas y
Sonia me dijo que le había gustado mucho todo aquello sobre todo cuando había
estado atada y yo la sodomice y la depile con la cerilla y cuando Martín le pego
a la vez que le abría el coño a pollazos. Resultaba así que Sonia tenía una
tendencia masoquista muy interesante y que podía explotar a fondo. En aquel
momento me plantee si debía tratar de integrarla en el circulo familiar para que
pudiésemos disfrutarla todos, pero decidí que no. Si así lo hacia mi padrastro
asumiría su dominio también sobre ella y ya no seria una esclava exclusivamente
mía, con todo lo que ello suponía, pues como a mi padre no le gustan los
tatuajes o las marcas no podría marcarla, y si bien eso no me había molestado
cuando me lo prohibió hacer con mi criada Ludmilla, en aquel caso era distinto.
Quería tener a Sonia a mi completa disposición sin interferencias para así poder
marcarla y hacer con ella cuanto me apeteciese.


Me despedí de ella con un largo beso y la promesa de que
volveríamos a tener sexo y pronto, la cual se materializó antes de lo que yo
pensaba. Aquella misma tarde me llamó Sonia para decirme que me invitaba a pasar
el fin de semana en su pueblo. Yo sabia que ella iba a ir allí aquel fin de
semana con bastante antelación y ya entonces no me había dicho nada. En cambio
ahora me invitaba a ir, lo cual evidenciaba que lo hacia porque estaba deseando
repetir. Yo acepté sin dudar y quedamos para salir hacia su pueblo a la mañana
siguiente muy temprano.


A pesar de la temprana hora de partida la cosa se complicó
porque durante toda la mañana estuvo lloviendo y ademas a mitad de camino una de
las ruedas pinchó. Cambiar la rueda bajo la lluvia en la parcialmente embarrada
carretera fue un asunto bastante penoso de manera que cuando llegamos a la casa
de Sonia estábamos empapadas y sucias y tan solo deseábamos darnos un baño. Al
llegar a nuestro destino resultó que los padres de Sonia no estaban, y no
volverían hasta el día siguiente, pero si estaba su hermano, Jorge, un chico de
16 años, alto, musculoso y muy atractivo que nada mas llegar me devoraba con la
mirada a pesar del lamentable estado en el que llegamos.


Sonia me mostró mi habitación y se dirigió a la suya a darse
un baño. Yo lo primero que hice fue quitarme el vibrador que llevaba como
siempre metido en el coño, desnudarme y entrar al baño a orinar. Una vez sentada
en el retrete me di cuenta de que no era lo mas apropiado dejar el vibrador
sobre la mesilla de noche, como había hecho, de manera que en cuanto termine de
orinar y sin siquiera limpiarme las gotas que mojaban mis muslos me dirigí de
nuevo a la habitación. Antes de abrir la puerta oí ruido en el interior de la
habitación, no sabia quien podía ser de manera que no abrí la puerta de golpe,
sino que muy discretamente abrí una rendija que me permitiese mirar dentro. Allí
me encontré a Jorge lamiendo mi vibrador y masturbandose. La escena era
preciosa, ver a aquel chico cachas masturbar su depilada y larga polla mientras
lamia e introducía en su boca mi vibrador me puso a cien. Necesitaba una buena
polla enseguida y frente a mi tenia una estupenda así que era el momento!


de pasar a la acción.


- Así que te gusta chupar pollas - dije a Jorge mientras
entraba en la habitación sorprendiendole en su acción.


- Yo, esto no es lo que crees - dijo Jorge - Lo he hecho
porque olía y sabia a ti.


Su respuesta tenia sentido hasta cierto punto pero la
destreza que había mostrado al lamer el vibrador, haciendolo como si fuese una
polla de verdad y el hecho de que el chico estaba totalmente depilado me indujo
a pensar que era homosexual.


- Venga ya. Te he visto como lo chupabas y eso demuestra
practica en mamar pollas, y ademas tu aspecto es el de un gay cachas, con tanto
músculo y totalmente depilado.


El chico se quedo un poco cortado y de sopetón me dijo: - Si
es verdad que tengo experiencia en chupar pollas, pero los músculos y la
depilación se deben al entrenamiento de natación. Adema también me gustan las
chicas.


Aquella revelación me complació, y entonces me di cuenta de
que Jorge estaba mirandome muy atentamente porque estaba desnuda, cosa de la
cual no había sido consciente al entrar en la habitación para sorprenderle.


- Así que eres bisexual. Entonces te gustara lo que ves - le
dije yo retadoramente.


- Ya lo creo - respondió el sin dudar.


- ¿Te gustaría probar esto? - pregunté a Jorge mientras me
giraba para mostrarle todo mi cuerpo.


- Si - me dijo él acercandose a mi.


- Lo harás si eres obediente y haces todo lo que yo te diga -
le repliqué yo mientras le detenía.


- Haré lo que desees, todo en absoluto - dijo el con
convicción.


- Genial. Empieza por lamerle el coño - le ordené.


Jorge se arrodilló entre mi piernas y aplico su lengua a
lamerme la entrepierna. Aun cuando podía ver las gotas de orina resbalar por mis
piernas Jorge no se detuvo ni dudo un momento, se lanzó a lamerle a fondo,
empezando por los muslos para así limpiarlos de mi orina. El chico sabia lo que
hacia pues era muy hábil a la hora de comerme el coño. Alternaba perfectamente
sus lamidas sobre mis labios vaginales, con las succiones del clítoris y con sus
intentos de perforar mi vagina con su lengua, proporcionandome un intenso
placer. El condenado logro que me corriese un par de veces en un cuarto de hora.


- Eres muy bueno - le dije yo tras mi segundo orgasmo - Ahora
te recompensare por tu habilidad.


Hice que se tumbase boca arriba en la cama con las piernas
alzadas y separada hasta que casi llegaron a tocar su pecho. Así tenia fácil
acceso a su polla, sus cojones y su ano. Comencé lamiendo aquella larga y
estrecha polla, pues aunque medía 26 centímetros de largo su diámetro tan solo
era de 4 centímetros. Alternaba introducciones profundas del falo de Jorge,
cuando llegaba a metermela toda dentro, con lamidas de su capullo y con pequeño
mordiscos en su prepucio. Ademas cuando me la metía a fondo sacaba la lengua
para con la punta de ella lamer los endurecidos cojones del chaval, pasando
luego a intentar introducir la punta de la lengua en el agujerito de la uretra.
Luego pasé a lamer e introducirme los huevos del chaval, realmente deliciosos
sin un solo pelo que incordiase, para terminar dedicandome a lamerle el ano a
Jorge. Como tenía el culo ya estrenado no me costó demasiado meter mi lengua
dentro y follar con ella al hermano de mi amiga. Todo aquel tratamiento tenía al
chico a punto de estallar y cuando noté que estaba próxima la corrida hice que
proyectase sus piernas hacia su cuerpo hasta que arqueo su espalda, quedando su
polla apuntando hacia su cara. En ese momento le metí mi vibrador en el culo de
un solo golpe y el chico se corrió con gran intensidad, aterrizando toda su
corrida en su cara y boca. Sin necesidad de decirle nada el se limpio la cara
con la lengua, y donde no alcanzó con las manos lamiendo luego su semen de
estas.


Jorge me miró con cara de adoración y esperando cual sería mi
próxima orden. En aquel momento lo que me apetecía era sentir una buena polla en
mi interior así que sin molestarme en quitarle el vibrador del culo, le senté en
la cama y yo me senté sobre él metiendo su polla en el culo hasta que topé con
sus cojones.


- Oh, ha entrado con facilidad, pero aprietas mucho, ¿acaso
es tu primera vez? - me preguntó perplejo.


- En absoluto, lo he hecho muchas veces y con pollas y otras
cosas mucho mas gordas, si aprieto es porque contraigo a voluntad los músculos
del ano, para así disfrutar mas - le expliqué yo.


- Así que eres capaz de abrir el culo mucho más, me gustaría
poder verlo, por favor - me rogó Jorge.


- Quizás luego si te portas bien puedas verlo, y si eres
realmente un esclavo obediente te enseñare a manejar los músculos de tu ano como
desees.


Jorge ante la oferta realizada se aplicó con mas ímpetu que
antes, si cabe, a la tarea de follarme el culo. Se movía con brio y fuerza para
percibir con mas intensidad la presión que mi recto ejercía alrededor de su
verga, todo lo cual aumentaba mi placer. A la vez con una mano comenzó a
apretarme los pechos y con la otra a juguetear con mi clítoris aumentando las
sensaciones placenteras que me invadían.


Estábamos en esas cuando advertí que la puerta de la
habitación no estaba totalmente abierta y que por la rendija podía vislumbrar la
sombra de alguien que estaba acechando. Sin que ni Jorge ni quien estaba tras la
puerta lo esperase me levante de golpe y corrí hasta la puerta, donde me
encontré con Sonia quien se estaba metiendo un vibrador mientras veía como su
hermano y yo follábamos.


- ¿Desde cuando llevas espiandonos? - pregunté yo.


- Desde que empezaste a chuparle la polla a Jorge - respondió
Sonia un tanto cortada.


- Y no te has atrevido a entrar y participar - dije yo
fingiendo sorpresa - Vamos mujer pasa que lo estas deseando.


- No, Jorge es mi hermano y eso no está bien - replicó ella.


Yo decidí utilizar mi faceta mas dominante y le di un bofetón
a Sonia mientras tiraba de ella hacia el interior de la habitación y le decía: -
Calla y obedece.


Sonia obedeció y no ofreció resistencia. Se quedó de pie
frente a su hermano mirando embelesada su enhiesto pene y el vibrador que le
abría el culo. Yo me puse a su lado y la obligue a que se agachase frente a él
sin que ella hiciese nada para evitarlo. Sonia seguía mirando aquella larga
polla sin pestañear y podía ver como el deseo luchaba en su interior por
aflorar.


- Vamos Sonia, chupa esa preciosa polla. No dudes mas y
obedece - le dije yo en tono autoritario.


Sonia se rindió y se metió la polla de su hermano en la boca.
Comenzó a chupar como una desesperada, parecía que le iba la vida en aquella
mamada. Jorge estaba sorprendido al ver como su hermana le chupaba la polla con
tanto ardor. Yo me senté frente a ellos y comencé a meterme dedos en el coño,
que estaba totalmente húmedo. Sonia lograba tragarse aquel mástil en su
totalidad y jugueteaba con su lengua para lamer los huevos depilados de su
hermano. Ver aquel espectáculo me estaba poniendo muy cachonda y me metí todo el
puño. Mi puño se deslizaba en mi interior húmedo con facilidad, pudiendo
percibir todos los pliegues de mi interior.


Los dos hermanos se animaron a la vista de mi actuación y
cuando ordené a Sonia meterse la polla de su hermano en el culo, obedeció sin
perder un segundo. Jorge estaba encantado sodomizando a su hermana, mientras que
esta notaba como aquella larga polla le entraba hasta el fondo, invadiendo sus
intestinos y proporcionandole un intenso placer. Sonia subía y bajaba con su ano
abierto con gran rapidez, gimiendo cada vez con mas intensidad a medida que se
aproximaba al orgasmo. Sus gritos se fueron uniendo a los bramidos de su hermano
hasta que los dos se corrieron con un estruendo increíble. Jorge derramó una
gran corrida en el culo de su hermana y en cuanto sacó su pene del interior del
recto de su hermana, su semen se deslizó por los muslos de Sonia. Jorge no
perdió un momento y limpió su corrida de los muslos de Sonia. Esta por su parte
se quedó quieta, hasta que le dije que limpiase la polla a su hermano. Así se
dispuso a hacerlo, pero cuando vio que estaba totalmente cubierta por sus heces
se detuvo en seco. Yo insistí pero seguía dudando, así que decidí darle un
acicate. Cogí el cinturón de su hermano y le azoté la espalda un par de veces
mientras la compelía a chupar aquella polla sucia. Sonia obedeció y se la metió
en la boca chupandola de arriba a bajo sin olvidar ni un milímetro, tragandose
todo lo que recogió en su boca. Entonces se pusieron entre mis piernas y entre
los dos me dieron una lamida a dúo de mi coño y mi culo que me proporcionó un
orgasmo de primera.


Ese fue el primer polvo que echamos en aquel fin de semana. A
lo largo de esos dos días follamos todo cuanto pudimos, demostrandome los dos
hermanos sus docilidad, lo cual acabó llevandoles a ser mis esclavos. Una vez
sometidos hemos disfrutado mucho de esa relación y después de un tiempo los
presente a mi familia, aunque eso lo contare mas adelante, para ser exacta
después de los dos meses de vacaciones que me voy a tomar.


CONTINUARA.....


Mi dirección de correo es
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO. Si
queréis escribirme o intercambiar fotos de toda clase de práctica sexual no lo
dudéis.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Todo en familia (05)
Leida: 889veces
Tiempo de lectura: 23minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























- Entra ya !!


y




confeciones mi novio me cojio toda la noche con sus amigosPorno relato amor filial bdlol.rume manosran y me exito relatoRelatos porno de sexo con maduros el comerciante 3 (la fiesta parte 1) parma-build.rurelatos porno me encantó que mi padrastro me desvirgara desde los 7añitosJUGANDO site:parma-build.rurelatos eroticos secretos inconfesables de una madre champino puede centarse por tremenda polla en el culobdlol.ru nena 2 maduraRelatos porno amor filial el despertar del placer con mi pequeña hija 2 bdlol.rusexo relato jugando con mi pequenaSolita con el novio de mama relatosme manosran y me exito relatoRelato porno pablo y laurami prima me dice que no la saque relatos xxx/relato35015_alquilando-a-mi-hija-15---Lina-y-su-papa-en-casa.htmlla inocente Ara pachondojorange.ru sobrinitaPorno relatos mi marido se folla a mis hijas bdlol.rurelatos eróticos mis sobrinitas de ocho despues de la escuelaRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.ruJUGANDO site:parma-build.ruamor filial nueras calientes para leeren la dulce espera (relatos eroticosRelatos eróticos alquilando a mi hija mijail linaAnécdotas de una site:parma-build.rumi perro me lamio el peneRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.rurelatos eroticos mi mama maribelporno mujer dando de mamantarrelatos eróticos de amor filialRelatosporno mecoji a una madre solterajorange.ru sobrinitarelatos heroticos control mental clases de matematicasRelatos porno de amor filial bebiendo con mi madrerelató duchando a mi pequeña sobrinaPorno relato me amor filial jorange.rumely de nuevo misrelatospornoPorno relato me amor filial jorange.rurrelatos preñadas primera bes analInfiel con el profesor de gym relatosrelato fresa violada por albañilRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.runina site:parma-build.ruanita site:parma-build.rurelatos de amor filial mis hijita en las piernas de papáRelatos Enamorada de mi padre desde pequerelatos porno amor filial incestorelatos gay profesor papaRelatos porno amor filial bdlol.rurelato nuemro 9 del abuelito aprovechadocojiendo a esposa remilgosa relatosrelato erotico incesto hija shortsito lycrarelatos eroticos calzoncito baño nenarelatos de incesto mi papa albañilyo soy jessi pornocuentos eróticos,anabel sus grandes tetas y sus caderas sensuales en la reunión ....el profesor site:parma-build.rupanty perdida relatoAmo a mi yernomi tio me envia texto parafollarme relatoRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.rurelatos eroticos esposa y yo cuidando sobrinasrelatos amorfilial sexosintabues.compornoabierto site:parma-build.rume bañaron relatoRelatos de putos humilladosalquilando a mi hijacura site:parma-build.ruRelatos eróticos soy venezolana y me gustan los güevós grandes y gruesosno me importa el tamaño del pene todos me caben relatos xxxPorno relato incesto puro jorange.ruPorno relato amor filial de buelta en la finca jorange.ruRelatos porno de amar filial mi hija de 11 para dos bdlol.rurelatos porno anal leche nenitaoRelatos porno de amor filial hice feliz a mi hijoRelatos porno amor filial andrea mi muñequita bdlol.ruRelatos porno amor filial mis memorias (2) bdlol.ruPorno relato de buelta en la finca bdlol.ruRelatos porno amor filial mi amigo mis sobrinas y yo bdlol.ruiglesia site:parma-build.ruPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.ru