Relato: Dulce niña, bella madre-2



Relato: Dulce niña, bella madre-2

Recuperada la calma, cubrí de besos su linda carita y le di las gracias por haberme hecho gozar.
-Gracias a ti Juan, tienes una verga deliciosa y quiero casarme contigo.
¡Ah, con la nena! ¡Tenía cada ocurrencia!
Ahora quería ser mi esposa. Pero no se reía cuando me lo dijo así que preferí cambiar de tema.
Vamos a lavarnos muñequita que ya es tarde y no nos vayan a sorprender tus padres.
Se levantó y me dio un fuerte beso en la boca. Luego fue al baño a lavarse y ponerse el calzón ya que lo habíamos dejado allí.
Lavé la colorada cabeza de mi verga en el lavadero mientras ella se limpiaba los restos de leche que salían de su vagina.
-No quisiera que te vayas Juan. Porque no te quedas a esperar a mis padres y así me haces compañía un poco más.
En realidad no habían transcurrido ni treinta minutos desde mi llegada. Y como también tenía ganas de disfrutar un poco más de la muñequita se me ocurrió un plan.
Llamé a Susy y le conté que dos hombres de mal aspecto habían tocado la puerta de la casa y que se sorprendieron cuando el que les atendió fue un adulto. Le expliqué que al parecer sabían que Estefanía estaba sola y se llevaron un chasco al verme.
Y el plan dio resultado. Asustada me suplicó que hiciera compañía a su hijita hasta que ellos llegaran y que no tardarían más de una hora en volver.
-Eres muy listo-me dijo la nenita – Me ha dado hambre ¿Quieres comer algo?
Vaya con la nena. Si hasta en eso parecía una mujercita de más edad.
Está bien pero yo te invito. – Fui a una bodega cercana y compre unos dulces junto a una botella de Coca-cola.
Cuando regresé ella ya había copiado la tarea de mi hijo en un papel y me lo entregó orgullosa de haber ganado un tiempo precioso.
Trajo dos vasos y luego de servirnos se acomodó en mi pierna sentándose a horcajadas en ella. Su faldita se le remango y mientras comía se movía como columpiándose.
¿Te gustó estar conmigo Juan?
Sus ojitos me miraban curiosos tratando de leer mis pensamientos.
¿Gustarme? Me has enloquecido de placer Estefanía. Pero, ¿Cómo siendo tan pequeña sabes tanto de sexo?
Desvió su mirada un poco incómoda.¿ Me juras que no se lo vas a contar a nadie?
-Te lo juro-dije solemnemente.
La Historia de Estefanía
Todo empezó el año pasado. Roberto, mi primo que vive con nosotros siempre se sentaba en la computadora por largas horas.
Siempre que entraba al cuarto para pedirle que se saliera y me dejara jugar, él se ponía nervioso y le veía que cerraba las páginas que estaba viendo.
Un día que nos habíamos quedado solos él se encerró en el cuarto de la computadora. Como la puerta tiene un huequito por donde se mete la llave, me puse a espiarle.
Grande fue mi sorpresa cuando vi que estaba sentado pero tenía su pene en la mano. Era la primera vez que se lo veía y me pareció enorme.
Miraba la pantalla mientras se estrujaba el pene moviéndosela de arriba hacia abajo.
Me pareció que se estaba haciendo daño pues su cara estaba contraída y sudorosa.
Preocupada de que algo malo estuviera pasándole ingresé al cuarto sin darle tiempo a nada.
Mi rápida entrada no le permitió ocultar lo que estaba viendo en la computadora. Me acerqué y por primera vez pude ver lo que llaman una película pornográfica.
Asustado y sin guardarse su pene me cogió de los brazos y me suplicó que no se lo contara a mi mamá.
Pero eso no había pasado por mi cabeza. En mi colegio hay una niña que siempre me había hablado que ella veía ese tipo de películas y que le producían un calorcito rico en su vagina.
Así que le dije que no diría nada pero tenía que dejarme ver la película con él.
Mi primo aceptó contento. Como había una sola silla me pidió que me sentara en sus piernas.
Acomodó su aún duro pene entre ellas y sentí la cabeza frotarme mi conchita.
En la película dos negros metían sus enormes penes en la vagina y el culo de una rubia de enormes tetas.
Al parecer le estaban dando mucho placer pues gemía y pedía que se la metan más y más.
Al ver esa escena recordé lo que me había dicho mi amiga Alexandra y comprobé que era verdad. Un delicioso calorcito me recorrió el cuerpo. En mi conchita sentí un cosquilleo que me estremeció.
Pero mi primo no permaneció inactivo. Sin pedirme permiso arremango mi calzón y por un costadito empezó a frotar la cabeza de su pene con mi conchita.
En la pantalla la rubia se había metido un pene en la boca y lo chupaba con avidez. No sé porqué pero en ese momento desee también tener uno para chupar. Imaginé que tendría un sabor delicioso porque lo lamia como si fuera un rico helado.
Mi primo cada vez más audaz, había subido mi polito y manoseaba mis pezones dándome unas cosquillas que lejos de fastidiarme o hacerme reír, me producían un placer hasta entonces desconocido.
¡Deja que lo meta a mi boca! Le pedí, pues suponía que era bien rica, ya que la rubia parecía disfrutar mucho mamándosela a los negros. Sin esperar su aprobación, me agaché entre sus piernas y empecé a lamerle y chuparle el pene tal como lo hacía la chica.
Sentí un sabor salado pero no desagradable; sin embargo el olor que despedía me hizo sentir un cosquilleo entre las piernas mucho más intenso que al mirar la película. Sentía mi calzón mojado como si me hubiera orinado y mientras se la mamaba me lo quité y lo tiré a un rincón.
Sintiendo que estaba por eyacular mi primo me hizo sentar nuevamente entre sus piernas. Bien lubricada y ya sin la molestia del calzón, la cabeza de su pene se alojó con facilidad en la entrada de mi coñito virgen.
Mis muslos estaban bien abiertos y ahora sentía que la cabeza se introducía un poco más haciéndome un cosquilleo divino. Me concentré en la película, pues la rubia estaba siendo penetrada por sus dos agujeros y gozaba desenfrenadamente pidiendo que la penetren con más fuerza. Mi primo me había sujetado de la cintura y me subía y baja sobre la cabeza de su pene produciéndome una sensación muy, pero que muy rica.
Ahora la rubia se las chupaba a los dos negros y se me hizo agua la boca imaginándome que era yo la que se los mamaba.
-Aaaaaayyyy!!!
No pude evitar lanzar un grito. Mi primo había introducido su pene en mi conchita y me había causado un dolor agudo. Se quedó quieto un instante mientras yo sentía palpitar su dura verga en mi interior trasmitiéndome unas sensaciones agradables haciéndome olvidar el dolor del rompimiento de mi virginidad.
A pesar de lo adolorida que estaba, me imaginé que era la verga de uno de los negros. Me incliné hacía adelante y mi primo empezó a mover su pene dentro de mí. El dolor desapareció como por arte de magia y fue reemplazado por un cosquilleo enloquecedor. Pero cuando más a gusto estaba, mi primo me mordió la nuca sin hacerme daño y empezó a convulsionar. Dentro de mí pude sentir los chorros de esperma que eyaculaba disfrutando de haberme arrebatado mi virginidad.
Yo sentía que mi cuerpo ardía y quería seguir moviéndome sobre su pene, pero se le había puesto flácido y se escurrió fuera de mi vagina sucio de sangre y semen.
Viendo mi excitación, se arrodilló entre mis piernas y limpiándola con su camisa me empezó a comer el coñito deliciosamente.
Su lengua parecía una mariposa aleteando suavemente sobre mi sexo ardiente. Pero lo que me hizo estallar llevándome hasta el cielo fueron sus dedos. Metió uno en mi vagina y el otro en mi culo y me imaginé que eran los negros que me estaban clavando sus dos vergas ya que empezó a meterlos y sacarlos rápidamente haciéndome conocer la divina sensación de mi primer orgasmo.
Desde ese día, hacíamos el amor a cada rato. Me enseño a mamarle la verga y tomarle toda su leche; aprovechábamos cualquier oportunidad para que me la meta. Cada vez que nos quedábamos solos veíamos todo tipo de películas porno y me gustaba chuparle su pene que después de ver los vergones que tenían los actores ya no me excitaba tanto y anhelaba tener una de ellas para chuparla y meterla en mi cosita.
Por eso sentí curiosidad cuando tu verga me frotó al saludarnos. En ese momento me acorde de las vergas de las pelis porno pues la sentí enorme. A propósito te seguí al baño y observé cuando te la sacaste para orinar.
Al verla pude constatar que era tan grande como la de los negros y ante la posibilidad de hacer realidad mi fantasía perdí la cabeza; y lo demás ya lo sabes.
¿Y si yo te rechazaba?-Se ruborizó y sonriendo dijo:”Ni por un momento consideré que pudieras hacerlo”
Antes de concluir su relato ya había terminado de comer y había liberado mi pene.
Entre chupadas y lametones terminó la excitante historia de su iniciación.
Le quité su ya arrugado calzoncito y me di a succionarle la conchita que estaba lista para ser penetrada nuevamente.
Regresamos a la cama y ahora fue ella la que quería ensartarse en mi verga.
-¡Oh Dios! ¡La quiero toda adentro Juan! –me dijo estrujándola ansiosamente.
¡Qué manera de gustarle la verga a esta criatura! Las palabras se atropellaban en su boca por lo ansiosa que estaba.
Se la acomodé en la dilatada entrada y centímetro a centímetro se la fue engullendo.
Su carita resplandecía de belleza. De sus labios entreabiertos se deslizaban gotas de saliva. Sus ojitos estaban cerrados y su mente y cuerpo estaban saboreando el grosor y dureza de ese monstruo que la penetraba.
Cuando por fin mi verga alcanzó el fondo de su matriz, tuve que sostenerla de la cinturita para que el resto no la lastime. Empezó a cabalgarme moviendo su cabecita en un frenesí salvaje. Su largo cabello castaño se le había desatado y le caía en cascada sobre su sudorosa y congestionada carita.
¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! ¡Te amo! ¡Te amo! – gritaba sin dejar de mover su pequeño trasero con rapidez.
A pesar de lo que ya habíamos gozado la pequeña alcanzó el orgasmo rápidamente y yo tampoco pude resistir mucho tiempo pues su pequeña vagina me aprisionaba el pene frotándomelo maravillosamente. Y exploté en su interior mientras la jalaba para comerme su boquita y beberme la saliva que escapaba por ella.
Solo el que alguna vez ha disfrutado de una vagina estrecha puede comprender el placer que me proporcionaba esta hermosa criatura.
Mi verga aún continuaba aprisionada en su interior. La pequeña yacía agotada encima de mi cuerpo y sus labios me daban dulces besos en el pecho. ¡Oh Juan tu verga me ha hecho gozar mucho!-murmuró suavemente.
-Igual que la de tu primo seguramente princesa-le dije para ver que decía.
Levantó su cabecita y me miró con cariño- Nada que ver con la de él. Ni bien me la mete ya se está vaciando y a mí me deja con las ganas. Es la primera vez que alcanzo un orgasmo con una penetración pues él me hace llegar con su boca.
Nuevamente nos fuimos a asear y después pusimos en orden la cama. Limpiamos los restos de semen del piso y nos sentamos en la sala a conversar.
-Cuéntame de tu amiga Alexandra-le pedí.
Ella es mi compañera de colegio y creo que tú la conoces-
-Sí pero quiero que me cuentes como es ella y que es lo que sabes de sus costumbres.
-Mira de ella tengo mucho que contarte y mi mamá ya debe estar por llegar. Mejor dime cuando voy a volver a verte.-
Era cierto, con la curiosidad no me había fijado la hora.
-Para vernos eso depende más de ti que de mí muñequita. Tú sabes que yo hago movilidad a algunos alumnos del colegio y sería bueno que te pudiera movilizar a ti también.
Se quedó pensando un momento y después la carita se le iluminó de alegría.
-Dalo por hecho. Mi papá ya está cansado de irme a recoger y le voy a decir que te contrate.
Yo no me sentía tan seguro pero le di el beneficio de la duda.
Me cogió de la mano y me la apretó fuertemente.
-A partir de ahora voy a ser tu mujer y mi primo no me va a volver a tocar-
En verdad que sus palabras me asustaron un poquito. No parecía una niña de diez años hablándome sino una mujer enamorada.
La abracé y besé emocionado.
-Tienes que jurarme que no se lo vas a contar a nadie princesita-le pedí un poco preocupado.
-Te juro que será nuestro secreto mi amor-respondió muy segura de sí misma.
Continuará…..



Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 3
Media de votos: 10.00


Relato: Dulce niña, bella madre-2
Leida: 21731veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados






























relato mi buelo mi devirjoPorno relato mi hija jimena bdlol.ruPorno relato amor filial de buelta en la finca jorange.ruanita site:parma-build.rurelatos xxx preste a mi esposaConfeciones eroticas como converti en la putita de el amigo de paparelatos eroticos Yo comense la bromaNieto gay y su abuelosexoeroticopequena site:parma-build.rurelato incesto mi esposa y mi hija pequeñarelatos eroticos infiel solo se dioLa tia meche me saca la leche con fotosNo soy tan puta (2) site:parma-build.rumi tio me envia texto parafollarme relatojorange.ru sobrinitarelatos xxx hipnosis siete bdlol.Rurelatos porno mi hermano y su mujer viven con migorelatos xxx casting de mi hijanena jugando en él parque relatospornoconfesor site:parma-build.rurelatos porno mi esposa y su expornorelatos, en el bus con la hijita de mi vecinaporno sobrina exhibicionitaRelato mujeres siendo castigada por el marido con nalgadaSorpresa soy tu hijo pornoNunca habia visto un caballo excitado historias eroticasrelatos xxx me cogen mis alumnoszoo-bisex-orgia parteHistorias de sexo con mi primitarelatosnada como los cuernos pornnene tienes la concha muy serrado Argentina cojiendo llorandorelatos xxx estaba demasiado excitada con sus cariciasla posesion mindmasterstoriesRelatos porno ya soy grandre bdlol.rurelatos calientes carajitas de primariaal cuidado de mis lindas sobrinas 2 relatorelatos vagina sabor orinarelatos besame el clitorisRelatos con yumbinarelatos xxx abro la puerta pensando que era mi esposorelatos eróticos de amor filialme masturbo mi comadre relatosrelatos xxx le regale ropa ami hijaRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.ruRrelato de mi primera ves pornovi como mi papa folla a la perra xxx relato zoofiliami suegra ocupa el lugar de mi difunta esposa rrelatostango porno: con pijudos filialrelatos eroticos calzoncito baño nena/relato8982_Torturas-mortales-(IV).htmlrelatos mi culona suegra 7Relatos porno amor filial padre soltero bdlol.ru3 relato gay maicol y carlitos su primomi papito me da la lechita de su vergota relatos de incesto no consentidoscuento porno mi esposa en el geriátricorelatos eroticos el inquilino de mama'inocencia site:parma-build.rudiario site:parma-build.rurelatos xxx me hize amiga de mi hijaPorno relato mi vida de soltero 2 jorange.ruesposa arquitecta relata infidelidad con dotado compañero de trabajoRelatos porno de amor filial hijo metemela toda tu vergapapá folla a mamá y después el restorelató porno monto la verga de mi sobrino enfrente de su mamárelato erotico mi madre mi amor mi pasiónnene tienes la concha muy serrado Argentina cojiendo llorandoRelatos porno de amar filial abuelo aprovechado 3 bdlol.ruCuento erótico anal partime el culo o le digo a todos que sos un puto xxx puritana relatos escritos suegroanita site:parma-build.ruvale precoz relatos eroticosrelatos eroticos jugando con mi sobrinita al papa y la mamaMetiendo el pene en perro experienciarelatos tv pornoiglesia site:parma-build.rurelatos mis bragas sucias mamá de mi amigoRelatos sexo hermana embarazadarelatos zoofilia encontré una perrita y la lleve a casapastillas dormidas relatos eróticos xxx jessicaPorno relato me amor filial jorange.ruRelatos eroticos mi vecino se folla a mi esposa y me humillaRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.ruparadita solo le sube la falda y le hace a un ladito el bikinirelatos Márqueze jugandoa las Luchita con mi hijami esposa y el compadre relatorelato nina 9 penetrada anal vaginalmi tio me envia texto parafollarme relatorelatos eroticos con taxistaspanochita site:parma-build.ru