Relato: una experiencia doble





Relato: una experiencia doble

Hola, mi nombre es Edgar Francisco y
quiero contarles la vivencia que tuve con Ana Maria, la chica de Tierra
Blanca, Veracruz, ya que fue una experiencia de las mas excitante que tuve hasta ese
momento. llevaba de novio con Ana
Maria 2 meses. La había conocido en un expedio de Billetes de la Lotería, después de romper con su ex novio Juan Carlos con el cual llevaba 5 años de
noviazgo. El mismos, que la inicio, en
el especto sexual y la enseño a montar y mamar la verga, muy rico. y con el cual se iba a su casa y con el cual la pasaba bien en la cama. Ante su terminación
con Juan Carlos, Empezamos a salir a distintos lugares y salíamos con nuestros amigos alternadamente. En esos dos meses conocí
a sus amigos


Los hechos que les voy a narrar sucedieron un sábado. Era el comienzo de la
primavera, en Tierra Blanca Veracruz y aunque había estado lluviosa toda la
tarde, teníamos la esperanza de que mejoraría para la noche. Arreglamos
que pasaría a buscarla como a las 10:50
pm, cuando pase por ella, se puso una minifalda negra, unas medias ¾ del
mismo color, con unos zapatos a tono. Y arriba una blusa escotada oscura , se
puso un conjunto de ropa interior que no había estrenado, de color blanco y
de algodón con encaje transparente.


Alrededor de la 11 pm todavía. Llovía
a cantaros por esas horas y le dije
que fuéramos por un amigo a su casa, fuimos por mi amigo Adrián y mismo que nos invito a pasar a su
casa, cuando llegamos Estábamos un poco mojados ambos, y le contamos que
afuera diluviaba, y que en la calle el agua caía como en cascada


Y después de decidir que íbamos a hacer, nuestro amigo, abrío un vino y nos
sentamos a escuchar música. De todo tipo nos servimos el vino mientras
charlábamos y oíamos los truenos, que sonaban fuertísimo en su casa de pronto el vino se acabo y
abrimos otro
Ana Maria no es. de tomar mucho, y para ese entonces tenía
dentro más de dos copas.

Eran más de las tres de la mañana, y Adrian tanto como Ana Maria no podían
dejar de hablar, ninguno de los dos estaba
acostumbrado a tomar tanto, salvo yo (
Edgar Francisco) que obviamente me reía de sus comentarios e ideas
disparatadas.



De repente cambie la música un cambio
. Lento comenzó a sonar bien bajito, siempre escuchando el ruido de la lluvia
de fondo. De repente apago la luz,
dejando la lámpara suave encendida y me senté otra vez al lado de Ana Maria
en el sofá. Adrian, estaba en una silla frente a nosotros, al lado de la mesa
junto a su vaso, el cual no soltaba por nada del mundo.



al sentarme al lado de Ana Maria me
puse mas mimoso, y le tocaba las piernas, sobre la minifalda que Ana
Maria llevaba,. Adrian y Ana Maria continuaban con su charla sin sentido, y
con muchas risas.

de repente puse mis mano sobre su abdomen de Ana Maria, ambos estábamos
sentados bien contra el respaldo y con los pies sobre el suelo.



le di un beso en la mejilla, y luego
otro y otro, mientras pasaba mi brazo sobre los hombros de Ana Maria y le pedí que me besara también
en la mejilla. Y sonriendo Ana Maria lo hacía. Los besos eran espaciados,
dejando seguir con la charla. Pero mis mimos seguían. Besitos suaves en el
rostro, caricias en los hombros, en sus piernas, le suspiraba en la oreja. Poco a poco le
fui levantando su temperatura, y Ana
Maria rogaba que nos fuéramos de la casa de mi amigo . su excitación, hizo que dejara un poco la
charla de lado, pero mi amigo Adrian estaba bastante tomado, y concentrado en
su vaso, y en las canciones que intentaba cantar bajito.



yo también estaba con la temperatura alta, y mis manos estaban muy sueltas en
el cuerpo de Ana Maria, intentando levantar , su minifalda y rozando
sus pechos Y Adrian sin darse
cuenta de nada.le empecé a decir al
oído cosas sucias, y Ana Maria las contestaba bajito, y empezó a pedirme
que le dijera a mi amigo que nos diera un chanceé, pero yo la seguí tocando,y
en un momento empecé a besarle en la boca y no aguanto y me respondió como debía. El beso duro un rato,
y con mis manos le rodeaba la espalda.


Poco a poco cambie los besos ardientes por besitos suaves en sus oídos y le empecé a decir que pobre de
mi amigo que estaba solo. Este comentario se
lo hice varias veces más y Ana Maria no respondía ( no imaginaba en lo
mas mininos mis intenciones que tenia con ella).



Luego
le pedí a Ana Maria ,que besara en la mejilla a mi amigo que estaba
solo, que era solo un beso. Mi amigo
lo escucho y puso mirada de pobrecito,
entonces Ana Maria se levanto y fue hasta
mi amigo para besarlo despacito en la mejilla.mi amigo ,le dijo gracias.



Ana Maria ,Volví a su lugar y me dio
otro beso en la mejilla. No la deje sentar si quiera y acariciándole las
piernas le roge que fuera a darle un nuevo beso a mi amigo mientras lo miraba
dulcemente a sus ojos.



Ana Maria ,Fue y volvió, se sentó y la tome de la cintura, la bese fuertemente
en la boca, hasta que la encendí nuevamente apenas note que se prendía separe
sus labios de los míos y le pedí que fuera a darle otro beso a Adrian.


Ahí ya se puso nerviosa, muchas cosas pasaban por su cabeza, y encima el
alcohol. Ya era mucho y yo le insistía en voz baja.

EDGAR FRANCISCO- dale anda, un beso nada más.

ANA MARIA- No, ya esta.

EDGAR FRANCISCO- Dale uno solito.



Y tras besarla otra vez, y rogarle un
rato más, Ana Maria se levanto otra
vez y fue a darle otro beso, y se lo dio en la mejilla. Entonces le dije que
no valía que debería ser en la boca a lo cual se negó. Y tras una negociación
accedi a besarlo en los labios si dejaba la boca cerrada, y así fue como lo
beso rápido y huyo a sentarse sin mirar a mi amigo. Y cuando se sentó, Ana
Maria y ,mi Amigo empezaron a reír y
yo les seguí, después de un rato Ana Maria
se relajo un poco. se había
puesto tensa por la situación.





En seguida llene nuevamente los vasos
con vino , y brindamos por la llegada de la primavera, a lo que Adrian
alcoholizado agrego un discurso .

luego le pedí a Ana Maria que cambiara la música, y en seguida se paro para hacerlo. Cambio el
CD de lentos por algo mas movido.



luego
sorprendí a Ana Maria por detrás, tomándola de la cintura y arrastrándola
unos pasos la lleve al centro de la habitación .Ana Maria intentaba mantenerse en pie, por el
alcohol le costaba caminar hacía atrás. Y mientras recobraba el equilibrio le
vende los ojos con un pañuelo , Ana Maria intento evitar que lo hiciera pero
mis retos la convencieron, y cuando lo amarre
en su nuca la hice girar velozmente para dejarla frente a mi,
abrazarla muy fuerte por la espalda y comérmela a besos.

Ana Maria tenía muchas ganas pero no
olvidaba que Adrian seguía en la habitación, entonces sus besos se notaban
bastante apagados. Ana Maria me
repetía que mi amigo estaba ahí, como si yo no lo supiera, y me yo le
insistía con que solo nos dábamos unos besos y terminaba. Pero los besos
seguían y Ana Maria ya estaba muy excitada, solo quería escuchar
a mi amigo salirse.



yo seguía besando a Ana Maria y mis
manos subieron a sus pechos. Ana Maria
en la absoluta oscuridad, me agarraba las manos y las llevaba a sus
caderas, y me pedía que no lo hiciera aunque se moría de ganas de todo lo
contrarío. Y la situación siguió así hasta que no aguanto más y le pidió a mi
amigo Adrian que nos dejara solos, que
se fuera. Y yo le conteste.

EDGAR FRANCISCO- No mi amor, hoy va a ser distinto, el nos va a mirar en
silencio y tu ni te vas a dar cuenta que esta.



La primera reacción que tubo Ana MARIA fue la total sorpresa, los nervios La
invadieron y no pudo responder inmediatamente como yo lo esperaba, con un No rotundo
.

Para cuando Ana Maria iba a decir no,
le cerré la boca con un beso, y no le deje respirar por un rato. la fui
besando y llevando contra la pared, y solo se detuvo cuando el frió muro se poso en su espalda.


Sus
brazos estaban alrededor de mi cuello, y aunque intentaba Ana Maria
separar sus labios de los míos, no podía. Y cuando por fin pudo hacerlo, me
pedía que no lo hiciera como una tonta, como si de mi dependiera, como si ella no pudiera
terminar con la cuestión si se lo proponía. Y yo ni tardo ni perezoso, volví
a cerrar su boca con mis labios, mientras
le apretaba las caderas con mis manos.



Ana Maria,no podía olvidarse que Adrian estaba ahí mirándonos y en la absoluta oscuridad. Solo se escuchaba
la música bajita, la lluvia y la respiración agitada de ambos. Y así mis
manos fueron hasta su mini falda, y poco a poco comencé a subirla, sentía ya
mis manos sobre su piel, Ana Maria pensaba que Adrian ya podía ver el final
de sus medias ¾.

yo estaba excitadísimo y Ana Maria a
cada segundo se prendía más, hasta que claudico y me pregunto.

ANA MARIA- Solo va a mirar, no.

EDGAR FRANCISCO- Obvio, solo va a mirar. No lo vas a sentir.



Y así se rindió. Seguimos con los besos, y su minifalda estaba cada vez más arriba. yo ya
besaba su cuello y mis manos frotaban
sus senos. yo la adulaba constantemente, diciéndole que era bonita y que me
gustaba tal parte de su cuerpo. Y pronto comencé a desnudarla. Tome su blusa
desde la cintura y poco a poco se la
fui subiendo, muy lentamente fue levantando sus brazos y en unos segundos
estaba en brasier delante de mi y mi
amigo , por primera y única vez en su vida. yo arroje su ropa al piso y siguió el mismo
camino con su minifalda, luego la abrace y lleve mi boca a sus pechos, besándolos suavemente a
través del sostén. En seguida lleve
una de mis manos hasta entre sus
piernas, presione contra su ropa interior, le pedí que abriera más las piernas. Y así comencé
a frotarle su vagina, mientras le mordía sus pezones tras el algodón. Ana
Maria, me tomaba del cuello firmemente y sus labios buscaban mi boca
continuamente aunque yo prefería concentrarse en sus ricos pechos.

El silencio de Adrian era total, ni su respiración se oía. Ana Maria, noto solo su presencia cuando
escuche el ruido del sofá, había cambiado su silla por este.



Mis dedos jugaban con la presilla del
corpiño y no tardaron mucho en desabrocharlo para dejarlo caer. Sus pechos
estaban al aire, y mi pecho rozaba . sus
pezones frotaban mi piel mientras nos besábamos y mis manos le apretaban sus muslos.

Tome el sostén y lo arroje hacia un lado, y luego desabroche mis pantalones



Empecé a besar sus pechos y a morderle los pezones. su excitación aumentaba
más y más. Mi boca mordía sus pechos, mi lengua jugaba contra sus pezones y
le lamía intensamente. mi mano le apretaba el otro pecho, frotándolo con fuerza,
colocando su pezón entre mis dedos y pellizcándolo para que estuviera
paradito su pezón.



mi boca iba de su boca a sus senos y volvía. mis manos se entretenían en su cola,
o buscaban bajo su bikini y le frotaban intentando correr su ropa interior y
jugar libremente con mis dedos sobre su vagina.



Y por ahí seguí , tras dejar sus pechos
humedecidos, me puse de rodillas, comencé a besarle su bikini de algodón,
colocando toda mi boca entre sus piernas y pidiéndole que las separara aún
mas.

Sus manos de Ana Maria se posaron en mi cabeza y
acompañaban mis movimientos.


Ana Maria pensaba en Adrian y que
tanto podía ver, la luz era poca, y recién ahora que yo estaba agachado podía observar sus senos, y cuando
lo noto su reacción fue instantánea ,fue esconderlos tras sus manos.



Pero no pudo resistirse mucho, y mi lengua
comenzó a hacer efecto en su vagina, y su respiración subía poco a
poco, y sus manos bajaron para tomarme de la cabeza y guiarme en los
movimientos, dejando sus pechos al aire con los pezones bien duros. Sentía la
presión de mi mentón contra su pelvis y mi lengua intentando traspasar el
algodón, la tela el cual se mojo enseguida
y comenzó a hundirse en ella siguiendo la línea de su vagina.



su espalda estaba recostada contra la pared, y tras unos largos minutos de
sentir mi boca entre sus piernas , aparte con mi mano su mojada ropa
interior, me puse a jugar directamente
sobre Ana Maria. mi rostro la empujaba contra la pared y mi nariz se apoyaba
entre los pelitos de su pelvis, rozándola. Mi lengua la recorría de punta a
punta, y con mis dedos me ayudaba abriéndola bien.



Tras un rato de comérmela a besos, deje la punta de mi dedo en su interior y
me corrí hacía un lado dejando que Adrian la viera bien, y besando la parte
externa del muslo fui parándome, subiendo con mi boca por su pierna,
y mientras
subía fue introduciendo mi dedo más en Ana Maria, llevándolo lo más a dentro
que podía de ella, apoyando mi palma contra su pelvis. la bese en la oreja y
busque su boca. Gire su cara y nos besamos. No deje que apartara su espalda de la pared, y mi
dedo se movía frenéticamente dentro de Ana Maria. Entraba y salía, entraba y
salía cada vez más rápido. Y de pronto se detenía y lo doblaba haciéndola
gozar cada vez más. No tardo en comenzar a gemir bajito, y yo no paraba de
hablarle al oído.



yo estaba parado de lado, apoyado en la pared de costado, y Ana Maria con la espalda, su cabeza de Ana
Maria, giraba toda para poder besarme, y nuestros besos eran bien húmedos. Yo la
estaba mostrando a Adrian, Ana Maria estaba de frente a Adrian, con sus duros pezones , los cuales estaban
siendo contemplados sin reparos.



En eso le pedí a Ana Maria, en voz baja que comenzara a
masturbarme tomo mi verga, con la mano tanteando, pues seguía vendada, noto mi verga bien lubricada, comenzó a
hacerla subir y bajar, arrastrándole la piel, dejando la cabeza al aire. Era
mucho más grande que su pequeña mano, la cual jugaba con su lubricación,
haciendo resbalar sus dedos por la punta.



EDGAR FRANCISCO- Quieres tocar otra verga?



ANA MARIA ,sin asustarse dijo no. L e, Insisti preguntándole si estaba segura
y volvió a negarse
.

ANA MARIA, seguía aferrada con su mano a mi
verga, agitándolo una y otra vez mientras nos mordíamos los labios y
sacábamos afuera de nuestras bocas las lenguas para que se tocaran en el
aire. Nuestros rostros estaban todos mojados.



EDGAR FRANCISCO- segura que no quieres tocar otra. Mira que solo debes
estirar un poco la mano.

Con la mano que no estaba apoyado, la sujetaba de los pechos y se los frotaba
haciendo presión para que su espalda no dejara de estar contra la pared
.

ANA MARIA, Al oír mi comentario se
quedo dura por unos instantes, luego siguió frotando mi verga, mientras
pensaba. que Adrian estará frente a Ana Maria, tan cerca, que no lo había oído levantarse del sofá. pensó
y se imagino ,sería verdad que estaría
desnudo a tan corta distancia. No lo sentía respirar.

A esas alturas a Ana Maria, le gano la
curiosidad , y las ganas de experimentar algo nuevo también. Ya que Juan Carlos nunca
se lo hizo vivir, Y así fue como tímidamente fue estirando el brazo,
tanteando el aire. Y no encontraba nada, no se animaba a estirar el brazo por
completo y poco a poco fue haciéndolo mientras yo la incentivaba al oído.

EDGAR FRANCISCO- Bien, así.

Y en una de las pasadas ANA MARIA, sintió la parte externa de su mano golpear
con el pene y se sintió aterrada.las
piernas de Ana Maria se doblaron del miedo y las ganas a algo nuevo al punto
de que termino apoyando su mano contra la pared para no derretirse.



al momento de sentir la verga en la
mano y quitarla de ahí, Ana Maria, sintió un tremendo suspiro de mi parte (
esto me había excitado de sobremanera ) y Ana Maria comprendió que a también
a ella
.

Y tras unos instantes de tomar coraje Ana Maria fue estirando el brazo de a poco (separándolo
de la pared), tanteando suavemente el aire hasta dar nuevamente con la verga
de Adrian, y despacito, muy despacito la sujeto con su mano. La excitación de
Ana Maria, fue tremenda. se encendió toda, sintiendo como se aflojaba otra
vez, sus pezones comenzaban a dolerle del placer, tuvo que apretar sus
piernas y en unos instantes estaba masturbándolo a Adrian también.



yo ya no le hablaba, solo la besaba y apretaba sus pechos. Adrian se fue
acercando un poco, la mano de Ana
Maria ya no tenia que estirarse tanto
para alcanzar su verga. mi mano descendió otra vez a sus piernas de Ana
Maria, las cuales volví a separar. mi dedo entro otra vez en Ana Maria, para
su placer, a lo que respondió con un tremendo beso en mi boca.



Ana Maria Tardo en comenzar a disfrutar de la situación, al principio solo
movía sus manos mientras su conciencia no la dejaba tranquila, pero las ganas
la vencieron y al cabo de un rato ya estaba decidida a pasarla lo mejor que
pudiera con ambos.



Ana Maria, pronto encontró el ritmo a
sus manos y mientras me besaba, sus manos subían y bajaban la piel de las dos
vergas. Adrian no tardo en hacerse oír y su respiración comenzó a llegar a sus
oídos. Ana Maria considero que era
incomodo masturbarnos a ambos a la vez, pero tenia mucho miedo y no se
animaba a improvisar, solo nos dejaba actuar a los dos.



La mano que tenía entre las piernas, Estaba toda la mano estaba debajo de
ella, y el dedo anular en sus profundidades. La palma de la mano se apoyaba
en su pelvis, sobre los pelitos de su vagina. sus ronroneos se hacían
intensos. Adrian, solo se dejaba tocar, el no la tocaba, su mano de Ana Maria
tomaba su pene el cual estaba durísimo, y arrastraba la piel yendo y viniendo
sin problemas, estaba lubricadísimo, y comenzó a decir – Así, así –
indicándole a Ana Maria como debía masturbarlo, pero Ana Maria ya era una
experta, no obstante estuvo con Juan Carlos 5 años de su pareja. Y la verda,
que es una buena zorra.



la verga de Adrian era bastante grande,
lo que le permitía hacerlo cómodamente. Y aunque sus manos se movían
lentamente sobre nuestras vergas porque de otra forma no podía coordinar,
nosotros estábamos lubricadísimos de la calentura que nos inspiraba la
situación y las manos de Ana Maria estaban mojadas por la misma.



Ana Maria escuchaba mis palabras
llenas de pasión, las sentía en un oído, y en el otro solo escuchaba una
respiración agitada, unos suspiros que muy lentamente se oían cada vez mas
cercanos. Ana Maria



Ana Maria ya estaba excitadísima, y no
podía respirar con la boca cerrada. Su agitación era extrema y necesitaba de
todo el oxigeno posible saque mi mano de entre sus piernas y elevándola , la
lleve directamente a su boca, asciendo la besar mis dedos húmedos, una y otra
vez, los cuales rozaban sus labios jugaban con su lengua, los cuales
introducía en su boca enteros, bien suavemente, y sacaba lentamente y
totalmente sumergidos en su saliva. Y una vez afuera bajaban rápidamente,
corrían tanteando el lugar preciso
entre sus piernas para entrar en Ana Maria una vez mas.

sus gemidos ya se escuchaban en cualquier parte de la habitación, y los de
nosotros no eran tan fuertes pero si
los podían oir.



Ambos estábamos ya muy cerca de Ana Maria y sus manos seguían tocándonos, ya estábamos
tan cerca que nuestras manos tocaban su vagina y por igual Ana Maria nuestras
vergas también.
sintió
como apoyábamos en sus piernas nuestras vergas, sus manos ya no nos guiaban, y tuvo que soltarlos. Ambos
comenzamos a frotarle en ella, nuestras vergas, las cuales tocaban los lados
de sus muslos, sus manos de Ana Maria.subieron por mi cuerpo y se posaron
sobre mi mano la cual, estaba frotando uno de sus pechos. La lubricación de
nuestros penes le causaba frío al apoyarse en la piel de sus muslos.


Adrian era una incógnita. Solo sentía su pene frotarla muy espaciadamente, de
sus manos nada.



entonces yo llevo mi mano de su seno a
sus caderas y la hice retirar de la pared, la tomo con ambas manos de la cadera,
y la puso frente a mi, con su hombro contra la pared y en unos segundos sus
brazos rodeaban mi cuello. Adrian había quedado a sus espaldas, pero no
intervenía. Nuestros besos se hicieron intensos, sus pezones raspaban contra
su pecho, y su blanco corpiño tras bajarle los breteles fue arrojado a un
lado que no pudo ver ya que continuaba vendada.



la bese largo rato, para demostrarle
que me importaba y que esto era solo un juego, mis besos eran apasionados y
de repente pasaban a ser tiernos, era una mezcla que no podía comprender Ana
Maria pero le gustaba
.

La venda en sus ojos estaba firmemente atada, y no se corría a pesar de que
mi boca recorría prácticamente todo su rostro. Al estar frente a mi, sentía mi verga frotar su
pancita.



Ana Maria ,ya estaba relajada y
entregada al placer, solo fuimos nosotros dos por mas de 10 minutos, aunque
vendada y en esta situación nadie puede calcular con exactitud el tiempo. Ana Maria ya deseaba probar algo más, sentía
el miedo normal, pero su excitación era descomunal, y por ello mientras nos
besábamos, además de soltar suspiros muy profundos, se puso a llorar por un instante, pero a pesar
de soltar lagrimas y costarle respirar no dejo de besarme, no quería que
parara o que yo creyera que tenía
miedo o que se había arrepentido. Y yo conocedor de
estas cuestiones, en el momento justo aparte sus labios de los míos, saque su lengua de mi boca y con las manos que la sujetaban de sus caderas, la hice girar 180 grados de un tirón,
sorprendiéndola por completo, dejándola de frente a mi amigo, el cual desde un
rato no tenía noticias Ana Maria. mis manos seguían en sus caderas y la
hice retroceder hacia mi, apoyando su
espalda contra mi pecho, y mi pene en la parte baja de su espalda. sus brazos fueron por instinto a
cubrir sus pechos. Adrián seguía sin aparecer.


luego deje su pelvis al aire, . mis besos mojaban su cuello, y mis manos no
se salían de debajo de su vag, se notaba que yo permanecía expectante, ahora
le tocaba a mi amigo que no se acercaba a Ana Maria . sus pezones duros, sus
piernas apretadas y su cara disfrutando de los besos en su cuello eran su
forma de esperar a Adrián, y la desesperación hizo que revoleara su brazo
hacía delante buscándolo sin conseguir dar con Adrián



y ahora Adrián
si la estaba observando bien. sus pechos, su boca, sus piernas, ya
nada la cubría,, en el comienzo de sus piernas, Adrián podía ver su pubis, su
vello púbico, lo que hizo que Ana
Maria apretara sus piernas fuertemente



yo comencé a hablarle a Ana Maria, le decía cosas como si le gustaba jugar y
que realmente lo iba a disfrutar. Y me
alejo de ella tras llevarla con mis
brazos al centro de la habitación. se quedo paradita con sus brazos cruzados
sobre su pelvis y en silencio, espero indicaciones. La cuales en seguida llegaron. La primera fue que se arrodillara
sobre la alfombra, y se agacho,. sus rodillas tocaron el piso y sus manos
también. Y empezó a gatear hacia mi voz, pero nos habíamos puesto de acuerdo para movernos por el cuarto y Ana Maria siempre seguía mi voz, gateaba en dirección
a mi voz, y me pedía que terminara, se estaba incomodando, pero no quería ser
Ana Maria, quien arruinara semejante
noche. Y le hable y ubico l la voz que venía desde el sofá y el ruido del cojín se
lo confirmo. Ese sonido la ubico, de
tanto gatear en cuatro patas no sabía por donde andabas sus piernas la
llevaron hasta el sofá, y tanteando con sus manos descubrió mis piernas
abiertas. se ubico entre ellas, con sus rodillas juntas en el suelo y sus
manos subiendo a mis rodillas. Y ahí fue cuando Ana Maria pensó quien de los
dos era, y su presión subió a mil, pensando,
quien era, que debía hacer. Y aunque Ana
Maria estaba decidida a hacerlo con ambos, quería que yo fuera el primero. Intento llevar sus manos a mi
rostro, pero se lo impedí y no volvió
a intentarlo, la tome por las muñecas,
y se soltó. Pensó que Adrian tenia la ropa de arriba puesta, y toco su pecho
que estaba desnudo, pero no la dejo continuar, y sujetando sus manos se las
llevo hacía su cintura. En el forcejeo suave, Ana Maria sintió como su pene de Adrian se
frotaba contra su pecho, y esto fue suficiente para Ana Maria ,. Vendada y
sin saber quien era, agacho su cabeza y sintió como el pene le pegaba en el
rostro, sus manos estaban tomadas por Adrian en su cintura, y abriendo su
boca Adrian hundió su verga dentro de Ana Maria. Poco a poco la fue mojando
bien con su saliva, y llevándola mas
dentro de ella. Ya nadie hablaba en el casa, y la música no dejaba escuchar
suspiros. su mano de Ana Maria fue
liberada y s tomo con la mano la verga , estaba toda lubricada por Ana Maria,
y su piel se arrastraba sin obstáculos, su lengua jugaba fuera de su boca, recorriéndola, saboreándola,
intentando descubrir de quien era. Y aunque no lo crean le costo trabajo.
Pronto estaba convencida de que esa verga era de Adrian , y esto la hizo esforzarse
aun más, esta certeza hizo efecto en Ana Maria, sus piernas se apretaron, su
mano se la apretó mas firmemente e intento hundirla lo mas posible dentro de
su boca, casi toda. El sabor y el olor a piel mojada la ponía como loca. La
verga entraba y salía de su boca cada vez mas rápido, sus labios suavemente
le mostraban el camino, la guiaban a su interior, procuraba no morderla, no
rozarla con sus dientes, pero el frenesí era intenso y la velocidad no la
dejaba coordinar bien, Ana Maria solo sabía que Adrián la estaba pasando bien y
disfrutando, sus manos al cabo de un rato de chuparla la verga de Adrian se posaron en su cabeza y le impedían
retirarla de su boca, ya no había lugar para su mano, y eran solo sus labios
los que estiraban y retiraban su piel. No lo veía pero sentía como se deslizaba
contra el interior de su boca cada vez más rápido, y así su piel dejo de
retraerse, su verga estaba estirada al máximo, la cabeza de su miembro estaba
toda al descubierto y se sentía enorme. sus manos se apoyaban en el sofá y sus
brazos descansaban sobre sus piernas mientras su boca no paraba de besarlo, sus
labios se cerraban sobre su tronco, dejándola descansar en su interior, y el
ciclo comenzaba de nuevo y suaves gemidos se escapaban de los labios de Ana
Maria, de placer y de aprobación.



La intensidad obviamente comenzó a bajar, seguramente no quería acabar todavía,
y sus manos soltaron la cabeza de Ana
Maria. su mano volvió a tomarle la verga, y a masturbarlo más suavemente, ya
no estaba su miembro todo el tiempo dentro de la boca de Ana Maria, pudo
respirar mejor, y comenzó a disfrutar nuevamente, besándola de costado,
recorriéndola con su lengua, y con sus labios a medio cerrar, dando besos en
su cabeza y presionando la punta de su lengua sobre la verga. su saliva la
mantenía lubricada y consiguio llevar la piel nuevamente hasta arriba, la
cabeza de su verga nuevamente desaparecía bajo la piel, y sus labios la
pellizcaban y tiraban lentamente de ella, la saliva comenzó a caer por los
dedos de Ana Maria.



Tremendo sexo oral le estaba practicando Ana Maria a Adrian, y ambos lo estaban
disfrutando, su rostro de Ana Maria estaba todo mojado de la nariz hacia abajo,
y el pañuelo sobre sus ojos también lo estaba.


La mamada siguió un buen rato. hasta
que, volvió a escuchar mi voz, y esto termino de confirmar su deducción, mi
voz vino de su lado, la verga que estaba metiendo entre sus labios no era la mía,
si no la de Adrián .


le ordene que se detuviera. Y en ese momento , Adrián se levanto, sintió como
corría sus piernas intentando no tocarla, ella seguía arrodillada en la
alfombra, y cuando Adrián termino de levantarse, le pedimos u ordenamos, en que sentara An aMaria en el sofá y
abandonara el piso. sus rodillas estaban coloradas de raspar la alfombra . su
espalda se recostó contra el respaldo,. sus brazos descansaron sobre sus piernas,
estaba sentada en el centro del sofá, esperando nuevas indicaciones, su rostro estaba mojado por ello algunos de
sus pelos pegados sobre su cara.



La mano de Adrian le indico despacio que separara bien sus piernas, que las
abriera para dejarlos ver. sus brazos fueron a parar a sus lados. Ya no la
tapaban.

luego le pedí que corriera su ropa
interior, que se mostrase toda desnuda.


EDGAR FRANCISCO – Déjanos verte bien, corre tu ropa.


Esta vez si fue una orden. y Ana Maria lo dudo unos instantes en los cuales
no la apuramos para nada. Inclino su cabeza instintivamente hacia el lado en
el cual no nos encontrábamos, como escapando a nuestra miradas las cuales obviamente
no podía ver, y con su mano corrí la tela de su ropa interior. Su vagina
estaba al descubierto y muy lubricada, sus pezones estaban erguidos y a punto
de explotar, los pelos de su pubis se dejaban ver . Adrian coloco sus manos
en sus rodillas y se agacho entre sus piernas, pero al arrodillarse en el
piso la dejo de tocar.



Sintió que estaba ahí cerca de Ana
Maria pero ni siquiera la rozaba, solo escuchaba su respiración y como
suspiraba sobre su vagina, estaba cerca pero no tanto como ella lo hubiera
deseado, . La estábamos torturando, hasta que no pudo más y sin darse cuenta comenzó
Ana Maria a frotar sus pechos, y poco
a poco llevo su mano entre sus piernas y sin pensarlo demasiado al cabo de un
rato se estaba masturbando ella solita. sus dedos se movían intensamente
sobre ella, abriéndola, rozándola en e lugar correcto, pellizcaba sus pechos
y se los frotaba. Poco a poco empezó a moverse sobre el sofá y sus pechos
rebotaban, mojaba sus dedos en su boca y los volvía a hundir en ella, usaba
su dedo favorito, solo la yema recorriéndose en círculos, presionando donde
debía después de todo nadie la conocía mejor que ella misma. La locura no
tardo en llegar en ella, se empezó a
poner como loca, agitarse y gemir en voz baja, ya estaba revolcándose en el
sofá y aunque siempre permaneció sentada levanto sus piernas del suelo más de
una vez, incluso ambas al mismo tiempo. su mano estaba haciendo maravillas, y
sumado a que hacía mas de una hora que habíamos comenzado no tardo mucho en acabar, sus dedos dieron con el punto
justo y ahí insistió hasta el final, cada vez mas rápido hasta que sentía
llegar, y un gemido intenso salió de Ana Maria, no lo pudo controlar, su dedo
se humedeció de repente pero no lo quito, solo apretó sus piernas y se
recosté disfrutando, terminando de tocar sus pechos. eso era solo el comienzo
de la noche Ana Maria comprendió que
no sabía en que estado iba a llegar al final. Y mientras se deleitaba y relajaba
las piernas de uno de nosotros se posaron delante de Ana Maria, con mi mano
tomo su torso y la enderece, estaba sentada otra vez y mis manos seguían
sobre sus hombros, mi cuerpo estaba frente a su boca, y su mano no tardo en
encontrar mi verga y todo volvió a comenzar, a hundirse dentro de su
boca, esta vez no tardo en darse
cuenta de era yo quién, le metía la
verga en su boca , esta estaba seca. La lamió y beso largo rato mas hasta que
con mi mano la libere de la ceguera retirando el pañuelo de sus ojos. Ana
Maria no paro de pasar su lengua sobre mi miembro, mientras sus ojos se
acomodaban nuevamente a la luz, y en unos segundos ya veía mi pene delante de Ana Maria, entrando y
saliendo de su boca. Intento observar en donde estaba Adrian y el solo
apareció a su lado y se sentó junto a ella. Con su mano apretaba mi verga
y yo le repetía cosas constantemente,
que me pajeara, que la mamara y cosas asi



después de un largo, rato de chupar mi
verga a mas no poder, la separe de mi verga y la tome de un brazo
haciendo fuerza para levantarla. Y la guié directamente sobre mi amigo Adrián,
levantando sus piernas quedo sentada sobre
Adrián, dándome la espalda a mi , aun de pie. Ana Maria estaba arrodillada sobre Adrián y la tomo de la cintura empujándola hacia
debajo bruscamente, y su verga de Adrián se abrió paso sin problemas en su
interior de su vagina la cual estaba
bien lubricada, sintió la metida de verga que le dio Adrián y grito NO. Adrián ,no tenia puesto preservativo alguno
y no le gusto que así se la metiera, pero las manos de Adrián en su cintura la empujaban arriba
y abajo, y no estaba en posición de parar, y se fue olvidando del tema y su cuerpo subía y bajaba con la fuerza de sus
piernas presionando el sofá. La verga de Adrián, que era grande, ancha y gruesa
le entraba y la hacía gemir, las manos de Adrián ya solo la sujetaban su cintura, Ana Maria solita me movía, haciendo que entrara y
saliera de ella, y cada vez mas rápido, estaba excitadísima, y sus gemidos
eran constantes, y pedía más algo que habitualmente no hacia, Ana Maria es de
gemir pero no de hablar, pero esta vez repetía más constantemente, o si, o
cosas por el estilo.

Adrián no la besaba en la boca ,Ana Maria iba muy rápido, pero Adrián se las ingeniaba para besar sus pechos y
morder sus pezones . Adrián era bastante bruto y la mordía fuerte, o succionaba
intensamente causándole algunas veces dolor, pero era tanto el placer que
llego hasta a disfrutar de su rudeza, en algunos mordiscos sobre sus rozados
pezones llego hasta tomar el rostro de Adrián y besarlo, algo que Adrián no había echo. Y Adrián se animo y se tranzaron
un poco, ya que Adrián prefería pasar más tiempo con su boca sobre sus
pechos.



las manos de Adrián la tomaron de las
nalgas y cada vez que sus piernas la llevaban hacia arriba , la dejaba caer, Adrián ayudaba con sus manos
para que la caída fuese mas intensa, clavándole la verga cada vez mas.



las piernas de Ana Maria, estaban
cansadas de tanto subir y bajar y el ritmo se noto que comenzó a decaer, la mano de Adrián tras cansarse de presionar sus senos encontró
un nuevo juego rozando los pelos de su vagina
Ana Marial sintió como su
cuerpo se abría cada vez mas con cada caída libre sobre su verga, y encima yo
parado a sus espaldas con mis manos en sus hombros la presionaba bien fuerte
contra Adrián. La cogida duro un buen rato, pero como todo lo bueno tiene que
acabar, y así fue, cuando Adrián sintió que estaba por terminar hizo fuerza
para colocarla sentada nuevamente a su lado y levantándose rápidamente
mientras yo me hacia a un lado, Adrián
se ubico frente a Ana Maria, entre sus piernas con la verga en sus manos
frotándose frenéticamente con la intención de acabar sobre Ana Maria. Y así
fue ya que antes de que pudiera reaccionar el semen comenzó a brotar de
Adrián salpicando directamente en sus pechos donde dio su primer chorro. Ana
Maria se incorporo para correrse pero
Adrián fue mas veloz y la tomo por la cabeza dirigiéndola sobre su verga, y
sin decir nada, bien calladita siguió mamando y abrió su boca para dejarlo acabar dentro
lo que le quedaba, y fue allí donde termino de descargar su blanco semen,
mojando todo su rostro y sus atados cabellos. Los siguientes cinco o mas
minutos los paso besando y mamando su
verga hasta que no quedo una sola gota de leche sobre la verga de Adrian.







Luego de estar asi con Adrian, llego mi turno le
extendí mi mano hacía Ana Maria, la cual tomo ella y la ayude a incorporarse, la hice girar para ponerla de espaldas, y la
lleve así hasta la mesa la cual golpeo en su pelvis
.yo no hablaba pero Ana Maria entendía muy bien
lo que quería, y empujando con mi mano en su espalda la hice inclinar su
torso sobre la mesa. sus erectos pezones se apoyaron en la fría superficie de
la mesa, sus manos caían por los lados de la misma, su rostro sobresalía por
el otro lado, sus pies llegaban bien al piso y en seguida apoye. mi miembro
en sus. piernas al sentirlo se
separaron automáticamente dejando paso, la apoyo en la entrada de su vagina y
fui hundiéndosela dentro de a poco, muy suavemente hasta llegar al final y
hacerla ,sentir mi piel apoyarse en sus nalgas y presionarla. mis manos la sujetaban
de sus caderas y la empujaba
contra mi brutalmente una y otra vez,
con cada embestida de mi verga. sus gemidos aparecieron otra vez y sus
pezones se frotaban contra la mesa cada vez que le metía mi verga dentro de Ana Maria.

Y cuando menos lo esperaba y estaba realmente disfrutando otra vez del sexo
Adrian apareció por delante de Ana Maria, y como lo había dejado con su verga
en la mano se la acercó a la boca mientras Ana Maria gemía.



Por primera vez Ana Maria jugaba con
dos vergas a la vez en su vida. Sentía como , una de las vergas
entraba y salía de su vagina, una y otra vez y como podía mientras se movía
por el bamboleo, llevar la otra verga al
fondo de su boca lo cual le
resultaba realmente una odisea a Ana
Maria ,. Yo la sujetaba de las caderas y Adrian de la cabeza y cada uno se preocupo
de lo suyo por un buen rato, hasta que le
pidi que llevara las manos a la espalda, y se la tome fuertemente y se las sujete con el pañuelo que antes cubría sus ojos,
todo ello, sin quitar mi verga de su vagina ni por un segundo.así la cogi largo
rato hasta que sin acabar la levante de la mesa y la lleve hasta donde se encontraba Adrián que se había
prendido otra vez. Este la tomo de la cintura y la levanto como si nada
sentándola en la mesa, y sin darle tiempo a nada se ubico otra vez delante de
ella, bien pegado a sus pechos y agarrando sus piernas las separo para volver
a meterle su verga..



No tardo en sentirla dentro de ella, mientras
sus piernas rodeaban sus caderas y sus brazos se entrelazaban en su cuello.
sus nalgas, aun estaban apoyadas en la mesa y esto le daba un pequeño margen
de maniobra para mover sus caderas y meter y sacar su verga del interior de
Ana Maria. Y así se movía hasta que entro en calor y la tomo de las nalgas y
levantando su cuerpo en el aire. abraso
a Adrian, aun mas fuerte por el miedo
a caerse, y Adrian siguió con lo suyo
al tiempo que sus pies de Ana Maria
chocaban su espalda y sus
piernas hacían una fuerza terrible por amarrarse a Adrian y no caer. Adrian
la llevaba por la habitación en andas con su verga dentro sin agitarse de
mas, la única agitación era la de la cogida que le estaba pegando, a Ana
Maria



Cuando se canso de moverse Adrian, fue directo a la pared, ahí lo esperaba yo
. Cuando llego junto a giro a Ana
Maria, dejando su espalda contra mi. Y en eso la tome de la cintura y me moví para buscar
la posición
.

Y ahí fue cuando Ana Maria, entendió nuestra
idea y del alma le salió un No seguido de un por favor, pero no consiguió
absolutamente nada . La verga de Adrián seguía dentro de ella y no podía
moverme demasiado estando en el aire suspendida. Entonces vinieron las
palabras a manera de consuelo sobre
que no le iba a doler que teníamos un gel lubricante y sin terminar la frase
le introduje un dedo..Y Ana Maria
grito un poco, pero en seguida se
relajo y en seguida continuamos. Adrian no
se movía, solo la esperaba con su enorme verga en su vagina. Mis manos le untaron
la cola de un gel muy frió y en segundos estaba todo preparado para la doble
penetración que le daríamos a Ana Maria ,. Estaba inquieta, eso era algo que
no se esperaba, y la resignación no tardo en llegarle, pero para su sorpresa
la idea era que para penetrarla Ana Maria , debía pedírselo. En esos segundos
en su cabeza pasaron mil cosas. Pero se aclararon en instantes para
comprender que lo único que realmente quería era ya
nos la cogieramos y le hiciéramos vivir la doble penetración ante lo cual no tardo en pedirlo.

ANA MARIA – hacerlo.

EDGARFRANCISCO – Como?.

ANA MARIA –Hacerlo.

EDGAR FRANCISCO- Segura.

ANA MARIA. Coganrme si. ,ya métanme sus vergas




Y muy fácilmente ubique el camino. La punta de mi verga, entro sin problemas
con tanto gel, pero el resto realmente le dolió, la quemaba por dentro y protestaba,
pero gemía también, y se fue acostumbrando al tiempo que su cola fue cediendo,
y en el aire suspendida la estabamos penetrando por ambos lados, sus piernas
iban y venían. Sentía ambas vergas dentro y no entendía como entraban juntas,
el placer que le dábamos, se fue acrecentando y el goce era pleno, una de sus
piernas cayo al suelo y la otra seguía levantada, pero nuestras vergas, no
salían de su interior. El recorrido que llevaban era corto, prácticamente no
se deslizaban, solo presionaban contra el fondo y entraban lo mas dentro que
pudiesen según nuestras vergas. En varios pasajes las tuve a ambos por
completo dentro de ella

YO de pronto dije

Adrian -Ahora te toca a ti.



Y saque mi verga de su cola. Adrian la descolgó y volvío a tocar el piso, y
el mismo la puso de espalda y la llevo contra la mesa, Ana Maria era un títere y sin quejarse obedecía con mucho
agrado. En segundos ya estaban otra vez sus pezones duros apoyados contra la
mesa y sus piernas separadas y firmes en el piso. Adrian se acerco por detrás
y sin decir palabra alguna busco certeramente el orificio de la cola de Ana
Maria, mandándola a guardar su verga entera sin titubear, de tan brusco la
hizo golpear las piernas contra la mesa, lo cual no le importo demasiado ya
que no tardo en comenzar a moverse. La verga de Adrian entraba y salía de su pobre colita
causándole un ardor que se transformaba en placer. La tenía bien sujeta de
las caderas y la arrastraba contra su cuerpo cada vez mas rápido mientras
Alababa su cola. su pose que tenia Ana Maria era realmente incomoda, ya que
no podía estar con las piernas bien extendidas sino su cola quedaba muy
arriba para ser penetrada.



Adrian la sacaba y la apoyaba contra
Ana Maria, golpeándola contra sus muslos, y murmuraba y se la volvía a
hundir.



Entonces apareci yo y como si nada
tomo el lugar de Adrian, y la penetre también por la cola. Cada uno teníamos
nuestras formas, nuestro, ritmo, y lo
hacíamos el tiempo suficiente como para no acabar. Cuando estábamos por llegar
nos salíamos y descansábamos intercambiando nuestros lugares. Y así cambiamos
dos veces cada uno hasta que yo ya no
pude mas, y se me escapo mi semen calientito. Cuando esto sucedió mi verga estaba
por completo hundida en su ano, y el calor que sintió fue algo indescriptible, mi verga permaneció
enterrada hasta quedar casi vacía a excepción del último y corto envió que
salpico sobre su espalda, el resto se lo vacíe en su interior y poco a poco
mientras Ana Maria estaba extenuada y reposando sobre la mesa, sintió como
despacio comenzó a salir y gotear por sus piernas y su vagina la leche que le
vacie.
.



Estaba realmente satisfecha Ana Maria, no quería ni incorporse, pero debía
hacerlo, tomo fuerzas por un rato mientras yo me dejaba caer exhausto en el sofá, y cuando
iba a reincorporarse, Adrian se lo impidió y le dijo, me falta a mi, la tomo
de las caderas y la llevo hasta el somier
pidiéndole que se ponga boca arriba y abriera bien las piernas. Se subió al
colchón y Ana Maria sintió sus rodillas golpearla mientras le abría
las piernas aun mas. la beso desde el ombligo, pasando por sus senos y
descansando en su boca. Lo abraso y beso con ganas mientras su mano le
enseñaba el camino de su vagina a su verga, y lo encontró en instantes, y en
instantes la estaba cabalgando otra vez. Y Ana Maria volvió a gemir mientras se tranzaban, y la
partía en medio con cada envión o metida de verga que le daba..



Adrián, tomo sus piernas y las llevo a su pecho, y no paraba de meterle su
verga, ni bajaba la intensidad. La puso de costado y apretando sus piernas se
hizo paso con lo cual llego a un tremendo gemido, y en segundos volvió a
separarle las piernas y dejarlas abiertas mientras preparaba sus últimos
empellones, y otra vez acabo Ana Maria retorciéndose toda sobre la sabana y
manoteando la almohada, la cual cambio por sus pezones para frotárselos una
vez mas, Adrián sin embargo seguía enfiestándola cuando Ana Maria ya se daba
por satisfecha, y tras algunos minutos mas, Adrián también llego, la sacó
antes de su interior y su leche comenzó a fluir sobre su cuerpo, sobre su
vagina, por fuera, y sobre su abdomen incluso sobre sus senos y sin esperar
demasiado se cambio de lugar y se acomodo de modo que Ana Maria se la chupase
una vez mas, a lo cual accedió por tan solo unos segundos, ya no daba mas Ana
Maria, estaba agotada. El semen de
Adrián, terminó de fluir en su boca, y apenas podía levantar sus pechos del
colchón, que para cuando entendió que ya no había más semen se dejo caer con
lo que quedaba en su boca y no se movió
más por rato, tan solo para taparse con la almohada la cabeza, si quieres
vivir, una experiencia así, y eres de tierra blanca, escribe al siguiente correo:
.live.com.mx. ya que son muy buenas. Así como Ana Maria, a la cual la dejo
Juan Carlos bien adiestrada. Y es muy buena, zorra para la cama.





Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: una experiencia doble
Leida: 579veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























Relatos eroticos zoofilia descubriendo a mis abuelos con animalesMujeres en calzoncitos esquisitasPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.rurelatos eróticos mi padrino me dijo ke nomas la puntita y yo creidados orgias caninas una por gusto bdlol.ru nenitarelato mi vecinita melanyrelatos eróticos transexualesRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.rurelatopornos ancianitos follando con su nietecitarelato soy maestra muy cogelonarelatos cuentos porno bdlol.ru incestoRelatos porno amor filial mis sobrinas de 11 bdlol.ruporno enceniame a cojerrelatospornos trio con mi esposa y mi comadrerelatos gay mi papaPorno relato vida de soltero 2 bdlol.ruingenua nina site:parma-build.ru/me gusta marturbar mi anorelato.sexo masaje a mi secretariaRelatos porno amor filial una mañana de buen sexo bdlol.rurelatos eroticos la viuda y el jovenRelatos xxx tocando a mi primita pequeña inocenteRelatos porno de amor filialRelatos calientes viaje de regreso con falda largaRelatos eroticos la primera vez que vi una totona lampiñaPorno relato mis sobrinas lilianira y desli jorange.ruPorno relato me amor filial jorange.ruRelatos porno amor filial descubri a mi hija parte 2 bdlol.ruJUGANDO site:parma-build.ruPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.ruRelato de zoofilia mi primo cogiendo ami gallinachicas nalguitas redonditas q rajitamisrelatosporno 5historias de medre.teniendo.esxo.con.su.hijoRelatos xxx tocando a mi primita pequeña inocentepanty perdida relatorelatos eróticasPorno relato de buelta en la finca bdlol.ruRelatos porno ya soy grandre bdlol.ruSolita con el novio de mama relatosmi esposa le encanta enseñar el triangulito de sus.calsonsitosRelatos porno de amor filial mi hijo y sus caricias/relato14849_Cuando-mi-enorme-nabo-se-bambolea...-(2).htmlNo soy tan puta site:parma-build.ruRelatos erotico era la primera vez que limpiaba un establo de caballosculito site:parma-build.ruRelatos porno amor filial bdlol.ruchiquito site:parma-build.rucura site:parma-build.ruabierto site:parma-build.ruPorno relato me amor filial jorange.ruincesstos en pacasmayoRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.ruwww.relatosme comi una inda pihaRelatos jugando alas lichicas nalguitas redonditas q rajitarelatos xxx hipnosis siete bdlol.Ruhistorias er¨®ticas sexo con mi rico cu0Š9adoRelatos porno amor filial una mañana de buen sexo bdlol.ru/relato36633_volvi-a-sentirme-mujer.htmlMujeres en calzoncitos esquisitasMe empiesan a salir pelitos en mi panochita y me exitorelato fresa violada por albañilPorno relato incesto puro jorange.ruNos cojieon en liguero relatos pornoRelatos incestoPorno relato me amor filial jorange.ruHumillada toda la noche por 5 hombres misrelatospornonalgona site:parma-build.rurelatos gay profesor papaRelatos porno de amor filial que ricas nalgas tienes madreRelatos porno amor filial mi hija de 11 bdlol.ruPorno relato mi vida de soltero alberto jorange.ruRelatos porno amor filial mi hija de 11 bdlol.ru/relato37186_Kim-Mi-prima...-Mi-amante-(II).htmlrelatos mi esposo me propone salircon su jefecuando tenia 2 añitos - relatos eroticosrelatos eroticos gey padre y hijorelatos porno me cojieron en un viaje y nadie se dio cuentarelato de incesto madre masturbando su hijo enfermonalgona site:parma-build.ruprofesora de gimnasia hotmisrelatosporno vecinitarelatos eroticos eulogia memoriasrelatos pene pequeñitorelatos mi esposo me propone salircon su jeferelato gay el calesiterorelato durmiendo conmis sobrinitasrelato erotico inisiando en el seco a mi nietesita de 10Me la jalo connlas tangas de galilea montijoPorno relato incesto puro nora bdlol.ruRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.ruabierto site:parma-build.rurelatos xxx hermanita pequeñita en mallasrelato erotico jugando con mi vecinita de 10 al caballitorelato porno estaba jugando y de repente me empezo restregar el penemi prima me dice que no la saque relatos xxx