Relato: Morbazo con mi Jefe (4)





Relato: Morbazo con mi Jefe (4)

Desde que deje a Sandro en su casa me asaltaban mil y un
pensamientos encontrados , por un lado ,no quería seguir siendo infiel y
humillar a miguel, pero por el otro me derretía pensando en Sandro y en como me
hacia pasar del odio al deseo.


No quería que me llamara para invitarnos a su finca, pero al
final lo hizo y a ver su nombre en la pantalla me empezaron esos nervios en el
estomago, y empecé a mojarme como loca, ¿Qué tendría este cabron, que no hacia
mas que pensar en el?.


¡Por descontado que quería a mi marido, pero lo que Sandro me
producía era incontrolable.


Me hablo con esa voz de mando que detestaba y adoraba, me
dijo que me quería con mi Marido en su finca de Trujillo el viernes por la tarde
, que habría otra pareja y un colega suyo de Jaén , que me preparara para tener
el fin de semana mas morboso de mi vida y que fuera muy arreglada.


Se lo comente a Miguel , que me dijo que ni de coña, que que
me creía y que si iba se separaba , le mire y le dije que me iba a arreglar y
que hiciera la maleta.


Me puse un vestido de breteles negro y corto, escotado y
ceñido por las caderas , medias finas color carne y con algo de brillo , y
sandalias de tacon fino y alto y de pulsera en el tobillo, un tanga plateado y
poco mas , en la maleta otro tanga, un vaquero dos tallas mas pequeño y un par
de camisetas.


Nos metimos en el coche y nos fuimos a la finca de Sandro ,
la carita de Miguel durante el viaje era un poema , estaba entre cabreado
,indignado y desconcertado, en una ocasión me dijo que si me iba a follar a
sandro en sus narices, y le dije que si , el bulto de su pantalón y su cara roja
le delato , el muy cerdo lo estaba deseando aunque se hacia el digno.


Llegamos a la finca , una casa grande, blanca, en un campo
lleno de encinas y un piscinon de aupa.


Sandro salio a recibirnos, le dio la mano a Miguel y le
saludo de modo efusivo, le dijo que tenia una mujer maravillosa y que era un
hombre de suerte, a mi me dio dos besos y cogio de la cintura.


Pasamos y la cena estaba preparada, charlamos y nos reímos
todos, había una pareja ella rubia y alta de caderas anchas y poco pecho con su
marido , un rubio con gafas y cara de super listo, y un socio de Sandro de 1,80
fuerte como un toro y calvo por completo , a los postres, nos fuimos a un salón
con chimenea, y sandro sirvió unas copas, nos sentamos, y Sandro me miro y dio
unas palmaditas al sofá en señal de cual era mi sitio –a su lado-, mi marido,
enfrente y solo, la mujer rubia junto al calvo y su marido , el listo , mirando
una revista.


Sandro me dijo que estaba preciosa , y me pregunto si quería
bailar, le dije que si, mire a mi marido y me dio pena, pero me levante de la
mano de mi macho , empezamos a bailar muy juntitos, Sandro me decia cosas al
oido que me hacian reir, eramos como dos enamorados, me tenia cogida de la
cintura y yo estaba apoyada en su pecho, deseaba que empezara la fiesta, pero
sandro parecia disfrutar haciendo que mi marido nos viera abrazados y riendo. La
otra pareja y el calvo habian desaparecido, sandro cogio una cereza de una mesa
y me la hizo comer de sus dedos, le lamí la mano y le mire golosa, no me
importaba nada, se agacho hacia mi y nos comimos la boca como locos, me cogio
del culo y me levanto en vilo, olia a macho y yo me estaba derritiendo en sus
brazos sabiendo que mi marido nos miraba.


Me subio la falda y dejo mi culo al aire, corrio el hilo de
la tanga y me metio un dedo en el culo, lo movia suave y me volvia loca, lo saco
me lo dio a oler ya chupar, yo lo lami como una becerrita y me puse tonta de
deseo, me frotaba contra su pedazo y debia de mirarle con una cara de puta
lujuriosa de locura.


Me bajo la falda me dio un azote y me dijo que le pusiera una
copa a Miguel y a el y se sentó al lado de mi marido , mientras les ponía la
copa les mire y Sandro charlaba con Miguel de manera muy amigable, me señalaba
con la vista y se reía mientras Miguel entre forzado y penoso asentía y sonreía
también.


Les lleve la copa y Sandro como siempre se palmeo la pierna
en señal de que ese era mi sitio , yo como una nena buena me senté en sus
piernas , Sandro le decía a Miguel que estaba empezando con el Golf y que estaba
muy enganchado, mientras hablaba me acariciaba el culazo, y yo loca de deseo le
daba besos mimosos en el cuello, de a poquito se giraba y me comia la boca, y
como si nada continuaba hablando con mi marido que miraba la escena, charlando
con mi macho y con un bulto evidente en el pantalón.


De pronto Sandro me dijo al oido que si quería biberón ya
sabia lo que tenia que hacer, pero que lo hiciera delante de miguel, y mientras
ellos charlaban.


Me puso loca de deseo el morbazo de la situación y me sente
junto a Sandro, mire a mi marido y le sonrei lasciva, me chupe las uñas y le
abri la bragueta a mi macho mientras le miraba mimosa.


Miguel alucinaba, se puso digno y nos dijo que eso era
demasiado, y que no tenia ni puta gracia el humillarle asi, me dio pena , e iba
a decirle que se fuera cuando Sandro le paso su manaza por el hombro, se acerco
a su cara y le dijo: ¡Mira!, mientras esteis aquí Amalia es mi mujer, te guste o
no es lo que hay, y parece que a ella no le disgusta (en ese momento yo le
estaba besando la barrigota mimosa ) , asi que tienes dos opciones, o quedarte
mirar y ponerte a cien de celos y de deseo , que es lo que quieres , o pirarte.y
quedar como cornudo y cobarde. Asi que decide majete que tengo algo entre manos
que me parece que me va a dar trabajo.


Oi a Miguel decirle a Sandro que se quedaba y que no fuera
duro conmigo , y que si podia participar. Sandro le miro y le dijo que de
participar nada, que mirara y que si quería se pajeara, y que a lo mejor le
dejaba hacer de mamporrero , esto ultimo lo dijo partido de risa y con una cara
de superioridad que daba miedo.


Me moria de pena por Miguel pero el olor de sandro, su
barriga peluda y lo que me esperaba debajo de su calzon me tenia loca de
lujuria, asi que meti mi manita por dentro de su calzoncillo y encontre su
tranca, gorda como una morcilla y caliente como el fierro.


La saque con dificultad y el aire se lleno de su aroma, no la
abarcaba con la mano, Miguel la miraba alucinado, y Sandro me decia, :¡venga
becerrita amorrate a tu bibe y sacame la leche!.


Yo la besaba, la lamia ,la acariciaba con la uñas, la
engullia, la cubria de mimos, la llenaba de saliba, subia y bajaba su piel
despacito, la cubria y luego bajando aparecia la cabezota morada y enorme,
crecia y crecia, me volvia loca, no quería nada mas en el mundo, eso era mi
vida, esa polla era todo lo que quería en el mundo, la pajeaba super lento, y
eso a sandro le enloquecia, rufaba como un bisonte y el echo de tener a Miguel
allado le enardecia aun mas, nunca una paja fue tan excitante, arriba, abajo,
lamia la cabezota con mi boca humeda, y la cubria de babas, de esa manera mi
mano pasaba por su tronco facil, lenta y lujuriosa.


Sandro estaba como loco , me hizo levantarme y me grito que
¡en pelotas!, me desnude y se desnudo, ver a esa mole de macho junto a mi marido
era alucinante mi marido pequeño, con cara de buena persona y loco de vicio
aunque al margen, y sandro enorme, peludo barrigon, como un padre junto a su
hijo pequeño, y con esa tranca monstruosa entre las piernas, que palpitaba y
tenia vida propia.


Como siempre Sandro me cojio con violencia por la cintura y
me volteo en el aire como una pluma, me puso el chocho en su boca, y lo empezo a
lamer de arriba abajo, lo lamia con locura, se pringaba toda la cara con mi
chocho , se restregaba, me lamia, me estaba matando de gusto, yo solo gritaba,
empece a correrme como una perra, le pedia mas a gritos, lloraba, reia, y Sandro
chupandome y metiendome la lengua hasta el vientre .


Me dio la vuelta, se sento y agarrandome por los sobacos me
clavo en su tranca, me subia y me bajaba, yo no hacia nada mas que berrear, el
me subia y bajaba como auna muñeca, me clavava, me ensarteba, me partia, yo le
besaba, le gritaba que le amaba, le decia que era mi macho, me estaba follando
entera, me corria por cada poro y no quería que terminara nunca.


Mire a Miguel, y estaba con su pollita fuera meneandosela
como un monito pequeño, era patetico y lo sabia.


Sandro se levanto, con migo follada agarrandome con una mano
del culo, y con la otra agarro a miguel del brazo, de manera violenta le jalo y
le llevo hacia el baño.


Yo meneaba el culazo colgada de mi macho pidiendo mas mimosa,
mas polla, mas tranca, Sandro se sentó en la taza y conmigo encima me siguió
follando, forzó la marcha y empezó a gritar que se corría, me lanzo tanta leche
que creía que me bañaba por dentro, cuando acabo, la saco morcillota pero
enorme, me puso de pie a su lado y chorreando lefa por las piernas y me dijo que
le pusiera a mear, yo loquita se la agarre y la apunte a la taza, sandro como
siempre meo como un camello y al acabar me hizo sacudírsela , se sentó en la
taza de nuevo y a mi e sus rodillas, miro a Miguel y le dijo pajeate anda, que
vea tu mujer como se la pela su maridito, estaba empezando a pelársela cuado
llego el calvo enorme , miro a Sandro y se descojono, le dijo que ya había
acabado con la otra y su marido y que todavía le quedaba polla , la verdad es
que sin ser ten grande como la de Sandro , también era enorme, le dijo se podía
follarme y sandro le dijo que si me tocaba le mataba, pero que a lo mejor a mi
no me importaba que se follara a Miguel.


El calvo se descojono, miguel se puso pálido y Sandro dijo
que yo decidía, y empezó a chuparme el sobaco y a meterme un dedo en el culo de
la manera que sabia que me volvía loca , yo mire a Miguel y me dio pena, Sandro
me dijo al oído, un hombre que deja que se follen a su mujer en sus narices como
yo lo he hecho contigo no se merece nada, solo que le revienten.


Yo seguía loca por la polla de Sandro, estaba salida y me
daba lo mismo todo, asi que dije que adelante, el Calvo puso cara de triunfo y
se acerco por detrás a Miguel que se acurrucaba contra la pared, le dio media
hostia y le cogio en brazos como a una nena, le apretaba tanto que Miguel decía
que le hacia daño , el calvo le dijo que mas le haría si no colaboraba y le
amenazo con un cabezazo, Miguel se callo y el calvo se lo llevo del baño.


Sandro me dijo que si Quero mirar, y le dije que no, que solo
quería su polla , al rato oímos gritar a mi marido, que le dolía , y al calvo
bufar mientras se le follaba, no volví a ver a Miguel en todo el fin de semana,
solo la tarde del domingo nos juntamos todos, fue el mejor fin de semana de mi
vida , estoy loca por Sandro , es mi macho, mi locura, pero continuo viviendo
con Miguel , nunca me contó lo que paso con el calvo y yo no le pregunto, solo
se que me adora y me consiente todo , y eso……. me hace fuerte..


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 2
Media de votos: 5.50





Relato: Morbazo con mi Jefe (4)
Leida: 1960veces
Tiempo de lectura: 7minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados