Relato: La reunión de directivos





Relato: La reunión de directivos


La reunión de directivos


Era mi primer Consejo de dirección, y os puedo asegurar que
los ricos también trabajamos, acabe destrozada.



Era la primera vez que acudía al Consejo de dirección, había
enviudado recientemente, y hasta entonces mi marido era el que acudía cada
semana, todos los jueves a primera hora.


Hacía tiempo que no iba, prácticamente ni reconocía el lugar.
Solo había estado cuando la inauguración de la nueva sede. La empresa había
pasado de ser una pequeña empresa familiar, fundada por mi padre y su hermano, a
ser una importante referencia en el mundo de los negocios.


En el salón de reuniones ya estaba mi tío, venerable anciano
que seguía ejerciendo el derecho del voto de calidad en cuantas decisiones el
considerase, le acompañaba a su izquierda Paquito, un joven tiburón de las
finanzas, con una carrera meteórica y cuyas innovadoras ideas le habían
permitido ascender hasta el más alto nivel, aún así debido a su juventud todo el
mundo le seguía llamando por el diminutivo.


Puntuales también eran Mr. Blisrtz y Vicente Corduente. El
primero era un danés que representaba los intereses de la multinacional nórdica
que había comprado recientemente un importante paquete de acciones de la
empresa. Vicente Corduente era un autentico cabrón, procedía de una buena
familia, pero tenía unos horribles modales, lo cual le había generado más de una
enemistad, tenía un temperamento colérico y solo se le aguantaba por su
capacidad para gestionar con mano firme el delicado entramado de negocios que
era nuestra Sociedad.


Me senté a la derecha de mi tio, estaba un poco perdida,
había dejado durante varios años que mi marido, entonces cuando me case un
brillante y prometedor ejecutivo, gestionará mi patrimonio, se dijo que había
pegado el braguetazo, pero ahora era yo la que tenía que valerme por mi misma y
quería estar ahí.


Merche, una joven pero eficaz secretaría de dirección, iba
sirviéndonos zumos y café, mientras llegaban el resto de los asistentes.


Jaime Botella, venía con un elegante traje de sport, que
contrastaba con el resto de los trajes que llevaban el resto de los otros
hombres, Jaime era una excelente persona, padre de cinco hijos, su pobre mujer
estaba ya deshecha de tantos partos pero era feliz, las pocas veces que
coincidíamos, cenas o similares de lo único que me hablaba era de sus retoños.
Jaime seguro que cuando terminara la reunión iría a hacer unos hoyos al club de
golf. Esto era lo bueno de las reuniones tempranas, que luego uno podía hacer lo
que quisiera, yo me acercaría también al club a jugar un poco al tenis, ya había
quedado con una amiga. La última en llegar, yo creo que para hacerse notar, fue
Sonsoles. Sonsoles había sido compañera mía de colegio, luego su familia
consiguió llegar al accionariado de la firma, y ella pese a haberse casado y
tenido dos hijos, no había abandonado sus tareas profesionales. Sonsoles y yo
nos odiábamos, desde jóvenes, pero obviamente siempre habíamos mantenido las
formas, y ahora tendría que aguantarla más aún.


La reunión se inició, mi tío hizo una breve e innecesaria
reseña de mi persona, y comentó que a partir de ese momento formaba parte del
Consejo, y que al acabar la reunión lo celebraríamos discretamente.


Los temas que se trataron no fueron muchos, en el fondo este
tipo de negocios van casi solos, si bien si que se cito que en algunos sectores
se había perdido bastante competitividad y algún suculento contrato se había
malogrado. Vicente Corduente intentó explicar esta situación echándoles las
culpas a otros, pero no parecía convencer y se repasaba nervioso la engominada
cabeza con la mano. Yo no sabía si era cierto o no lo que decía pero puse la
misma cara de perro que los demás asistentes, aquello era una jungla, muy fina
pero por menos de nada te sacaban los ojos.


Cuando aquello parecía que iba a acabar, mi tío volvió a
tomar la palabra, prácticamente no había abierto la boca durante la reunión.
Todos callamos expectantes.




Bueno, como resumen creo entonces que hay dos hechos, uno
bueno y otro malo, creo que es mejor acabar y dar por concluido el malo, y
dejar lo agradable para el final.


Vicente, aunque no te sientas responsable, has sido
culpable de importantes pérdidas, que si bien son perfectamente asumibles,
no son más que un descrédito para todos nosotros. Debes ser castigado.




Estaba atónita, aquello parecía una clase de primaria, todos
miraban con sorna apenas contenida al odiado Vicente. Esperé una reacción
colérica de aquel individuo, pero sin embargo este de forma sumisa se levantó, y
ante mi estupor se empezó a desvestir. Merche, la eficaz y correcta secretaria
le acerco una percha para que dejara en ella la ropa. Vicente se quito los
zapatos y los pantalones, así como la chaqueta, cuidadosamente se volvió a poner
sus caros zapatos y se puso a cuatro patas. La imagen era deplorable, no hay
nada más ridículo que un hombre en ropa interior, con calcetines negros y
zapatos, pero en este caso también se desprendió de los calzoncillos, dejando un
culo feo y peludo al aire, apenas sostenido por un par de piernas delgaduchas y
absurdas.


Empezó a gatear a cuatro patas alrededor de la amplia mesa,
cuando llegaba a lado de alguno de sus compañeros, estos le propinaban o bien
una patada en el trasero o bien algún palmetazo, dejando enrojecido el culo del
arrogante ejecutivo. Mr. Blisrtz fue excesivamente cruel, pues logro atinar con
su pie, un enorme pie de vikingo en el ano del penalizado, de hecho logro
tirarlo al suelo. Vicente recobro su postura si bien farfullo algo de las
almorranas. Sonsoles tampoco se quedo corta pues araño con sus uñas las ya
castigadas nalgas, se debió llevar parte de la piel debajo de sus dedos, y
posteriormente le escupió. La ronda la terminaba yo, aparte un poco el sillón en
el que estaba sentada para que el penitente pudiera ponerse cerca de mi. Mire a
mi tío, el cual con una franca sonrisa, mostrando unos esplendidos dientes,
seguro que todos implantados, me explicó:




Es una tradición que inició tu padre, a la mayoría de
nosotros nos duele el dinero que se pierde, pero más la humillación y la
degradación, vamos castígale, en el fondo lo estas deseando.




A mis pies estaba a cuatro patas, un individuo que por lo que
sabía no era digno de ningún trato humanitario, pensé en arrearle en sus nalgas
pero los arañazos y la saliva de Sonsoles me hicieron desistir. Venciendo mi
repugnancia me incline y baje una mano, se la metí entre las piernas y busqué
donde agarrar. El muy guarro pese al castigo, o tal vez por él, estaba medio
empalmado, le cogi los huevos, durante un par de segundos juguetee con ellos, y
luego apreté. Apreté como nunca lo había hecho y siempre había deseado, y el
duro ejecutivo gritó de dolor, solté y el cayó retorciéndose en el suelo. Mi tío
me miro con aspecto de complacencia.


Mientras Vicente lograba llegar a su sillón, desde donde me
dirigió una mirada de odio, el patriarca de la reunión, tomó de nuevo la
palabra, y sonriendo ampliamente a la par que me miraba, volvió a hablar:




Ahora la buena noticia, como ya os he comentado mi
sobrina y viuda de nuestro malogrado socio pasa a formar parte de este
Consejo de Dirección, y aunque todos la conocéis ya, las formas y
tradiciones deben cumplirse. Por favor querida, súbete a la mesa y paséate
por ella.




Yo quede un poco sorprendida, aunque tras el numerito
anterior, aquello me pareció una nimiedad. Me subí a la mesa bastante ágilmente,
se nota que hago deporte, y de forma resuelta inicié un desfile por la robusta y
amplia mesa. Casi todos los papeles se habían retirado, solo quedaba algunas
tazas y bollos y fue fácil no tropezar con ellos. Por un momento me pareció
estar en una pasarela de desfiles de modas, además aquel día vestía de un sobrio
y elegante luto, que realzaba mi figura, la cual para ser de una mujer de
cuarenta años no estaba nada mal.


Cuando ya me iba a bajar, mi tío más sonriente que nunca me
hizo desistir con un gesto en la mano y me ordenó que me desnudara. Yo me quede
estupefacta, e intente replicar, pero mi tío, siempre con su artificial sonrisa
no me dejo hablar:




Querida, nos debes un favor, recuerda lo que nos ha
costado disimular las peculiaridades del óbito de tu querido cónyuge.




¡Dios mío! Lo sabían, ¿Quién se lo habría dicho? Mi marido
había muerto en un accidente en extrañas circunstancias, nos costo a mí y al
abogado de la familia bastante esfuerzo esconder el hecho de que mi marido iba
alcoholizado y con un menor enganchado a su entrepierna cuando el coche se salió
de la carretera. Seguro que el cabrón del abogado se lo había dicho a estos
buitres, tal vez hubiera tenido que recurrir a ellos para cambiar el expediente.
Todos sabrían ya que mi marido no me tocaba y que se iba a coger chaperos por
ahí. Creí notar la discreta risa de Sonsoles a mis espaldas, el mundo se me
hundió, y sin más preámbulos, encima de aquella mesa y bajo la mirada morbosa
del resto del Consejo empecé a desnudarme.


Merche con gran profesionalidad me ayudaba, e iba recogiendo
mi ropa, aunque ya cuando me senté en la mesa para quitarme las medias pude ver
con cierta inquietud como su lengua recorría lentamente sus labios como
relamiéndose de antemano. Me puse de pie y con la mirada baja y fija en la mesa,
solo vestida con mi gargantilla de oro y mis pulseras, logre llegar al centro de
la misma, me intentaba tapar el pubis con una mano, y con la otra los pechos,
cerré los ojos, note como me rozaban, como me cogían de los tobillos, las
rodillas se me doblaron y me desplomé en medio de la gran mesa oval.


Aquellas fieras se habían subido en la mesa, algunas ya medio
desnudas, La servil Merche ofrecía una bandeja con rayas de coca y se estaban
los asistentes sirviendo generosamente. Mire a mi tío el cual permanecía
sentado, pero la estampa me quito toda esperanza, tenía a Paquito, el ingenioso
y prometedor broker amorrado a su bragueta, por donde asomaba una minga curvada
y varicosa.


Jaime Botella, el feliz padre de familia numerosa, me tocaba
las tetas y quería tumbarme para follarme. Sonsoles se había desprendido de su
traje de chaqueta naranja, horrible por cierto, y buscaba a su vez la polla de
este, la muy puta llevaba un tanga de color morado que se le embutía por sus
hendiduras, estaba magnífica, hay que reconocerlo, la muy zorruna, con dos hijos
y un cuerpo así, seguro que se había operado las tetas y la tripa, pues no
mostraban el menor signo de declive. El vikingo se había puesto de pie,
totalmente desnudo, casi tocaba el techo, el glande de su tremendo pene estaba
rociado de polvo blanco, buscaba un objetivo. A su vez Vicente, el castigado,
esnifaba la cocaína y babeaba mientras se quitaba la corbata y la camisa que
eran las únicas prendas que le quedaban.


Me zafé de ser follada por Jaime, tuve miedo de que me dejara
preñada, tenía un alto índice comprobado de fertilidad, y para desesperación de
mi rival femenino, Sonsoles, agarre el falo de este y me lo metí en la boca,
estaba caliente como un ascua, y mientras succionaba, Sonsoles le atacaba por
detrás y me susurraba.




Ya era hora de que hubiera una mujer más, estábamos
hartas de ser Merche y yo las que lleváramos el peso de las juergas, aunque
tu marido era tan maricón que no nos daba demasiados problemas.




Jaime estaba en la gloria una tía le chupaba la polla y la
otra le lamía el culo, tardo poco en correrse y una generosa ración de su lefa
inundo mi desacostumbrada boca. Sonsoles cayó sobre mi, introducía su lengua
casi hasta mi garganta, quería recuperar el semen que no había logrado sacar
ella. Nunca me había besado así una mujer, inconscientemente mis dedos buscaron
su tanga, y se introdujeron en su vulva, mientras el hogareño progenitor nos
sobaba a las dos.


Un empujón me saco de mi ensimismamiento, era Vicente, que
con los pelos de la nariz llenos de polvo blanco, se había echado sobre nosotras
y decía que nos iba a romper el culo. Particularmente no tenía ningún interés en
ser sodomizada, mi marido era lo único que hacia últimamente conmigo y ya tuve
suficiente entonces. Dos circunstancias vinieron en mi ayuda, una fue el Paquito
que me cogió de un tobillo e hizo que me deslizará hasta el borde de la mesa
donde estaba el hermano de mi padre, la otra que Mr. Blisrtz y su enorme polla
ya tenían un objetivo, el culo de Vicente, el porculizador había sido cazado,
ahora si que iban a sufrir sus hemorroides.



Mi tio aún no estaba ni medioempalmado, y habían decido
cambiar de técnica, pusieron mi coño enfrente de él, y así el podía meterme mano
hasta donde quisiera, su protegido mientras ya se había desnudado y me amasaba
las tetas. Merche la cual ya estaba solo en bragas y sujetador por un lado
guiaba sabiamente los temblorosos dedos del viejo hacia mi clítoris, y con la
otra se aferraba a la decrepita minga que asomaba por la bragueta del traje. Yo
me abría de patas exponiendo toda mi vulva a su libidinosa mirada.


En otros lugares de la mesa, parece que Sonsoles intentaba
recuperar la tersitud de la polla de Jaime y el danés y el cabrón estaban
teniendo un estrecho contacto, la mesa estaba temblando, felizmente era de
excelente calidad, los gritos de Vicente al ser penetrado se hubieran oído en
toda la empresa, de no ser por el aislamiento acústico que tenía la sala.


El Paquito, el cual aun no llegaba aún a los treinta años
estaba buenísimo, y ese si quería que me jodiese, y yo le empujaba para que se
encargara de mi vagina. Al final logre que se bajara de la mesa, puse mis
piernas en sus hombros, levantado mi culo, justo en el borde de la mesas. Él de
pie enfilo con su pene el camino de mi chocho, mientras el viejo que seguía
sentado en su butacón al verse desplazado se resignó a tocar el culo del niñato.
Merche, la secretaria se puso a horcadas encima de mi boca, chupe su
entrepierna, aún llevaba puestas las bragas, pero estaban empapadas por la
excitación.


La sensación de ser penetrada me devolvió la alegría, hacia
tiempo que no me sentía poseedora de una polla caliente en mi interior, y los
vibradores que alguna vez había usado como consuelo, no eran lo mismo, además
tenia un palpitante coño encima de mi, le baje las bragas a la empleada, sus
labios vulvares apenas recubiertos por un suave bozo estaban de un color casi
púrpura por la congestión, ella se espachurro encima de mi boca y de mi nariz,
medio sofocada como estaba, alcance un orgasmo memorable.


El ruido de tazas y platillos al caer nos hizo girar a todos
la vista, y pudimos contemplar como el porculizado Vicente se bajaba de la mesa
y se dirigía con las piernas arqueadas hacia el cuarto de baño anexo,
refunfuñando improperios. El nórdico aun seguía con la polla tiesa, el glande de
un color rojo cereza brillante que contrastaba con la palidez casi albina del
resto de su corpachón.


Mi tío por fin se emociono, y con la polla tiesa debió
eyacular o mear o las dos cosas al mismo tiempo encima de la amplia espalda de
Paquito, el cual aun seguía bombeando en mi interior.


Yo quería buscar nuevas emociones y el fugaz contacto con mi
rival Sonsoles así como la experta mano de Merche me habían abierto un mundo de
posibilidades. Me di la vuelta y dejando con las pollas tiesas al carcamal y al
aspirante a directivo, me fui gateando en busca del resto del grupo. Sonsoles
había logrado recuperar la polla que yo había mamado en primer lugar y estaba
amorrada encima de ella, el sueco al ver un culo en pompa, no se lo había
pensado, la había cogido por la cintura había retirado la tira del tanga que
cubría su ano y la estaba empalando viva. El pérfido Vicente ya se había
recuperado, seguro que había ido al baño a cagar, el falo de Mr. Blisrtz era un
remedio para el estreñimiento, se dirigió hacia mi:




Te voy a dar por culo y me voy a mear en tu cara luego. A
tu maridito le gustaba mucho.




Yo tales groserías no se las aguanto ni a mi padre, que en
paz descanse, le agarre la polla, tiesa como un palo y se la empecé a apretar,
cuando vi que ponía cara de pánico con un gesto de condescendencia le masturbe
rápidamente. Note bajo mis dedos que se iba a correr y torciéndole la polla
bruscamente, él hizo una mueca de dolor, apunte con ella a la cercana Sonsoles
que seguía con media polla de Jaime fuera de su boca y otra media del gigante
rubio fuera de su culo, unos mocos pegajosos cayeron sobre la espalda de la
mujer. Después de un gesto brusco empuje al pajeado fuera de la mesa, estaba aún
retorciéndose de dolor y se cayó sobre un sillón, se debe haber hecho más daño
aún, que se joda.


El viejo y el puto gerente, Vicente, ya estaban inutilizados
y me senté con las piernas cruzada para replantearme la situación. Paquito y
Merche estaban follando, ella encima de él, saltando y meneando sus jóvenes
tetas, esta Merche era una fiera hacia a todo. Sonsoles se había salido de la
polla del vikingo y se quejaba, pobre hombre, con ese material no se puede hacer
nada, es excesivo, aunque tal vez mi vagina lo pudiera aceptar. Jaime quería
follarla pero ella tampoco se dejaba, la fama de fecundidad de este le predecía.


Por fin hemos encontrado cada uno nuestro sitio, por un lado
lo tres tíos, Jaime da por culo a Mr. Blisrtz, ha logrado meter la polla en un
sitio estrecho y caliente, y Mr, Blisrtz esta siendo mamado por Paquito que
sospecho que querrá ascender en el mundo empresarial internacional.


Merche me esta mamando los pezones y sus hábiles manos me
recorren. Sonsoles mete sus hinchados morros, seguro que siliconados, en el
pubis de mi masajista, la cual se estremece a cada embiste. Yo me dejo sobar y
juego con los pliegues vulvares de Sonsoles, intento pellizcar su ingurgitado
clítoris. Nos hemos corrido las tres, y hemos logrado bajar de la mesa.


La reunión se ha terminado, Vicente y Paquito tienen que
volver a su trabajo, aunque sospecho que al capullo de Vicente le queda poco en
esta empresa. Mr. Blirstz intenta concertar una reunión posterior con su nuevo
chupapollas, sospecho que le quiere catar el culo.


Mi tío dice que se va a misa, en mi familia siempre hemos
sido gente de orden y misa diaria, se va rascándose el paquete.


Jaime efectivamente dice que se tiene que ir a mejorar su
swing, aunque antes tiene que recoger a los niños al mediodía, que hogareño, no
se que aporta a la empresa pero es tan familiar….lo único que quiere es follar y
solo le deja su mujer, los demas coños se le niegan.


Sonsoles se recompone el vestido y me dice que esta tarde
coincidiremos en el club. Lo que me faltaba, lo único que quiero es tenis,
masaje y sauna, y pasar de esta puta, ahora va a pensar que porque le haya
chupado el coño va a ser mi amiga.


Merche es la que me da más pena, tiene que poner en orden
todo el papeleo de la reunión, y lograr que arreglen el desastre que hemos
montado, ella no parece agobiada, es una profesional y tiene clase. Tal vez
quede con ella algún día para tomar el té, no es de mi nivel social, claro que
no, pero me ha prometido hacerme un sesenta y nueve, ella y yo solas, sin
distracciones, ya me estoy poniendo cachonda de nuevo. Estoy agotada y para
colmo os he descrito esta vivencia mía para , solo quiero relajarme,
creo que tardaré bastante tiempo en contaros de nuevo mis experiencias. Luego
dicen que los ricos no trabajamos.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 10.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La reunión de directivos
Leida: 830veces
Tiempo de lectura: 12minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























Relatos porno con una pequeña de 5Relatos porno la madre de mi amiga fannybdlol ru mama y hijo relatorelatos eroticos mi esposa se la cogen mis empleadosrelatoseroticos solos con mi primita (ll)Todo relatos mi pequeña hija es bien putitaRelatos eroticos la nenita le encanta la mamadera que le da su padrerelatos eroticos arre Relatos porno amor filial papa soltero bdlol.runena jugando en él parque relatospornonina site:parma-build.rurelatos porno mi hermano y su mujer viven con migorelatos eroticos padres adoptivosRelato porno el preescolaarTia dueme relatorelatos mi yerno cojiendo a mi hija me asome y me vioRelatos d sexo cn perrosNos cojieon en liguero relatos pornoJUGANDO site:parma-build.rume agarra las nalgas mi hijorelatos xxx estudio fotográfico para mi hijarelatos xxx infiel por obligaciónrelatos de actividades insestosorelatos me violaron el culoxxxrelatos incesto pisMi hija de 9 a�os es mi mujer relatossexo relato jugando con mi pequenarelatos xxx me ayudo a tomarme fotosrelato erotico mi bebita me calienta 6relato porno tenia 11Relatos porno de vuelta a la finca 2 bdlol.ruturquia relato porno gayPorno relato amor filial bdlol.rurelatos eróticos mis sobrinitas de ocho despues de la escuelahistoria porno con desconocidoconfeciones mi novio me cojio toda la noche con sus amigosPorno relato me amor filial jorange.rupornos como masturbarte y sentir placidoJorange.ru un abuelo perversomis hijas rechel y cristina parte 1 relatos xxxxBebe me CHUPA pa pollamely de nuevo misrelatospornorelato xxx mi mujer coje con alumno muchachoPorno relato incesto puro 3 nico jorange.rurelato porno en miamirelatos eroticos la pequeña de larelatos eroticos revision medicarelatos aprendi a mamar guevo con mis perros relatos. desvirgaron. Ami novia por otrome gustaba tocarme cuando mhermano dormia relatoszoo-bisex-orgia parterelato hermana control mental pornoRelatos porno incesto esposas infieles bdlol.rurelatos porno yege borracha ala casaporno sequetalapadre site:parma-build.rurelatos xxx besos silenciososrelato erotico malenaRelatos eroticos la nenita le encanta la mamadera que le da su padreRelatos xxx ludmilasexo con mi sobrina que veia porno relatorelatos xxx baila para "exitarlo"Sadomasoquismo ombligo-todorelatosRelatosxxx mi hermano le mamo las tetas a mi mujerrelatoseroticos vecinita sarai de 8 añitos 2relato erotico violada por mi hermanoMe coji asu esposa y asu hija relatops pornoAbusador de Ni0Š9as 3 relatos eroticosrelatos eroticos calzoncito anito chiquitaRelatos porno amor filial descubri a mi hija 2 bdlol.ruRelato de mujer porno mi sobrino me cojio rico pedia masinternado para señoritas relatos pornonina site:parma-build.rurelatos eroticos la nenita hija del pastormi puta mi hija relato eroticoPorno relato descubri a mi hija gorange.ru/relato32155_Vacaciones-Inolvidables.htmlya cogeme cuñado- relatosotro fin de semana relatosporno relatos mi nenita