Relato: Las historias omitidas de Harry Potter (2)





Relato: Las historias omitidas de Harry Potter (2)


Otra vez en casa



Todos se apiñaban en los pasillos del expreso, esperando a
que éste llegara al arcén de la estación de Hogsmade. Harry intentaba hacerse un
hueco para salir, dejó el comprar-timento en el que había realizado el trayecto,
internandose en la apretada multitud.



Al cabo de unos segundos de estar sintiendo la presion de
numerosos cuerpos reparó en que los pechos de una chica se apretaban
placenteramente en su brazo derecho, cual fue su sorpresa al comprobar que se
trataba de Ginny Weasly, la hermana pequeña de Ron.


-Mucho ajetreo para salir del tren, ¿eh, Harry?- le dijo
Ginny, sin oponer resistencia en el roze que había entre ambos.


-S… sí, demasiada tal vez…- le contestó Harry con su habitual
nerviosismo ante el descaro de Ginny. Ésta no le apartó la vista de sus ojos a
través del cristal de sus gafas y, oculta como estaba por la multitud deslizó
lentamente su mano por el ombligo de Harry, acariciándole con el dedo central y
descendiendo poco a poco hasta dar con su abultada entrepierna.


-Ginny… ¿qué…?- Harry volvía a tener la mente en blanco, se
encontraba de nuevo en el cielo, aquello era incluso más excitante si cabe, en
medio de toda aquella multitud, donde cualquier descuido podía delatarlos.



Ginny desabrochó con cuidado la cremallera del pantalón de
Harry al tiempo que éste tampoco desaprovechaba la ocasión, y deslizaba su mano
lentamente por la suave espalda de la hermana pelirroja de su mejor amigo,
vestida con la túnica del colegio, deleitandose con la curvatura de su espalda
llegando hasta su redondo y suave trasero. Ginny deslizó su mano a través de sus
pantalones hasta llegar al miembro de Harry, apretado en un slip, el cual
acarició suave y cariñosamente mientras le sonreía con picardía y pasandose
levemente la lengua por su labio superior. Harry por su parte recreaba su mano
derecha en la cintura y en las blandas nalgas de Ginny. Ambos tocamientos y
muestras de cariño sexual estaban ocultas por la multitud, haciendo de ello la
más morbosa de las situaciones para los dos jóvenes. Sin embargo…



-¡¡SE PUEDE SABER QUÉ ESTAIS HACIENDO!!- gritó de pronto Ron,
que había aparecido de improvisto con Hermione detrás de Harry. Éste pegó tal
bote que el corazón casi le estalló en el pecho, se apresuró a subirse la
cremallera y a adoptar una expresión inocente mientras improvisaba multitud de
esplicaciones y excusas.


-Verás, Ron… yo…- empezó a decir Harry, sin embargo Ron le
interrumpió


-¡Se puede saber por qué no avanzais, ya han salido por
delante vuestro y estais obstruyendo el paso! ¡Moved el culo de una vez los
dos!- Harry, muy aliviado de comprobar que no habían sido descubiertos salió de
buen agrado a la fría interperie de la estación de Hogsmade.



Harry, Ron y Hermione, seguidos por Ginny y Neville fueron
caminando hacia los carruajes sin caballos al tiempo que saludaban a Hagrid, su
viejo amigo el guardabos-que. Ron parecía estar de muy buen humor, mientras
Hermione lo miraba con recelo


-He mangado un montón de grageas de todos los sabores del
carrito en el tren, jeje, ¿quieres unas cuantas, Harry?- dijo Ron tendiéndole un
puñado a su amigo, mientras Hermione replicaba


-Sin embargo te han pillado y has tenido que pagar más de la
mitad- y tras soltar un resoplido añadió -Desde luego, Ronald, lo único que
sabes hacer bien el f…- Harry no entendió por qué se había parado de repente,
pero Hermione había adoptado una leve expresión de alarma mientras Ron la miraba
con el entrecejo muy fruncido.



La noche era fria y oscura, razon por la que encontrar un
buen carruaje era esencial, asi que tientas y como les fue posible dieron con un
carruaje desocupado en el que podían ir todos con tranquilidad. Como es
evidente, el interior del carruaje estaba todavía más oscuro, pues dentro no se
contaba con la proyección de la luna. A Harry se le ocurrio una idea maliciosa,
y a la vez evidente que contaba con asegurarse de que se sentaba al lado de
Ginny.



Se apretó con los demás mientras subía al carruaje y no
perdía de vista la llamativa cabellera de la más joven de los Weasly, sin
embargo la oscuridad era demasiado acentuada. Tras varios empujones y pisotones
Harry consiguió sentarse al lado de la chica, que estaba en una esquina de los
asientos del carruaje, al menos estaba seguro de ello, entreviendo el uniforme
con falda de la persona que tenía al lado, y el contorno de los pechos que hacía
apenas diez minutos atrás haían estado restregándose en su hombro derecho.



El carruaje se puso en movimiento, con el traqueteo del
vehículo Harry comprobó que sus espectatibas eran correctas, el sitio era lo
suficientemente oscuro para que nadie viera lo que iba a hacer. Extrañado de que
en aquella ocasión Ginny no tomara la iniciativa Harry llevó lentamente su mano
derecha hacia su rodilla, la posó suavemente y notó la leve reacción de la
chica. A Harry le gustaba llevar la iniciativa por una vez, así que antes de que
ella hiciera nada comenzó a acariciar suavemente su rodilla por encima de la
falda, subiendo lentamente la mano por el muslo, apretándolo y acariciándolo
hasta llegar a la cintura, donde remangó la camisa y deslizó los dedos por el
elástico de la falda.



Harry comprobó que la respiración de Ginny estaba agitada, no
se movía, a la espera de lo que el chico fuera a hacer. Protegido por la
oscuridad, Harry deslizó su mano a través del elastico hasta dar con la suave
piel del muslo de ella, ésta iba separando poco a poco las piernas, se las
acarició con ternura, las apretaba y las amasaba. Luego, embriagado por la
excitación las llevó a la ingle, y acercó si cara a la de la chica para besarla,
con la intención de hacerlo mientras metia sus dedos por debajo de las
braguitas.



Sin embargo se detuvo… al acercarse reparó en que el pelo que
le acariciaba su cara no era liso, sino ondulado. Un haz de luz, proveniente de
una de las ventanas del enorme castillo de Hogwarts entró resuéltamente por la
abertura del carruaje, iluminándolo momentaneamente. A Harry se le contrajeron
los pulmones de la impresión, la chica que tenía sentada a su lado no era Ginny.
Era Hermione, que en esos momentos lo estaba mirando con la expresión de la
mayor de las sorpresas e incredulidad. Tenía los ojos muy abiertos y las cejas
arqueadas, mirando de hito en hito el rostro de Harry, sin poder articular
palabra, mientras que el brazo de Harry seguía debajo de su falda, con su mano
en la ingle, apunto de entrar por debajo de sus bragas. Por suerte en aquel
momento todos los demás estaban distraidos obserbando las dimensiones del
castillo, hablando tranquilamente, ajenos a lo que ocurría en la esquina que
ocupaban Harry y Hermione. Harry retiró la mano lo más veloz que pudo y no
volvió a dirigir la mirada a Hermione, que al igual que él, estuvo en silencio
durante todo el trayecto.



Llegaron por fin ante las puertas del castillo, que daban al
vestíbulo. Se bajaron temblando de frío del carruaje, y por el rabillo del ojo
Harry pudo comprobar como Hermione se colocaba bien la ropa con el entrecejo
levemente fruncido.


-¡Dios, que frío hacía ahí dentro, más que afuera, por poco
me congelo!- exclamó Ron con indignación mientras se frotaba los brazos y
tiritaba.


-Pues yo no he pasado tanto frío, la verdad- dijo en un
susurro Hermione. Ron como es evidente no entendió el significado de esa frase,
pero Harry se quedó mirándola aunque esta no le devolvió la mirada, luego se
giró y vio de espaldas a Ginny y un remordimiento de conciencia afloró en su
interior… aunque luego se calmó un poco ya que pensó que al fin y al cabo Harry
y Ginny aun no habían hablado de salir juntos.



Y es que además de sorprenderlo, el hecho de comprobar que
todo aquello se lo había estado haciendo a su íntima amiga le había producido un
extraño sentimiento de placer mezclado con la morbosidad.



Tras tantas emociones juntas y tan seguidas Harry había
pasado por alto el hambre que tenía, pero cuando se hubo calmado, le asaltó de
nuevo. Al entrar en el gran comedor, adornado como siempre con sus velas
flotantes y con un techo que refleja el cielo exterior, fue directamente a
buscar un sitio en el que ponerse a comer todo lo que pudiera, sin embargo se
topó con los gemelos Weasly, que le entretuvieron.


-¡Eh, Harry!, ¿que tal ha ido el viaje?- le preguntó George
con una palmada en el hombro


-Muy frío y muy oscuro, gracias- dijo Harry evasivamente, con
unas ganas desenfrenadas de empezar a comer.


-No me digas- continuó Fred, de prontó este le agarró la mano
derecha y dijo- Oye… espera un momento, ¿con qué te has manchado aquí?- le
pregunto refiriendose a la mancha de jugos vaginales de Hermione que no había
reparado en limpiarse con la túnica.


-Yo… esto… el carruaje estaba mojado…- pero antes de escuchar
sus explicaciones Fred le olisqueó la mano y exclamó.


-¡¡Oye!! ¡¿A quién le has estado haciendo un dedo?!- Harry,
rojo como un tomate, se apresuró a mirar alrededor asegurándose de que nadie
habia oido tal frase, luego se volvió a los gemelos


-¡¿Qué dices?! Ya os he dicho que el carruaje estaba mojado-
dijo rapidamente en un susurro, se apartó y concluyó con una sonrisa inocente
–estais algo locos ¿sabeis?. Tengo hambre, luego hablamos.



Harry estaba exhausto de tanto comer, pero complacido,
hablando tranquilamente con sus amigos, aunque evitando las miradas y las frases
directas con Hermione. Tras unas palabras de Dumbledore, el director del
colegio, se dio permiso a los alumnos para ir a los dormitorios. Harry acababa
de levantarse con la idea de pillar la cama cuando Ginny pasó por su lado y le
susurró


-Te espero en el aseo de chicas del cuarto piso- sin embargo,
las dos últimas palabras de Ginny estuvieron acompañadas con un estruendoso
estornudo de Neville, que salpicó de saliba a todos los que estaban a su
alrededor en un radio de siete metros, y a Harry no le quedó claro en qué piso
le había indicado Ginny, ésta le dio una palmada en el culo a Harry y salió
corriendo antes de que se lo pudiera preguntar.



Harry, en un mar de dudas, se reunió con Ron de camino a la
sala común de Griffindor


-Tío, que putada eso de que este año no haya Quiditch, sin
embargo a ver como está eso del torneo de los tres magos- dijo Ron, mientras
Harry se escurría el cerebro para intentar recordar que piso era al que tenía
que ir



-Si… una putada… Oye, Ron ¿tú sabes en que pisos hay aseos de
chicas?- le pregunto Harry a Ron, con la esperanza de que éste le estrechara la
busqueda


-Pues que yo recuerde… en el piso uno esta el de chicos, y el
los pisos dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete… ¿Cuántos pisos tiene Howarts?
Bueno, en todos los demás están los de chicas- Le respondió Ron, luego arrugó un
poco el entrecejo y miró a Harry -¿Por qué quieres saberlo? No te estarás
volviendo un peluso ¿verdad?



-No, idiota, no es eso. Oye, tengo algo que hacer, nos vemos
en la sala común- dicho esto Harry salió corriendo mientras Ron le gritaba "¡¿y
Hermione dónde está?!" Harry no hizo caso, la verdad es que la información de
Ron no le había ayudado mucho



Harry fue subiendo escaleras a toda velocidad esquivando
alumnos, y en un cruce en el que todos se dirigian a sus salas comunes por la
derecha Harry se marchó por la izquierda, por un pasillo vacío carente de
antorchas, lo que lo convertían en un siniestro pasaje oscuro. Sin embargo la
excitación del joven se anteponían ante cualquier otro sentimiento de miedo o
intimidación, de hecho esta excitación se dejó ver enseguida en lo tieso que
tenia el miembro, apretado en sus pantalones.



Estaba en el tercer piso, lugar al que se había dirigido
instintivamente, podía ver el aseo de chicas al final del pasillo, así que
aminoró el paso, y para cuando estaba a punto de entrar por la puerta iba
andando con sigilo, sin hacer ruido. En el aseo no había nadie, miró en los dos
primeros retretes pero desistió de seguir buscando, supuso enseguida que aquel
no era el piso.



Sin embargo, antes de que dejara el aseo el sonido de una
cisterna desgarró el silencio con furia. A Harry le latía el corazón muy
deprisa, la puerta de un retrete se abría a sus espaldas, se volvió pensando que
se encontraría cara a cara con Ginny, No obstante…


-¡¡Hermione!!- La amiga de Harry salía del baño en aquel
momento, luciendo vigorosamente su cabellera y abultada cabellera, seguida de un
escultural cuerpo. Hermione miró a Harry sorprendida, aunque no tanto como Harry
hubiera esperado


-¡Oye! ¿Qué haces aquí?-


-Eee… yo… esto…- Harry no encontraba las palabras para
explicarle a Hermione que se había citado con Ginny en un aseo de chicas… luego
recordó lo que había ocurrido hace apenas un par de horas en los carruajes del
colegio, y se le contrajo el estómago, no de remordimiento, sino de excitación.


-Bueno, Harry, no importa…- el chico temía que en cualquier
momento Hermione le preguntara en qué demonios estaba pensando cuando le puso
las manos encima en el carruaje, o cualquier otra recriminacion que lo pusiera
de pervertido para arriba, y gritos… sin embargo el silencio se prolongó, y
Hermione le miró profundamente a los ojos, Harry estaba a punto de despedirse
cuado su amiga le dijo.



-Oye, Harry, ¿y eso?-


-¿A qué te refieres?-


-A eso- Harry no entendía, sin embargo observó que le estaba
mirando por la zona del ombligo, Luego Hermione movió la mano y le señaló en la
entrepierna



Harry tenía una enorme erección, eso ya lo sabía, pero en lo
que no había reparado era en como se le debería de notar con los finos
pantalones del uniforme escolar. En la entrepierna le sobresalía un enorme bulto
que no dejaba lugar a dudas. Harry se ruborizó e intentó pensar en cualquier
excusa estúpida, si embargo, ante su sorpresa Hermione soltó una leve risita y
se quedó con una sonrisa en la cara.



-Estás empalmado, ¿verdad?- eso era evidente, pero Harry no
supo que contestarle.


-No se muy bien a qué ha venido lo del carruaje, pero no te
negaré que me ha gustado, porque de no ser así es evidente que te hubiera
detenido, pero no lo hice


-Yo… pensé… lo siento, Hermione- balbuceó Harry en un burdo
intento de disculparse


-No te preocupes, Harry- dijo Hermione mientras se hacercaba
lentamente a Harry


-Somos amigos desde hace mucho tiempo, amigos íntimos, y
nunca me habría esperado que me hicieras algo así, la verdad- continuó Hermione


-¿Estas enfadada?-


-Mmm… creo que no… salvo por…- interrumpió su frase, pero se
quedó mirando la abultada entrepierna deHarry.


-Salvo por qué- preguntó este, un tanto nervioso



-Enseñame eso que guardas ahí, Harry- las cejas de Harry se
arquearon hasta el techo de la impresión.


-Que… que te enseñe mi…-


-Sí, tengo curiosidad, ya ves, además, bien que te he dejado
que me tocarás antes, no te lo impedí en ningún momento.


-Ya, pero yo no te he visto nada-


-En eso tienes razón… mira, si me lo enseñas, yo te enseñaré
mis pechos, han crecido mucho desde el año pasado-


-Ya, eso es cierto-



Dicho esto ambos se apoyaron en el borde de un lavamanos, y
antes de que Harry hiciera nada Hermione se adelantó y pasó su mano por la
pierna de Harry suavemente, ante la atenta mirada de éste, hasta que llegó a la
abultada entrepierna. Mientras ambos se miraban fijamente Hermione bajó
lentamente la cremayera de Harry. El sonido de la cremayera sonaba amplificado
enormemente ante el silencio del aseo, en el que se oía ocasionalmente algún
goteo lejano.



Cuando estuvo abierta deslizo su mano al interior y esbozó
una acentuada sonrisa cuando hizo contacto con el duro miembro de Harry.


-Que duro tienes el pene, Harry- Dijo Hermione con voz
temblorosa


Luego le bajó los calzoncillos a través de la abertura de la
cremayera y ahogó un grito al ver rebotar su erecto miembro ante sus ojos. Lo
cogió delicadamente con su mano izquierda y comenzó a subirla y a bajarla a lo
largo del miembro, con expresión de perplejidad y deleite.



Hermione seguía extasiada y hasta unos momentos después no
reparó en que Harry le había deslizado la túnica fuera de los hombros, dejándola
caer al suelo, y le había comenzado a desabrochar los botones. Mientras hiba
quitando botones a la camisa de Hermione, Harry podía ir viendo la sonrosada
piel del pecho de Hermione, únicamente tapada por un aperlado sujetador.
Hermione desabrochó el botón del pantalón de Harry, dándole mayor libertad de
maniobra.



Harry estaba en el cielo, nunca lo hubiera imaginado, con su
mejor amiga, con su amiga íntima, ahora estaba a punto de ver hasta qué punto se
había convertido en una mujer. Terminó de desabrochar su camisa y se la deslizó
por los hombros al igual que la túnica, antes de desabrocharle el sujetador
Harry comenzó a acariciar su tersa y sonrosada piel, miestras sentia su mano
alrededor de su erguida polla. Instintivamente comenzó a besarle por el cuello
mientras desabrochaba el sujetador, Hermione cerró los ojos y comenzó a respirar
agitadamente. Los besos por el cuello le llevaron a continuación a sus pechos,
pero esta le aprató y se inclinó hasta su polla.



Hermione la cogió con dulzura y comenzó pasándole la lengua
por la punta mientras Harry suspiraba levemente. Luego se la introdujo por
completo en la boca, pasando su lengua por todas las regiones del erecto
miembro, se la sacó un poco y luego se la volvió a introducir. Al cabo de unos
minutos en los que Harry estuvo a punto de eyacular ante la impresionante mamada
de Hermione, ésta se levantó y sin decir nada condujo a Harry a uno de los
retretes y lo cerró, dejando a ambos en la intimidad.



Se fundieron en un beso en el que entrelazaron sus lenguas
conpasión, mientras Harry recorría con sus manosel cuerpo de Hermione, le
acarició la espalda hasta llegar al culo, mucho más abultado que el de Ginny,
era redondo y de dimensiones perfectas. Harry le deslizó la falda por las
piernas, y antes que nada Hermione le pidio a Harry que se sentara en el videl.
Cuando se sentó se acercó al vientre de la chica y mientras le besaba por el
ombligo comenzó a bajarle las braguitas de color perlado.



Había llegado el momento, ambos se miraban fijamente y
esbozaron a la vez una tímida sonrisa. Hermione le colocó las manos en los
hombros, y Harry en su cintura, acariciándosela suavemente. Con una mano Harry
colocó su miembro en la entrada vaginal de Hermione, y ésta, una vez colocada
como es debido fue descendiendo lentamente. Harry fue sintiendo por cada
centimetro de su erecto miembro el contacto con el interior de su intima amiga,
intima amiga que se estaba convirtiendo intima en el sentido literal de la
palabra.



Hermione soltó un leve gemido de placer cuando se sentó por
completo y tenía todo el miembro de Harry en su interior, luego lo miró, lo besó
y ascendió para luego volver a descender


-Aaaah… es… genial- dejó escapar Hermione en medio del
frenético ritmo de la penetración.



Mientras tanto Harry le pasaba la lengua por sus jóvenes
pezones y le acariciaba la espalda y el trasero.



Era Hermione, su amiga, que por una serie de controvertidas
circustancias ahora le estaba haciendo el amor desenfrenadamente, alcanzando el
cielo de forma total


El frenético ritmo de su erecto pene en el interior de
Hermione acabó culminando en un orgasmo mutuo, en el que ambos desgarraron el
silencio con un estruendoso gemido de placer, y en el que Harry eyaculó en el
interior de Hermione.


-Ha sido increible, Hermione- dijo Harry entre jadeos


Se vistieron, y antes de dejar el lavabo le dijo Hermione a
Harry


-Oye… no le comentes nada de esto Ron, ¿quieres?


-De acuerdo… no le comentes tu nada de esto a Ginny-



Se besaron y se fueron a los dormitorios cogidos de la mano
;)


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 3
Media de votos: 9.67


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Las historias omitidas de Harry Potter (2)
Leida: 1353veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























se ve muy bonita con sus pantaletas en sus manosLe avente los mecos a mi mama por las piernasRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.ruTodo relatos trios fugoso lujurioso ardient/fantasti/relato16612_La-Dulcerita.htmlAmo a mi yernopadre site:parma-build.ruen primero de secundaria me desvirgaron relatosdesvirgando perú: relatospornoCULEANDO site:parma-build.ruCuentos eroticos desvistiendo al nenepadre site:parma-build.ruConfesiones mi abuela me saca la leche bien ricorelatos eróticos el joven con síndrome de dowmmis relatos eróticos Porno relato me amor filial jorange.ruTia dueme relatoculito site:parma-build.ruRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.rurelato se la mame a mi alumnoRelatos porno de amor filial mi hijo dentro de micuentos eroticos de12 anitosPorno relato el padrastro de mi amiga 2 bdlol.ruPorno relato me amor filial jorange.ruabierto site:parma-build.rurelatos eróticos el internado de sandhurst 06nina site:parma-build.ruRelatos porno amor filial padre soltero bdlol.ruPorno relato me amor filial jorange.rurelatos eroticos alumna cobayabre la boquita primita relatosbdlol.ru pequerelatos mi hermanita me despierta chupamdome la verga con fotosse ve muy bonita con sus pantaletas en sus manoszoo-bisex-orgia parteRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.ruPorno relato insesto el tio mario jorange.rurelatos porno por ser una campesinita me desvirgaronTangas sucias de familiaresRelatos porno amor filial sobrina de 11 bdlol.ruJUGANDO site:parma-build.ruperro celoso relato pornoRelatos xxx yo caminaba con las calzas bien metidas en mi culoculona site:parma-build.rurelatopornos ancianitos follando con su nietecitacura site:parma-build.rurelatoseroticosrelato erotico la dulce noviecita 01mi haijado esta buen mozo relatoxPorno relato incesto puro 3 nico jorange.rurelatos porno me encantó que mi padrastro me desvirgara desde los 7añitos/relato35015_alquilando-a-mi-hija-15---Lina-y-su-papa-en-casa.htmlRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.ruRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.ruPorno relato mi vida de soltero 2 jorange.runena sentada en las piernas del abuelo relatospornorelatos eroticos primeros descubrimientosRelato porno chicas follamdo con campesinos relatos polla a savor de chochoRelatos no tengo marido y me prostituyorelato caliente corro mano a mi madre y mi padre no se percataMariana y don Ernesto relato de sexoRelato erotico la pequeña vendedora de caramelos 1www.relatosme comi una inda pihaRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.rurelatos chulos y una busconaél anciano y la nena semen relatospornoRelatos porno amor filial mus memorias (2) bdlol.ruMI SOBRINA CON PANTALON LICRA EROTICOrelato mi buelo mi devirjoRelatos porno de amor filial mi madre me besatio se coge a s linda sobrina en s veiaPorno relato me amor filial jorange.ruRelatos porno amor filial follando con mis pequeñas sobrinas bdlol.ruPorno relato me amor filial jorange.rurelatos en mi casa uso hilos y minifaldala vendedora de caramelo historias eroticaschiquito site:parma-build.ruPorno relatos de ay abuelito bdlol.ruPorno relato mi hija jimena de 11 bdlol.rupapa me desvirgo a los ocho años relatoRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.ruPorno relato incesto puro 3 nico jorange.ruPorno relato me amor filial jorange.rurelatos eroticos infiel solo se dioPorno con relatos como mmm aaa siiRelatos porno amor filial bdlol.ruRelato erótico pepenadoraPorno morbosiando ami prima va riendo Relatos de putos humillados