Relato: Caí en tentación con mi hijo



Relato: Caí en tentación con mi hijo


Caí en tentación.



Mi historia la escribí hace tiempo, la escribí con el ánimo de sentir que
platicaba a alguna que le contaba mi caso, es una parte de mi vida de la que me
siento muy avergonzada, pero que a la vez la veo con satisfacción experimente un
placer hermoso. Me prometí que nadie de sabría de mi caso pero , algo ocurri
Hace unos días leí otra historia, que me hizo cambiar mi forma de pensar. Vi mi
historia contada por Alberto



Mi historia…..



Difícil empezar, sintiendo lo grave de mi falta, me siento
desesperada, necesito de la ayuda de alguien, quizá algún psicólogo, o alguien
que se haya enfrentado a un problema como el mío.



Alberto, mi hijo nació cuando cumplí 16 años, un tío, hermano
de mi padre me sedujo. Desde el principio recibí el apoyo de mis padres. Cuando
termine mi carrera conseguí un empleo y al poco tiempo me independice. Una
mujer, madre soltera como yo es acorralada por los hombres, con deseo, casados,
solteros, todo tipo de tipos. Antes de conocer a Eduardo tuve dos o tres
romances pensando en encontrar al hombre de mi vida, pero solo querían eso,
satisfacerse sexualmente.



Cuando conocí a Eduardo, pensé que era el hombre de mis
sueños, sentí su apoyo, sus atenciones, de buena solvencia económica, de mayor
edad que yo. Sentí un apoyo que nunca nadie me brindo. me amó, nos divertimos,
fuimos felices, sin embargo poco tiempo me duro el gusto



Eduardo viaja mucho por su trabajo, la mayor parte de tiempo
estoy solita, en compañía de Alberto claro, él, ya es todo un hombre, guapo,
formal, pero demasiado tímido, principalmente con las chicas, poco afecto a
salir y muy apegado a mi, a su madre. Sus relaciones de Alberto con Eduardo son
buenas pero frías, trate de acercarlos, pero no lo logre. Alberto es para
Eduardo su entenado, y Eduardo simplemente su padrastro.



Alberto llena mis espacios vacíos, nos acompañamos a todas
partes, al cine, al club donde tenemos una membresía. En vacaciones siempre nos
acompañamos, Eduardo rara vez nos acompaña. Desde pequeño lo cuide, siempre fue
el bebito de mamá, el consentido, conforme se volvió hombre algunas cosas ya no
fueron igual, me di cuenta de sus cambios, lo ví crecer, hacerse hombre. Yo me
encargo su ropa, incluso su ropa interior, le encanta usar tangas que se ajusten
a su cuerpo, yo le comento:



---Un día vas a estar con una muchacha y debes verte sexy,
atractivo a la vista de ella.




Naturalmente el mismo me acompañaba a todo, incluso a comprar
mi ropa, incluyendo mi ropa intima. Ya se imaginaran el tipo de comunicación que
tenemos..Convivimos en todo, por eso se dieron varias situaciones, Mi intimidad
en mi cuarto es rota continuamente, Alberto entra a mi recamara sin anunciarse,
yo le pedí que se anunciara antes, pero siempre lo ha ignorado.



Con el tiempo yo misma lo miré con esas trusas pequeñitas
dibujando sus genitales, lo veía porque dejaba su puerta abierta, o porque
caminaba por la casa solo con sus trusas, Muchas veces por no decir siempre,
veía de forma diferente a como mira una madre a un hijo, su figura me
inquietaba, se vía hermoso, provocativo, muchas veces le pedía que fuera
cuidadoso, me decía que si, pero nunca hizo caso. me contestaba que debería
verlo ojos de madre sin malicia.



Su excesiva timidez con las chicas me llego a preocupar, pero
luego descubrí, sus revistas de chicas lindas en ropa interior, así como
material de alto contenido erótico incluyendo películas, de chicas, lesbianas,
gays, transvestis, de todo, Pensé que no era correcto que trajera ese material a
casa, pero, un joven a esa edad tiene curiosidad, quieres conocer, experimentar,
tiene sus propias necesidades, yo misma antes de conocer a Eduardo, siempre
estuve insatisfecha, deseosa, necesitando a un hombre, un hombre que llenara mis
espacios vacíos.





Analizando su actuación, llegue a la conclusión que él los
ponía para que yo los viera. compartíamos la PC, por él conocí muchos sitios en
internet de alto contenido pornográfico, de esa forma fui cayendo en tentación y
terminé aficionándome, me excitaba ver tipos bien dotados, chicas muy lindas,
chicas con pene. Fue así como entre a todo relatos, he leído toda clase
de historias, las he disfrutado, me han excitado siempre termino masturbándome.
.




Mi matrimonio con Eduardo me llevo un pleno goce de
relaciones sexuales satisfactorias, con el conocí se puede decir el paraíso
sexual, con Roberto el padre biológico de Alberto ni pensarlo, a mis 15 años,
nunca supe el verdaderamente disfrute del sexo, nunca una satisfacción
placentera. Después con la vigilancia estricta de mis padres todo se me negó
todo, cuando me independice trate de satisfacer mis necesidades sexuales, tuve
dos novios, pero solo representaron una frustración.



Pero las satisfacciones sexuales con Eduardo duraron muy
poco, sus viajes de trabajo, me dejan mucho tiempo solita, me niegan el disfrute
del sexo, siempre insatisfecha, siempre esperándolo, el llegaba cansado,
fastidiado, o quizá satisfecho por alguna aventurilla. Yo en blanco, con él me
di cuenta de mi potencial como amante, se de lo que soy capaz, me se entregar,
se disfrutar del sexo, y proporcionar placer, darlo todo. Soy temperamental,
caliente, cachonda se entregarme, dar amor y satisfacción sexual en todas
formas.



Tantas noches solita, mi cama demasiado grande para mi, sola
con mi desesperación, sola con mis deseos reprimidos. Eduardo en sus negocios,
mi Alberto en su cuarto, separados solo por un muro, por las noches escucho
encendido su televisor, el jadeo de las chicas fornicadas por hombres en las
películas pornográficas. Yo en mi cuarto desesperada, deseosa, esperando unos
brazos masculinos que me acaricien, que me estrujen, me abracen, que me
satisfagan.



Sucedieron tantas cosas, Alberto con acceso libre a mi
recamara, desde muy niño solía ir a refugiarse en mi cama, yo acostumbrada a
dormir solo con mis bragas, si acaso una batita transparente cubría mi cuerpo y
una sabana, a veces sin ella. La mirada de Alberto de curiosidad hacia que me
cubriera, en ocasiones tocaba mis chichitas, yo lo alejaba, pensando que no era
correcto, pero el insistía hasta que con voz enérgica lo calmaba, desde nos
besamos en la boca, con besos tímidos, él mismo propicio un beso mas prolongado,
basta Beto, basta, no esta muy bien que beses a mamita de esa manera, pero el se
sentía seguro y abra su boca ofreciéndome su lengua, a partir de entonces lo
evite, ofrecía solo mi mejilla, o evitaba de plano besarlo,



Una noche estaba por demás inquieta, no lograba conciliar el
sueño, escuchaba el incesante tic, tac del reloj, me sentía excitada, deseosa de
estar con un hombre, mas de un mes sin disfrutar del sexo. Antes de acostarme me
había bañado, me vestí con una batita transparente, muy corta a las nalgas, una
pequeña tanguita de parchecito al frente e hilo dental atrás. Al no poder dormir
me senté frente a la computadora, viendo cosas de sexo, penes de hombres bien
dotados, entre a un sitio de chicas Transvestis con lindos senos y pene, me
excite, mis manos tocaron mis senos, estrujándolos, las baje suavemente tocando
cada parte de mi cuerpo, hasta llegar a mi sexo, abrí los labios, acaricie mi
clítoris, mi pequeño botoncito necesitaba ser tocado, acariciado, mamado,
sentirme una mujer de verdad, Me sentía húmeda por la excitación, estaba
preparada para una penetración profunda. Pero por ahora me encontraba sola.
Nadie podría consolarme, abrí mis nalgas acaricie a mi anito, que delicia, que
sabroso, necesitaba una satisfacción hasta que con mucha dificultad llegue al
orgasmo.



Completamente insatisfecha, caliente, con mi conchita húmeda
y palpitaba, al no haber manera de tranquilizarme, decidí bajar a la cocina por
un vaso de leche, me puse mi tanguita, tome un vaso, abrí el refrigerador, me
agache para alcanzar el bote de la leche que estaba en la parte inferior, fué en
ese momento sentí su mirada, parado tras de mi, ahí estaba, cubierto solo con su
tanguita, y mostrando su bulto..



--- Mamita preciosa, que haces levantada a estas horas.?


--- No podía dormir cariño, vine por un vaso de leche.



--- Estas hermosa, preciosa, no entiendo como ese hombre te
tiene tan abandonada, no te lo mereces, me doy cuenta, veo tu desesperación,
siempre pienso en ti, en lo solita que debes sentirte, solita en esa cama tan
grande, con tu nerviosismo, con tus deseos insatisfechos.



Me quedé helada de susto, nunca me había hablado así, me
extrañó, siempre tan tímido con las chicas, ahora, su comportamiento hacia mi
persona había cambiado totalmente, expresaba lo que sentía, expresaba sus
verdaderos pensamientos. Y sus pensamientos eran de deseo. Pero no… debería
estar confundida, no era así, no podría sentir deseo malsano por su madre.



Pero ahí estaba, parado frente a mi, con su vista sobre mi
cuerpo, recorriendo mi cuerpo desde la punta de los dedos del pie hasta mi
cabeza, sus ojos se fijaron sobre mis tetas, me tomo de una mano he hizo que me
diera la vuelta, sentí su mirada en mi, en mis nalgas, en toda mi anatomía. Yo
también lo mire a él, su trusa se había tensado, su pene se estaba erecto. Una
erección por mi, Por ver la desnudez a su madre.



---- Te lo vuelvo a repetir, mamita estas preciosa, si tu
quisieras?



Se acerco a mi, me tomo entre sus fuertes brazos apretándome
contra su pecho.



Mamita hermosa, que linda estas.



Se acerco a mi cara, pego su boca en mi cuello, sentí un
reflejo de deseo en todo mi cuerpo, luego la unió a mi boca su lengua se
introdujo, busco mi lengua, ambos nos unimos en un beso apasionado, prolongado,
intenso, con verdadero deseo. Sus manos me aprisionaban, acariciaron mi espalda,
luego la bajo lentamente tocando cada parte de mi espalda, mi cintura, mis
nalgas, sentí su erección pegarse a mi, me, nuestras bocas seguían unidas.
Nuestros lenguas se buscaban frenéticas. Sus manos abrieron mis nalgas, y
exploraron llegando al centro mismo de mi intimidad.



Me sentí frenética, mi deseo se avivo, mis ansias renacieron,
mi pasión se avivo con pasión.


Que rica sensación la de sentir unas manos de hombre hurgando
en mis partes mas intimas. Un hombre fuerte fogoso, con olor a verdadero hombre,
Después de tantas noches solita en esa cama tan grande, tan fría que hermosa
sensación casi olvidada. No se que cosas mas pasaron por mi mente, o quizá ese
deseo despertado en mi cuerpo no me permitía pensar.



Sentí su boca sobre mi cuello, luego poco a poco, sobre mis
tetas, y fue barriendo con su boca cada parte de mi cuerpo, fue bajando hasta
que cayó hincado frente a mi, sentí sus manos posarse sobre mis nalgas, y su
aliento directamente sobre mi pequeñas bragas. Sus manos me jalaron sentí su
lengua, sobre mi cosita, que rico, que sabroso, que rico, ufffffff. En ese
momento recapacite.



---- No, hijo, no pude ser. Déjame, no podemos hacer algo de
lo que tarde o temprano nos vamos a arrepentir.



Me separe, violentamente, Alberto se quedo hincado mirándome,
subí apresuradamente las escaleras, todavía volví la vista para verlo, el se
había parado y me seguía, rápidamente entre en mi cuarto cerré la puerta, me
tire sobre mi cama y me solté a llorar desconsoladamente. ¿Como me había
sucedido esto?..... ¿Porqué había sido tan débil?...... ¿Por qué? No me lo
explicaba…..



Mi corazón latía con fuerza, mi mente buscaba una
explicación, mi cuerpo se sentía un deseo perverso, la excitación de mi cuerpo
de mi mente estaban vivos, mi sexo húmedo, palpitaba, toda yo era como una
cuerda de violín estirada al máximo a punto de romperse, necesitaba de un
hombre, y ahí estaba tras mi puerta, pero de todos los hombres del mundo, era el
único prohibido.



Toque mi sexo, mis tetas, mis manos recorrieron todo mi
cuerpo, talle mi sexo con desesperación, me metí uno, dos, tres dedos, me
masturbaba con desesperación, con esto lo único que logré fue un insipiente
orgasmo. No se a que hora me dormí, soñando cosas excitantes, Eduardo estaba
conmigo, me besaba toda, mordía mis tetas, lamía mis pancita, luego llegaba a mi
húmedo sexo, pero su cara se transformaba en la cara de Alberto, mi hijo, metía
la lengua en mi ardiente pucha, acariciaba mis nalgas, mordía mi sexo. Luego
apuntaba su erecto pene hacía mi entrada anhelante, deseosa y la internaba en mi
vagina… Desperté agitada, sudorosa, todo mi cuerpo temblaba.



Nuevamente trate de dormir mañana me esperaba un día muy
ajetreado, tome el libro que estaba leyendo, leí unas cuantas paginas, no logre
conciliar el sueño, me levante, hacia un calor insoportable, me metí bajo la
regadera abrí la llave del agua fría, intentaba calmarme.



Al día siguiente, me levante muy aturdida por la desvelada.
Cuando tuve conciencia de lo que había sucedido, recapacite y me dije a mi
misma. Esto no sucedió, no voy a tratar el asunto con Alberto, el no fue
culpable ni yo pensé hacerlo, fue el momento, en lo sucesivo sería cuidadosa con
mi forma de vestir.



Por un momento pensé en llamar por teléfono para romper mi
compromiso, pero pensé que lo mejor sería alejarme de casa, pensar en otras
cosas platicar con mi amiga Yolanda de cosas muy diferentes, Me metí bajo el
agua fría de la regadera como si eso me trajera la lucidez que necesitaba, que
me vestí me maquille, mas o menos había despertado, baje a la cocina a tomar
algo, aunque era el fin de semana, ese día tendría un día muy ocupado, cuando
entre a la cocina ahí estaba mi hijo.





Hola mamita preciosa, se ve que pasaste muy mala noche, aun
así, te ves preciosa,



Hola hijo, si, pase muy mala noche, mira mi facha.



No, mamita estas hermosa, a propósito, mamita, te tengo una
sorpresa, hoy por la noche, reserve en el campestre una mesa, quiero festejarte,
recuerdas? Hoy es tu cumpleaños.



Efectivamente, lo había olvidado, y pensé que estaría bien,
así de esa manera estaría lejos de la tentación, rodeados de mucha gente, cuando
regresara ya estaría Eduardo en casa, me había prometido que hoy llegaba, ahora
si, llegara como llegara lo obligaría a cumplir conmigo.



El día la pasé estupendamente con mi amiga, trabajando,
bastante pesado, pero me sentí liberada de la carga emocional, me reí, por un
momento pensé platicarle, pero no lo creí conveniente, eso no había sucedido,
hoy llegaría Eduardo y me quitaría mi excitación. Y todo arreglado.



A mi regreso por la tarde, entre a mi cuarto, deseaba
descansar, pero….. en mi cama estaba un vestido nuevo, muy atrevido, escotado,
corto de la falda, de tela delgada, muy lindo, además un juego de ropa interior
de un color rojo con encaje negro, de bra, tanguita, liguero y medias, todos
debidamente acomodados, y un arreglo de rosas que son mi pasión acompañados con
una notita,



Con todo el cariño para la madre la mas linda en su
cumpleaños, Recuerda que hoy por la tarde tenemos un compromiso. Tu hijo amado.
Me entere que había ido a la boutique a donde hago mis compras, y en complicidad
con el jotito que me atiende, escogieron la ropa.



Yo estaba demasiado cansada, no tenía deseos de salir, mejor
me iba a disculpar, y otro día saldríamos, me di un baño de agua tibia, me seque
perfectamente, me vestí con un camisón largo, transparente y solamente unos
calzoncitos. Pero cuando me disponía a acostarme, ahí, sobre la cama la ropa que
mi hijo me había comprado, como iba a despreciar su ofrecimiento, todavía tenía
3 horas, así es que me acosté a dormir para reponerme un poco y luego me
vestiría.



No se cuanto tiempo dormí hasta que el teléfono llamó, era
Eduardo, comunicándome que hoy no regresaría. Así es mejor, así tendríamos
Alberto y yo campo libre para divertirnos, nadie nos vería, Poco después llamó
mi hijo,



Mamita linda, habla tu adorado hijo, prepárate, nos vemos
dentro de una hora, te agradó tu regalo?. te vas a ver divina, como le gustas a
tu amor.



La siesta me había bastado para reponer fuerzas, volví a
tomar otro baño, y comencé a arreglarme. Dudé de ponerme ese vestidito, esta muy
escotado de la blusa y muy corto de la falda, pero al menos pero si vestiría mi
ropa interior, muy linda, tan seductora, buen gusto el de Alberto, unas hermosas
bragas pequeñísimas, un bra apenas sostenían mis tetas y liguero, del mismo
color, además un par de medias transparentes. Me puse el vestido, para vérmelo
puesto. Me sentaba de maravilla pero demasiado provocativo.


Busque algo mas cubierto, escogí un juego de falda y blusa,
pero no, este es demasiado formal… y otro, y otro, no nada me agradaba, fue
entonces que decidí usar el vestido, que podría suceder, una vez arreglada me
mire al espejo, efectivamente muy provocativo, pero no todos los días es mi
cumpleaños, si, así estoy bien, y me siento bien. Con la firme decisión de
mantenerme firme, nada tendría que suceder, una simple cena y nada mas



Al llegar al descanso de la escalera, lo miré, estaba ahí,
esperando por mi, noté su cara, su mirada se posó en mi, me vio, con esos ojos
libidinosos, de lujuria, me sentí desnuda con el vestidito, de falda muy corta y
muy descubierta de arriba. Me detuve aún dudando, pero ya estaba decidido, así,
que comencé a bajar los escalones que me faltaban. Además había mi hijo había
organizado todo, Eduardo ni siquiera había recordado el día, ninguna llamada,
ninguna tarjeta. Nada… solo alberto..



Se apresuró a tomarme de la mano y a conducirme por los
últimos escalones Sentí que sus brazos fuertes alrededor mío,



----- Felicidades mi reina. Que cumplas muchos años.


---- Gracias hijo. Gracias por todo.





Me recibió con un ramo de rosas y un beso en la mejilla,
apenas perceptible, tomados de la mano llegamos hasta el auto, abrió la puerta y
ocupé mi lugar, sentí su mirada puesta sobre mí, al subir abrí las piernas mi
corto vestido no me permitía cubrirme seguramente enseñe mis piernas o mis
calzones, no lo se.



Condujo entre el transito, atento a lo que hacía, al cambiar
de velocidad, sus manos tocaban mis piernas, las retire, con pudor. Al llegar al
restaurante, entrego las llaves al valet parking y se apresuro a abrir la
puerta, trate de cuidar mis piernas, pero…… pues de todas maneras algo debí
haber enseñado, Alberto no perdía detalle.



Cogidos de la mano entramos, el capitán de meseros nos
condujo a la mesa, situada en un lugar discreto, una chica me recibió con flores
rojas, y en cuanto ocupe mi lugar, un conjunto de cuerdas inundo con su música
el pequeño lugar, todo a media luz, con música romántica, un mesero se acerco a
encender las velas, vino de mesa del mejor, una cena estupenda. Hablamos,
platicamos muy amenamente, nos reímos como hacía mucho tiempo no lo hacíamos. Un
mesero siempre se apresuró a rellenarme mi copa, de un magnifico vino chileno
que tanto me gusta.



No se cuanto tiempo trascurrió, mi mente estaba nublada por
el vino. De momento solo quedamos los dos, brindando, Alberto me retiro la silla
para que me parara a bailar, me tomo entre sus brazos sentí su cuerpo, sus manos
recorrer lo desnudo de mi espalda, bajaron hasta mis nalgas, su boca busco la
mía, nuestras lenguas se juntaron, mis brazos cubrieron su espalda. Estaba fuera
de mi, mi raciocinio se había perdido. Mi cordura se había quedado en las copas
de vino. Sentí su cuerpo muy pegado al mío, su pene estaba erecto, mis bragas
mojadas.



Cuando nos sentamos, acercó su silla a la mía. Me tomo entre
sus brazos, yo fui la que busqué su boca, yo misma introduje mi lengua en su
boca y busque la de él. Sus manos buscaron un camino entre mis piernas, las
sentí sobre la licra de mis medias, luego llego a mi carne desnuda, y por último
al centro máximo de mi placer cubierto con la delgada tela de mis bragas. Abrí
mis piernas, sentí sus manos. Su boca, toda su pasión, volcada sobre.



Momentos después pagaba la cuenta, y abrazados los dos
salimos, ahí estaba el automóvil, cuando tome conciencia de mi, nos
encontrábamos, en un lugar ruidoso. Al oído le dijo algo a un tipo, este nos
condujo a una mesa, bebimos una cervezas, nos besamos, sentí sus manos sobre mi
cuerpo, acercó uno de sus dedos a mi boca, comencé a chupándoselo, lamerlo, mis
manos acariciaron sus piernas, inevitablemente llegaron a su entrepierna.
Sabrosa, bien puesta, deliciosa.



Pago la cuenta, y salimos, abrazados, y besándonos a cada
momento, ocupamos nuestros lugares, y sentí que las luces de la ciudad bañaban
mi cara, Yo me senté muy juntita a el, su manos se posaba sobre mis rodillas,
sobre mis piernas, y entre ellas, al detenerse por la luz roja de un alto nos
besábamos ardientemente y su mano entraba palpando todo, yo lo permitía abriendo
mis piernas. Por fin llegamos a un lugar, no lo identifique, otra vez acudió
prontamente a abrirme la puerta, entrego las llaves del carro al valet parking y
entramos muy abrazados, nos dieron una mesa, confundidos entre la multitud, nos
abrazamos, sentí su boca posarse en la mía.



Vamos a la barra por una cerveza, cuando estuvimos ahí el se
quedo tras de mi subiéndome a un escalón, mientras esperábamos por las cervezas
me abrazó por detrás, sentí su erección, entre lo delgado de la tela de mi
vestido, entre mis nalgas, volví mi cara y me recibió con beso al que yo
correspondí con la boca abierta…. No espero mas, me dijo



---- Es hora de irnos mi reina……


---- Si, papito, yo también tengo mucho sueño, la camita me
espera.



Nuevamente lo mismo, sus manos acariciando mi cuerpo, sus
besos , su deseo, yo me encontraba exacerbada de pasión, de deseo, loca,
deseosa, no era para menos. Cuando llegamos a casa se acerco a mi, me tomo entre
sus brazos, nos besamos, sentí sus manos, calientes, ardorosas, tocar mis tetas,
mi espalda…. Estaba tan deseosa, tan caliente, tan necesitada. Subimos a mi
cuarto, entramos, lo sentí deseoso, su mirada puesta sobre mi cuerpo.



Tendida sobre la cama, con los pies sobre la sabana blanca,
cerré mis ojos y abrí mis piernas, Alberto parado frente a mi, mirándome, te
hinco entre mis piernas, y lamió mi pubis sobre mis pequeñas bragas. Luego me
las retiro, yo alce mis caderas para facilitarle la maniobra.



----- Cariño que hermosa eres, que rica te miras. Tanto
tiempo deseándote. Mirándote todos los días, muy cerca de mi pero a la vez tan
lejos.



Permanecí callada, animada por mi exagerado deseo. No pensaba
en otra cosa, sino en mi satisfacción, Ya sin calzones lamió el estomago, sentí
su aliento, lentamente bajo a mi bello púbico, por fin abrió mis labios con su
lengua y la sentí en mi clítoris. Lamiéndome bien rico, muy sabroso.



Acostada como estaba, se colocó entre mis piernas, sentí sus
manos, su boca, recorrieron mis piernas, mis muslos, ambas manos tomaron los
labios de mi sexo y jugaron con el



---- Cariño, tengo tentación de algo, alcance a decir…..


---- Lo que tu desees mi reina. Hazlo o dime que deseas que
te haga.



No conteste, me subí gateando, bese sus piernas y tome con
mis manos su rico pene, lo miré, con mi mano descubrí el prepucio y percibí el
olor a macho caliente, lamí su cabeza, una y otra vez, luego la metí a mi boca,
disfrute del sabor a macho, con una mano me daba masaje en el clítoris la otra
la tenía ocupado en su hermoso pene. Que rica mamada, que sabroso pene.



Me cogió por la cintura, me tendió sobre la cama, abrió mis
piernas, y zassssss la coloco ahí en la entrada, y lentamente sentí como iba
entrando, tanto tiempo sin sentir una verga, rico. Hasta que entro, toda,
sabrosamente, ahí permaneció un momento cogiéndose de mis nalgas, disfrutándome,
satisfaciendo mis ansias, luego se movió con un movimiento lento, agradable,
sabroso, rico, hasta que sentí mi orgasmo,



---- Hoo papito, que rico siento, que satisfacción me das.


----- Mi reinaaaaaa, que ricoooooooo, sabroso.



Así terminamos rendidos sudorosos, satisfechos. Sentí su
semen derramarse dentro de mi, y un beso sellaba nuestro pecado… Soy Margarita……
escríbanme sobre todo personas que conozcan de estos problemas…… me siento.




Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .



Número de votos: 6
Media de votos: 10.00


Relato: Caí en tentación con mi hijo
Leida: 22736veces
Tiempo de lectura: 16minuto/s





Participa en la web








Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Afiliados





























relatos gay con un mendigoalquilando a mi hijaRelato porno el preescolaarrelato le aparte las braguita Ami hermanitaRelatosporno mecoji a una madre solteraRelato como disfrute desbirgando a mamarelato erotico leido por mi madre 2relato erotico pervirtiendo a mi pequeña sobrinaRelatos porno amor filial de vicita donde mi hermano bdlol.ruRelatos porno de amor filial mi hijo me alterami vecinita relatos/relato25979_Mientras-Dormia.htmlme encanta la pantaleta que me puse aorarelato erótico con mi nenita culitoRelatos porno amor filial el abuelo (2) bdlol.rurelatos eróticos vestido de mujerrelatos xxx de campesinas herencia de papa en el ranchohermana virgen rosadita me costó mucho meter mi pene en su rajita así relatosPorno relato mis inocentes sobrina jorange.ruculona site:parma-build.ruRelatos porno amor filial yo me cogi a mis cuñadas parte 1 bdlol.rurelato tremenda trancacuidando a mis sobrinitas yahoocura site:parma-build.rurelatos cuentos porno bdlol.ruFollando a mi pequeña hija 12 añosrelatos eroticosSaga de relatos porno de amor filial coji mi hermana y la ise todo mia de MexicoRelatos porno amor filial una mañana de buen sexo bdlol.ruRelatos porno de amor filial mi hijo me alteracoji mi mama viuda y la ise mia en MexicoMe folle una de 10 relatos eroticosRelatos eroticos de mi ijita inocente en el metrorelatos eróticos de me follo a mi prima pequeñaMi papi como komo k me talla mas mi rajita en relatosRelato eróticos no Consentido cuatro penes para los dos agujeros de una colegialadiario site:parma-build.ruRelatos porno amor filial follando con mis pequeñas sobrinas bdlol.ruRelatos eroticos me exita ver como humillan a mi madreRelatos porno de vuelta a la finca 2 bdlol.ruxx con mi cu 0Š9adapadre site:parma-build.rurelatos eroticos himen colectivopornomedesnudaronmi esposa relatos pornodos orgias caninas una por gusto Relatos eróticos : el casanovarelatos mu espsoa puñeteaba ami amigoPorno relato me amor filial jorange.ruRelatos porno de amor filialRelatos xxx de incestos primera vez con mi sobrinita de 10dos orgias caninas una por gusto Me coji ala amiga de ma mama relatos pornorelatos gay el peque y sus clases en casarelato un chamaco me lo chupabdlol.ru marido amigosCulonas mariposeandopapa soy tu hijo sacala eroticorelato de papa asi vesas a mamamonotomia de un sexagenario relatos eroticoscura site:parma-build.rurelato erotico le meti la verga a mi ahijada de cuatro años/relato41824_jueguitos-prohibidos-mi-sobrina-de-8-y-sus-amiguitas-.htmlrelato erotico me la cogi por 200pesosrelatos enfocadas culonasmisrelatosporno vecinitaRelatos de putos humilladoswww.nicanoelia.comparma-build relatos amante pecado bien ligaporn relatos incest la sobrinitame masturbe y eyacule en un biberon relato eroticorelato erotico de mujeres incansablerelato durmiendo conmis sobrinitasrelato erotico mi hija juguetonaPorno relato mis sobrinas lilianira y desli jorange.ruRelatos pornosmis hijas cogen con un semental relatos eriticos/relato26149_Mi-perro-Brand%C3%B3n.htmlmi suegra ysus calzones relatosen la dulce espera (relatos eroticosRelatos porno amor filial una mañana de buen sexo bdlol.ru