Relato: El dueño incansable (8)





Relato: El dueño incansable (8)

En aquella ocasión habían acudido a un lujoso edificio de
oficinas en el centro de la ciudad. Como siempre, Gloria conducía el vehículo y
también como siempre el resto de las esclavas acompañantes entretenían durante
el trayecto la polla de su amo. En esta ocasión le había tocado a Chupa, que se
había esmerado en mantener caliente y erecto el miembro del hombre recogiéndolo
entre sus tetas y frotándolo rítmicamente. Elena había recibido las atenciones
del escrutador dedo de su propietario en el coño que, ocasionalmente, también le
había magreado el culo con suavidad.


Cuando llegaron a su destino el coche desapareció llevándose
a Gloria y Chupa.


Elena y el amo se quedaron de pie ante la puerta. La joven
llevaba una escueta minifalda de vuelo y un top ajustado que juntaba y realzaba
sus pequeños y redondos senos. Tenía que hacer verdaderos esfuerzos al caminar
para que la falda no dejara al descubierto por completo su conejo y sus nalgas.


Un portero uniformado acudió a recibirles y les condujo hacia
el interior. Cuando llegaron a las escaleras Elena se adelantó a su propietario.
Sabía que a él le excitaba verla subir las escaleras, ver sus piernas largas,
realzadas por los altos tacones, y sus caderas en movimiento, ver como en cada
peldaño el culo y el coño que eran de su propiedad se dejaban ver fugazmente.
Probablemente le recordaba aquella primera ascensión en el que las prietas
nalgas de la joven sirvieron para masturbarle ampliamente.


Llegaron al segundo piso y el portero se paró ante una
puerta. El amo sujetó a Elena por la cintura y la atrajo hacia sí. La besó en el
cuello con unos labios tórridos que hicieron arder la piel de la esclava y la
estrujó contra sí hasta que la joven sintió el miembro tieso contra su cadera.


- Ahí dentro tienes que impresionar a nuestro anfitrión


- Lo intentaré, mi dueño - dijo la joven sumisa, bajando la
mano hasta la entrepierna del hombre para acariciar el paquete


- No basta con eso. Has de hacerlo como nunca para mi placer


- Para su placer, mi señor



El portero abrió la puerta y Elena pudo contemplar a un
hombre sentado en un sillón de reuniones. Entre sus piernas había una mujer
rubia aplicándose con la boca a su tranca


- Pasa buen amigo, pasa - saludó jovialmente al amo


El dueño de Elena entró en la sala y se acercó a estrechar la
mano que su anfitrión le tendía por encima de la mujer que se la estaba mamando.
Luego se sentó en un sillón junto a él. Elena ocupó su puesto de sometimiento
tras el sillón.


- Espero que no te importe - dijo señalando vagamente a la
mujer- Me aburría y siempre es bueno que alguien te relaje de la tensión en las
reuniones de negocios. Por eso me he traído a esta vieja puta.


Elena miró a la mujer. Era cierto que ya no era una
jovencita. Rondaría los 35, pero aún conservaba un buen cuerpo sin que este
llegara a ser espléndido. Su culo parecía todavía firme y apetitoso.


- Yo me he traído a la mía - respondió el amo.


Como guiada por una resorte Elena comprendió que había
llegado el momento de dar servicio a la polla que mandaba en su vida. Esta era
una reunión entre iguales, no como la cita en la cadena de televisión, y se
trataba de impresionar al otro con tus posesiones.


La joven arqueó la espalda sin doblar las piernas, como le
gustaba a su amo y desabrochó la bragueta. Con las manos sujetó los huevos por
debajo del calzoncillo y comenzó a masajearlos mientras con los dientes bajaba
el elástico hasta que la tranca la golpeó en la cara.


Sin hacer caso a las dos mujeres que se esforzaban en
conseguir su placer, los dos hombres comenzaron a hablar de negocios. Elena
utilizaba la punta de la lengua para lamer el glande de su amo y masajeaba los
huevos. La otra mujer, menos adiestrada, deglutía salvajemente la tranca de su
propietario intentando mantenerla constantemente introducida en su garganta.


Distraídamente el amo echó mano a su culo. Introdujo dos
dedos en su conejo y comenzó a frotar mientras con el resto de la mano sujetaba
una de las cachas que Elena ofrecía blancas y duras bajo la falda. Desde allí
dirigiría la mamada de su esclava.


La conversación continuaba y el amo estrujó la cacha. Elena
cambió de servicio y sujetó con los dientes el glande, introduciendo la lengua
en la raja del mismo. Sus dedos corrieron por la verga arriba y abajo. Luego
beso cada una de las pelotas de su propietario y finalmente se introdujo el
miembro en la boca. Lo saboreo como el que paladea un manjar y lo lamió antes de
comenzar a succionarlo lentamente. Satisfecho, el amo la recompensó masturbando
su conejo ampliamente.


Así continuó durante toda la conversación. Cada vez que el
amo lo requería con un cachete en el culo o un pellizco en la raja, ella
aceleraba el ritmo de la mamada y cambiaba el masaje interno. Con la lengua, los
dientes, la campanilla o los labios. Se había convertido en un instrumento
sexual que su amo podía dirigir sin ni siquiera hablarla.


Estuvo a punto de perder la concentración en su servicio
cuando escuchó el chasquido. Abrió los ojos sin dejar de mamar la verga de su
amo y vio como el otro hombre golpeaba a su servidora.


- Has acabado demasiado pronto - se quejó mientras impedía
que la mujer, que perseguía desesperada el miembro con la boca, volviera a
introducir la polla en su garganta ahora llena de semen de la reciente corrida
de su amo- Apenas hemos llegado a un trato, mala puta.


Elena no desistió de su servicio ni lo aceleró. Su amo estaba
demostrando que era capaz de controlar los cuerpos que le servían para el
placer.


- Estará perdiendo facultades - comentó su propietario- Tu
siempre la has adiestrado muy bien


- Me dan ganas de meterla en el lote


Al escuchar eso, la mujer se lanzó a los pies de su dueño y
comenzó a besárselos. Al principio el hombre la pisó el culo impidiéndola
moverse, pero finalmente sucumbió ante la sumisión y permitió que su hembra le
limpiara la verga con las tetas.


- Da igual - dijo el dueño de Elena- Yo también quiero
acabar.


Era la señal. Elena cerró las piernas sobre los dedos de su
amo y comenzó a comer polla con todas sus ganas. Su lengua perforaba el glande y
sus labios succionaban con fruición. Cuando la verga estaba a punto de estallar.
La sujetó con las manos y posó sus labios sobre el glande.


- Por favor, amo - dijo con un tono de suplica absoluta-
correos dentro. Dejad que me lo trague.


- No


Ella meneó tan sólo dos veces el miembro sin apartar los
labios del capullo y el semen de su dueño bañó su rostro. Había cumplido su
misión. Había dado placer hasta que el amo le había requerido una corrida, que
había sabido propiciar para satisfacción de su dueño. Se sintió extrañamente
satisfecha.


- Se trata de que siempre busquen una recompensa. A veces se
las da y a veces no - dijo su amo mientras se levantaba.


Elena, sabiendo que no podía usar la boca para limpiar a su
amo, le ofreció el culo.


Se giró y, de nuevo con la espalda arqueada, le ofreció las
cachas que ahora estaban libres de la breve ocultación que propiciaba la falda.
El otro hombre contemplaba, aún con el pie sobre su sierva, aquel ofrecimiento,
asombrado a la vez por el maravilloso culo que veía por primera vez y por la
muestra de sumisión total de Elena, que empleó las manos para apartar las cachas
y permitir que la tranca que mandaba en su vida se albergara en ellas.


Cuando sintió aquel tronco de carne ardiente sobre ellas, las
cerro y las frotó para eliminar de ellas todo resto de semen y depositarlo en su
culo.


Cuando el amo consideró que todo estaba bien, palmeó el
trasero de su propiedad y Elena, con el semen aún resbalando por su cara como el
último honor concedido por su señor, se volvió de nuevo, encaró la tranca, besó
el capullo y lo recogió dentro del pantalón.


Luego se arrodilló junto a la pierna del hombre mirando al
suelo


- ¿Esta el amo servido?


- De momento si, pequeña - le dijo su propietario mientras le
tendía una mano para que se levantara- Vamos a buscar la rúbrica de este
acuerdo.


Continuará


Gracias por la atención y para cualquier comentario podéis escribirme a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 1
Media de votos: 7.00


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: El dueño incansable (8)
Leida: 481veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























ami esposo le gusta que le diga como me cojieronRelatos Mi hijo me masturbarelatos ablados de zoofiliarelatos los pelos canosos de mi suegra nalgonarelatos tv pornorelatos porno mi hija de 7relatos xxx a mi hija le gusta exhibirse 1Relatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.rupapi piha la nenarelatos mi marido me cuenta que su amigo tiene una verga grandeRelato: Vanessita la putita(1)Porno relato insesto puro jorange.ruporno sobrina exhibicionitaLa enfermera me nota empalmadoporno mujer dando de mamantarrelatos eroticos mi esposa me regala su culito apretadorelatos eróticos de amor filialrelatos eróticos vestido de mujertodorelatrelatos porno mi esposa mi hijita y yorelatos los pelos canosos de mi suegra nalgonaporno relatos amor filial mi papaRelatos pornos jugando al novio con mi alumna pequeñaincesstos en pacasmayoRelatos porno con mi abuelorelatos eroticos mi esposa en la calesa escondidarelatos eroticos de amor filial y cigarilloscoji mi mama viuda y la ise mia en MexicoPorno relato descuvri a mi pequeña hija 2 jorange.ruRelatos porno amor filial el comerciante 3 (la fiesta parte 2 )relato gay malandrochupame mi conchita papitos relato incestoal cuidado de mis lindas sobrinas 2 relatoconfesiones me gusta que mi papa me toque los senosmi amigo y yo follamos a mi madre relato pornorelatopornos ancianitos follando con su nietecitarelatos heroticos control mental clases de matematicasporn relatos mi sobrina monyrelatos eroticos hija anal y vajinal/fantasti/relato16612_La-Dulcerita.htmlrelatos porno mi bikinileer historias de porno exitantearelatos porno 11profesora de gimnasia hot/relato38730_Cuidando-a-Nuestras-Sobrinas-2.html/relato7020_Mam%C3%A1-lo-sabe-todo!.htmlyo cuido a mi hijo relatos eroticostango porno: con pijudos filialrelatos xxx la trampa perfectarelato erotico la dulce noviecita 01Www,relatos eroticos sexo sin tabues Cuidando a tanya.Conrelatos eroticos eulogia memoriasno me importa el tamaño del pene todos me caben relatos xxxrelatos xxx calente a mi hijarecien site:parma-build.ruculito site:parma-build.ruRelatos eroticos supositorio ara el nenerelato gay el calesiterorelatos porno de nenasmi hija precoz relatos pornopornos como masturbarte y sentir placidoparma-build.ru nenarelato erotico jugando con mi vecinita de 10 al caballitoperro celoso relato pornorelatos esposa agujeroRelato me fui a trabajar de puta y mi marido no supo nadaPorno relato incesto puro bdlol.rullore mucho cuando mi padre me desvirgo relatosnalgas site:parma-build.rumis hijas cogen con un semental relatos eriticosRelatos eroticos adolecentes follando en el busRelatos porno con mi hermana. 9parma-build.ru nenados orgias caninas una por gusto relatos eroticos putilla desde chiquillaRelatos porno amor filial papa soltero 1 bdlol.rucolegio site:parma-build.ruJUGANDO site:parma-build.rurelatos eroticos el guardia de la obraparma-build relatos pecado bien ligacójeme xxx mirmorrelato erotico cojiendo ami hija pequeña con su novioRelatos eroticos (aprendiendo a manejar)Relatos abrase a mama y labese con locura