Relato: La ducha





Relato: La ducha

LA DUCHA


- "Venga, vamos, perrito", me dijo levantándose del sofá,
mientras accionaba el mando de la televisión, "y ya sabes como me gusta que me
lleves".


Claro que sabía a que se refería, así que sumisamente bajé la
mirada al suelo y accedí a su deseo; la verdad es que agradecí esa iniciativa
suya, pues me había tenido más de dos horas, lo que había durado la película que
estaba viendo, castigado de cara a la pared, como un colegial, pero de
rodillas…..bueno, como un colegial no, pues había variantes al castigo. Para
empezar yo estaba vestido de una manera especial; llevaba unos pantys y un
sujetador, unos zapatos de tacón de mi talla que compramos en Ibiza, una faldita
demasiado corta y una camiseta en la que se podía leer en grandes letras sobre
el pecho "slave toy". Pero los pantys los tenía bajados hasta las rodillas,
porque en mis testículos mi Ama había colocado cuatro pinzas y en mi ano un
consolador dilatador.

El caso es que me puse a cuatro patas al lado del sofá, y mi Ama se incorporó,
se agachó y de un tirón me fue arrancando las pinzas y finalmente el consolador;
el efecto que me causó esos tirones a punto estuvo de tirarme al suelo y de
buena gana me hubiera encogido de dolor, pero sabía que tenía que aguantar, que
de esa manera a Ella se le pasaría un poco el enfado. Me subí los pantys.


- "Muy bien, perrito, muy bien", dijo sonriendo. "Ahora,
vamos".


Me coloqué a cuatro patas, puesto que la tenía que llevar a
caballito hasta el aseo, cosa que le encantaba; noté sus sedosas nalgas sobre mi
espalda, porque solo iba vestida con una bata y desnuda debajo, y al subirse a
mi lomo se recogió un poco la prenda, su mano que se posaba en mi pelo,
asiéndolo a modo de riendas y noté la primera palmada en mi culo en señal del
comienzo del trayecto. Me costaba bastante moverme con Ella encima, pero iba
avanzando a expensas de sus palmadas y contagiándome de su risa y su alegría por
una diversión como aquella.

Con mucho esfuerzo y algunos minutos de por medio llegamos por fin al aseo, yo
sudando como un mulo y ella muy divertida; se sentó sobre la taza, abrió sus
piernas y se retiró la bata.


- "Cómo me gusta que me tengas bien mantenido el conejito,
perro, sólo tu lo sabes preparar así".


Yo me arrodillé sumisamente entre sus piernas una vez
preparados los utensilios y me dediqué a repasar su pubis rasurado, dejándolo
terso y suave; tras extenderle la crema por aquella zona mágica fui rasurando
despacito, con infinito cuidado, eliminando todo vestigio de vello. Yo sabía que
cuando se acicalaba de aquella manera era porque algún amigo o amante vendría
esa noche. Cuando terminé me quedé contemplando su pubis, buscando alguna
imperfección, pero estaba todo ordenado.


- "Venga, tontito, te dejo hacerlo", me dijo con fingida
soberbia.


A mí me encantaba hacerlo, pero no después del afeitado,
porque la crema sabía bastante mal, y Ella lo sabía, pero de todos modos lo
hacía sin rechistar. Pegué mis labios a la zona recién rasurada, besándola y
lamiéndola a conciencia, eliminando cualquier gotita de crema y dejándole
aquella parte íntima reluciente. Le pasé el espejo y se contempló durante unos
minutos, asintiendo complacida. Entonces se levantó de la taza, se desprendió de
la bata y se dispuso a meterse en la bañera.


No lo podía superar, cada vez que contemplaba aquel cuerpo
tan perfecto, aquellas curvas de vértigo, la carne tan apetitosa y la esencia
que emanaba de la Diosa que era, un devaneo cruzaba mi mente, un impulso súbito
de lanzarme hacia Ella, besarla, comerla, poseerla, fundirme para siempre con su
piel……… pero siempre me retenía, sabía estar en mi sitio, sabía lo que había
aceptado por estar a su lado.


- "Te estoy esperando, idiota".


La voz me sacó de mi ensimismamiento, reaccioné y la vi
esperando al borde de la bañera; me apresté a abrir el agua y regular la
temperatura, me metí y me arrodillé, esperando su presencia. Pareció levitar
hasta mí; yo siempre ponía mis manos en el suelo para que Ella no se enfriara
con el primer contacto y cuando ya estaba a gusto con la temperatura del agua me
permitía retirarlas.


- "Jo, con el chorrito, ya estamos otra vez; ¿lo quieres?".


Pero como no iba a quererlo; siempre que se metía a la ducha
le entraban ganas de orinar y le encantaba usarme a mí para tal fin. Yo siempre
asentía entusiasmado, agradecido por cada cosa que Ella hacía pensando en mí, y
me arrodillé entre sus piernas, eché la cabeza hacia atrás y coloqué mi boca
justo debajo de su entrepierna. Ella, benévola, se agachó un poco para que
nuestros labios quedaran sellados, y así comenzó a expulsar el dorado néctar de
mi existencia.


Y allí estaba esa fusión sagrada entre su sexo y mis labios,
ese peculiar sabor dulce, ese quemazo inicial en mi garganta que yo agradecía
como el sol de cada mañana; la erección a esas alturas estaba ya al límite de
mis posibilidades, pero Ella parecía prolongar su acción a propósito, divertida
de mi placer. Lo que era evidente era que Ella también disfrutaba sobremanera,
por lo que una vez agotado el regalo nos fundimos ambos en un orgasmo.


Me hizo tumbar en el suelo de la bañera pero con los pies
apoyados en la pared; como era una cosa que hacíamos a menudo, ya teníamos
preparadas unas cuerdas que Ella ataba a mis tobillos y por medio de unas poleas
tiraba de aquellas cuerdas de manera que mi cuerpo se contorsionaba, mis
rodillas quedaban a la altura de mis hombros y yo quedaba plegado en una especie
de "C". Una vez asegurado en mi posición, mi Ama se vino conmigo, se sentó en mi
cara a horcajadas y me masturbó.


Era como llegar al Paraíso doscientas veces, sentir sus manos
acariciando mi pene, masturbándolo, exprimiéndolo, era una sensación que me
dejaba casi inconsciente de placer; yo a su vez le lamía el sexo con pasión,
devoción, incluso violencia, y Ella controlaba mi éxtasis en la medida de su
placer. Cuando Ella finalmente orgasmaba en mi boca entonces aceleraba el ritmo
de mi masturbación y me permitía correrme.


Una parte del producto que yo derramaba iba a parara
directamente en mi cara, después de que Ella se apartaba un poco y dirigía mi
miembro hacia allí, y otra parte de mi semen lo recogía en su mano. Cuando ya
estaba exprimido del todo, Ella se restregaba el semen en su sexo y luego me lo
daba a lamer.


- "Sé que te encanta, y además no pierdes la forma", me decía
sonriendo.


Yo lamí hasta la saciedad, limpié mi propio semen de su sexo
a sabiendas de que luego no sería el mío, y volví a dejarle el conejito limpio e
impoluto; entonces me desató de las cuerdas, nos incorporamos y comenzó otro
lavado; extendí yo el jabón por su cuerpo, lo froté con mis manos, resbalando
por su cuerpo, lo que me volvía a poner como un toro, lavé su cabello, y todo
mientras Ella tenía firmemente asido mi sexo con una de sus manos y lo
acariciaba contra sus nalgas. Yo me sentía explotar de nuevo, pero a Ella le
encantaba ponerme a mil.


Una vez terminado de enjabonar y de aclarar con agua
calentita, le sequé con una toalla, le arropé en el albornoz y la llevé a la
cama; primero pintar sus uñas de los pies, que le encantaba que lo hiciera con
el pincelito entre mis dientes, y luego le dí su cuerpo con cremas aromáticas.
Una vez que le había secado el cabello, me puse a cuatro patas frente a su
tocador y Ella tomó asiento sobre mi espalda, dispuesta a maquilllarse.


Ya estaba lista, solo le quedaba vestirse, pero lo hacía a
solas, para ver mi cara, mi expresión cuando la viera preparada, y así saber si
le gustaba o no; yo me fui a mi habitación y me puse mi uniforme. Unas braguitas
de encaje a juego con un sujetador de relleno, el uniforme de chacha francesa,
las medias de seda y los zapatos de charol bien limpios y brillantes. Luego yo
mismo me maquillé y al terminar oí su voz que me llamaba.


- "Y bien, ¿cómo estoy esta noche?", me dijo con un gesto
cinematográfico.


¡Qué iba a decir!, estaba espléndida, preciosa, una sudor
febril me recorría el espinazo solo con verla, y Ella sonrió complacida; me puso
bien una de las medias que tenía torcida y me mandó a abrir la puerta cuando
oímos el timbre.

Abrí la puerta y su amigo actual entró sin saludar siquiera, aunque no faltó la
palmadita en las nalgas cuando pasó por mi lado. Ahora tocaba servir la cena……..


exclav


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: La ducha
Leida: 609veces
Tiempo de lectura: 5minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato







Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados



























paja en clase viendo a la profesorafolle.ami.madre.viuda.relatoPorno relatos de ay abuelito bdlol.rullore mucho cuando mi padre me desvirgo relatosami esposo le gusta que me vean las nalgas sus amigosrelatosRelatos incestorelatos eroticos le chupe la vaginita a mi hermanita durmiendoPorno relato me amor filial jorange.ruRelatos porno de amor filial mi hijo me alterarelatos xxx con charapaszoo-bisex-orgia parteRelatos porno amor filial mis hijas mis rivales bdlol.ruRelatos porno amor filial el tio mario bdlol.ruEl culito de mi hijo relato gaybdlol ru mama y hijo relatorelatos de mujeres que le gusta exhibicionistadiario site:parma-build.ruRelatos porno amor filial papa soltero bdlol.rucolegio site:parma-build.rurelatos porno de amor filial mi madre se abre de piernasrelatoseroticos.com gordito del tercero AJUGANDO site:parma-build.rurelatos eroticos la situación me desbordóRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.rubdlol.ru nenitaRelatos porno amor filial de vicita donde mi hermano bdlol.rurelatos mu espsoa puñeteaba ami amigoRelatos eroticos la primera vez que vi una totona lampiñaver historias gay mi papa mefolla en frente de mi mamamipene virgen puede derramar semen sin tener una vagina?diario site:parma-build.rume hice la putita por un plumon relatosLe avente los mecos a mi mama por las piernasExitbear oso relatos eroticosmi perro me lamio el penerelato porno ermanastra estriperMi tio solito relato erothicoRelatos porno amor filial de vuelta en la finca bdlol.ruRelatos porno amor filial mi hija de 11 bdlol.ru/fantasti/relato16612_La-Dulcerita.htmlrelatos me tome unos tragos con tres de mis tias y terminamos follandonina site:parma-build.ruPorno relato me amor filial jorange.rumipene virgen puede derramar semen sin tener una vagina?relatos porno de amor filialrelatos mi sobrinita me tocolas bolasPorno relato el padrastro de mi amiga 2 bdlol.rurelatos aprendi a mamar guevo con mis perros culito site:parma-build.ruPorno con relatos como mmm aaa siiRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.ruJUGANDO site:parma-build.rurelato fui a por sal y me folle a la anncianarelatos deincetos con mivesinaporno enceniame a cojerrelatos de castracion penes xxxchiquito site:parma-build.ruRelatos porno amor filial descubri a mi hija bdlol.rurelato erotico mi hija juguetonaleer cartas relotos erouticos calientes con maduras porno sex realrelatos me dejaste muy adoloridaJUGANDO site:parma-build.ruRelatos porno de amor filial hijo pubertoMonotonia de un sexagenariorelato gay el calesiteroRelatos porno amor filial mi vida de soltero bdlol.ruanita site:parma-build.ruPorno relato descuvri a mi pequeña hija jorange.ruRelatos porno amor filial mi hijo adoptivo bdlol.ruv porno de mujeres de pollera abusada en estado itilico triollore mucho cuando mi padre me desvirgo relatosleer cartas relotos erouticos calientes con maduras porno sex real